jueves, 23 de marzo de 2017

Día 2: Karakoreando mentalmente

Hoy me costó levantarme un poco más que ayer, ya casi escucho a mi mente diciendo: "En vez de estar escribiendo mejor usa ese tiempo para dormir" (lo cual es mejor para la salud) y ya ves, es el tipo de justificaciones que suele dar la mente para quedarse en su zona de comodidad. Al menos la mía es muy astuta para justificarse, pero aquí estoy, teniendo esta conversación contigo.

El día de ayer hice tal cual lo que te conté, así que estrellita, porque he seguido con el plan incluso sin estar acostumbrada a planificar mi día. Me ha costado ligeramente. Lavé mi ropa aprovechando que ya tenemos agua, y por la noche, luego de venir de la reu, me puse a trabajar en cosas que me dejaron ayer, y las terminé ayer mismo, entre las 11pm y 1am. 

Lo que me animó esta mañana a levantarme es el poder conversar contigo. Creo que me hace bien el poder sacar mis pensamientos y no mantenerlos encerrados en mí que es como acostumbro. También porque poner mis planes por escrito hacen que me sienta un poco mal de mí misma si no las cumplo (incluso cuando tenga momentos en que quiera mandar todo al tacho sin que me importe un pepino) Te cuento que ayer tuve una lucha interna entre ver el canal que acostumbro a ver (...) pero no lo hice, y creo que es un pequeño triunfo que, si lo mantengo como un hábito, puedo hacer de mí una persona que tiene control de sí misma y menos esclava de sus impulsos, que es lo que he sido más en los últimos años. 

Mi ánimo ayer ha estado mejor que en los días de la semana pasada. 

Ayer durante los viajes de ida y vuelta estuve karakoreando (mentalmente) canciones en inglés, según yo con la esperanza de que se me pegue el idioma, o por lo menos se me haga más familiar aún.

El día de hoy no tengo clases. Ni bien termine el post me pondré a trabajar. En la noche, a partir de las 8pm, no tengo nada planificado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario