viernes, 28 de octubre de 2016

Four

No sabes cuándo será la última vez que verás a una persona. Al menos ni la ciencia puede.

domingo, 2 de octubre de 2016

Mente científica

Posteado en Facebook

Tengo una formación matemática y como resultado de esa formación, una de las cosas que se adherió a mí fue el hábito de analizar y tratar de probar todo lo que se pueda. Uno de los ideales que perseguimos (los matemáticos) es la verdad, y para demostrar que efectivamente algo es verdadero, lo hacemos a través de pruebas, siempre buscado ser lo más rigurosos posibles en nuestro razonamiento.

Algunas mentes con este perfil, suelen tener la tendencia de cuestionarlo todo. Bueno, yo tengo más o menos esa tendencia, pero en mi caso, no he sabido usar muy bien este hábito. En qué sentido? Te lo voy a contar porque a lo mejor te pasa a ti, y quizá puedas sacar algo en limpio de mi experiencia.

Has visto los vídeos y mensajes motivacionales? No solo vídeos, también libros de autoayuda, memes de internet, etc. Bueno, te voy a dar un ejemplo. "No te compares, porque siempre habrá alguien peor o mejor que tú en cualquier cosa", lo he escuchado algunas veces. Mi mente inmediatamente me lleva a decir: No es cierto. Si la comparación que se está haciendo es en base a algo que se puede cuantificar, no lo es. Cómo así? El mundo tiene un número finito de personas, así que por la hipótesis que hemos asumido al principio, significa que siempre hay uno que es peor o igual que todos, y otro que es mejor o igual que todos. Por lo tanto, esa frase no es verdad. Sin embargo, es cierto que "casi siempre habrá alguien peor o mejor que tú en algo" (más estrictamente, peor igual, mejor igual)

Esto es sólo una pequeña muestra, porque en realidad llevo esta costumbre en mi día a día. Cuando alguien afirma con mucha seguridad y certeza algo, es casi inevitable que mi mente empiece a imaginar todos los escenarios en que eso no es posible, y si fuera cierto, analizo qué variables están involucradas, o más aún, tengo muchísima curiosidad por saber cuál es la lógica que esta persona ha seguido para afirmar algo tan categóricamente. Y generalmente, tengo el presentimiento de que no la tiene (en teoría muchas cosas podrían probarse, pero en la práctica, intentar hacerlo podría ser una tarea titánica que llevaría muchísimo tiempo, y no sé si valdría la pena el esfuerzo)

Sin embargo, eso no es importante. A lo que quería llegar es que frases como "Si él puede, yo también", las cuatro leyes espirituales de la India, en fin, si bien son frases de las que yo era consciente de que adoptándolas como verdad quizá iba a estar mejor, no las terminada de adoptar nunca porque no podía probarme a mí misma que realmente éstas eran ciertas. Hasta que un día decidí que le iba a bajar las revoluciones a mi hábito de analizar las cosas y creería en todo aquello que intuitivamente sabía que me iba a hacer bien o feliz. Aún cuando no estuviera segura de si es cierto o no. Ya veré después. En otras palabras, antepuse mi felicidad al ideal de siempre buscar la verdad.

Esto me llevó a expandir mi visión. Así que hoy, gracias a esa decisión, soy más feliz. Ojo, no significa que adopte sin cuestionamientos todo lo que lea o me digan, en lo absoluto. Significa que al no tener una visión exclusivamente mental de las cosas, puedo darme cuenta de cosas que antes no veía por estar tan concentrada en analizarlo todo a nivel mental. Así es como estoy empezando a desarrollar más empatía, tolerancia, humildad y otras muchas cosas que me resultaban difíciles de desarrollar al verlo todo desde un plano exclusivamente mental. Por los vídeos que estoy viendo de Dada Japamantra, deduzco que esa parte es el ser.

PD: Sobre la frase. Está bien no compararse. Cuando una se compara, tiende a desarrollarse solo hasta haber superado a ese grupo de personas con quien se ha comparado. Y generalmente estas comparaciones vienen del ego. Eso de "compite contigo mismo" es una creencia que veo muy saludable, porque una no le pone techo a su desarrollo. Además, si tu motivación constante es competir contigo misma, no dependes de nadie, y eso es tener libertad. Más aún, si tu motivación es sacar lo mejor de ti para poder servir mejor a los demás o inspirar a otros a sacar lo mejor de sí mismos, buenísimo.