martes, 24 de mayo de 2016

Sesión de Psicoanálisis, 6

Bueno, ahora que he leído la entrada anterior, me doy cuenta que nuestros estados son pasajeros y una escribe por cómo se sentía en ese momento. Desde hace poco he empezado a pensar que cuenta demasiado la forma en que una ve la vida, incluso más importante, probablemente, que lo que realmente pasa en ella.

A veces pienso en la muerte, me hace valorar la vida y replantearme lo que estoy haciendo con ella. En ese momento me digo que me conviene, y posiblemente me quiera "entrenar" para ello, pensar, en esos minutos en que se dice que tu vida pasa como una película frente a tus ojos, en todos los momentos buenos y felices que he tenido. A veces no los recuerdo todos, pero me reconozco como una persona feliz. Y quisiera ser la persona más optimista al momento de morir. Bueno, quisiera serlo siempre, pero quisiera serlo con más énfasis precisamente ahí.

En este momento, estoy feliz. Creo que se lo debo al hecho de que he dormido muy bien durante varios días, y a pesar de todas las responsabilidades, me siento muy relajada. Me sentí especialmente así desde anoche, y hace nada más poquito tuve un momento "orgásmico" cuando descubrí cómo usar un API con Javascript. En ese momento me dije: "Me parece, o me estoy enamorando de Javascript?". Me puse especialmente contenta, que tuve esos síntomas que tengo cuando me pongo muy feliz. Me pregunté si eso era parecido a como cuando a los 14, leí la demostración de ese teorema de matemáticas. No, no fue así, pero se le acercó.

Anoche estaba viendo un vídeo acerca de los 8Belts y también uno de Pedro Castre, eso me hizo regresar a mi entusiasmo, ése que me embargaba por estos meses del año pasado.

Pero a todo esto, lo que te quería contar en verdad es que, al margen de lo que algunas personas entiendan por mediocridad o conformismo, yo, con mi vida actual, me siento afortunada. No así, a nivel Dios, por supuesto que no, pero estoy contenta y tranquila con mi vida. Si empezamos las comparaciones por supuesto que me puedo ir abajo o arriba, pero no, no nos estamos refiriendo a eso.

En momentos de pesimismo naturalmente todo es negro, es lógico, pero desde mi perspectiva y desde la perspectiva con la que estoy de acuerdo, soy una persona afortunada. Vivo la vida que quiero, y me la estoy pasando bien. Muchas veces no aprecio a la familia y a los amigos que tengo y es algo que estoy viendo cómo cambiar.

Estoy agradecida por poder sentir, en varios momentos de mi vida, la belleza de la teoría de números, y el poder experimentar entusiasmo por el emprendimiento y la programación.

Estoy agradecida también por las dos veces que me enamoré.

Es verdad, es un post raro. Uno más de tantos :P


jueves, 19 de mayo de 2016

En Perspectiva

Desde la mañana, quizá desde ayer, he estado súper tensa, nerviosa, estresada. Así que me he puesto analizar un poco de ello, y la verdad que las cosas que lo estarían provocando son nada más y nada menos cosas que hace un año, ansiaba y deseaba más que nada. Ahora me encuentro estudiando desarrollo web, haciendo trabajos freelance de ello, enseñando (y teniendo la oportunidad de trascender) y dirigiendo un equipo. Tengo contacto directo con otros desarrolladores, y varios proyectos a realizar. Por qué me siento tan tensa por hace que tan poco me daba tanta ilusión?

Me estoy dando cuenta que mucho de eso tiene que ver con mis propios pensamientos. En alguna parte de mi vida, me he vuelto un poco pesimista. Quizá crecemos y nos volvemos realistas, no lo sé, pero lo que sí, es que he percibido en mis propios pensamientos que me he vuelto una pinchaglobos, o una revienta burbujas. Está bueno tener una perspectiva diferente, pero creo que me gustaba más cuando me ilusionaba por cualquier cosa y realmente creía que todo es posible. A mis ojos de ahora podría haber sido una ingenua, sin embargo creo que era más feliz, y extraño eso. Ahora mis expectativas han crecido, o quizá mi nivel de apreciación acerca del logro se ha agudizado, qué sé yo. Detesto un poco el que mi optimismo haya bajado y que vea con cierto desdén esas frases optimistas que yo tenía en mis 14 años. Ah! Empeñosa cómo era en aquél entonces. Extraño mi capacidad de esforzarme, ésa que antes me nacía de forma natural. A menudo, veo a mucha gente entusiasmada por algo y me digo "ese camino ya lo he recorrido". Solía ver la vida de una manera esperanzadora y feliz, todo tenía sentido, y ahora, cuando veo en otras personas ese sentimiento que yo tenía antes, me siento como una persona que ha visto una película tres veces,  a lado de alguien que la está viendo por primera vez. Ya no me emociona, ya no me impresiona, ya no me conmueve, ya no me sorprende. He envejecido, o he inmadurado? 

A veces pienso que se me ha contagiado. Realmente quiero regresar. Quiero tomar el camino de vuelta. Al menos en ese aspecto. En qué momento pasó todo esto? En qué momento?