jueves, 19 de mayo de 2016

En Perspectiva

Desde la mañana, quizá desde ayer, he estado súper tensa, nerviosa, estresada. Así que me he puesto analizar un poco de ello, y la verdad que las cosas que lo estarían provocando son nada más y nada menos cosas que hace un año, ansiaba y deseaba más que nada. Ahora me encuentro estudiando desarrollo web, haciendo trabajos freelance de ello, enseñando (y teniendo la oportunidad de trascender) y dirigiendo un equipo. Tengo contacto directo con otros desarrolladores, y varios proyectos a realizar. Por qué me siento tan tensa por hace que tan poco me daba tanta ilusión?

Me estoy dando cuenta que mucho de eso tiene que ver con mis propios pensamientos. En alguna parte de mi vida, me he vuelto un poco pesimista. Quizá crecemos y nos volvemos realistas, no lo sé, pero lo que sí, es que he percibido en mis propios pensamientos que me he vuelto una pinchaglobos, o una revienta burbujas. Está bueno tener una perspectiva diferente, pero creo que me gustaba más cuando me ilusionaba por cualquier cosa y realmente creía que todo es posible. A mis ojos de ahora podría haber sido una ingenua, sin embargo creo que era más feliz, y extraño eso. Ahora mis expectativas han crecido, o quizá mi nivel de apreciación acerca del logro se ha agudizado, qué sé yo. Detesto un poco el que mi optimismo haya bajado y que vea con cierto desdén esas frases optimistas que yo tenía en mis 14 años. Ah! Empeñosa cómo era en aquél entonces. Extraño mi capacidad de esforzarme, ésa que antes me nacía de forma natural. A menudo, veo a mucha gente entusiasmada por algo y me digo "ese camino ya lo he recorrido". Solía ver la vida de una manera esperanzadora y feliz, todo tenía sentido, y ahora, cuando veo en otras personas ese sentimiento que yo tenía antes, me siento como una persona que ha visto una película tres veces,  a lado de alguien que la está viendo por primera vez. Ya no me emociona, ya no me impresiona, ya no me conmueve, ya no me sorprende. He envejecido, o he inmadurado? 

A veces pienso que se me ha contagiado. Realmente quiero regresar. Quiero tomar el camino de vuelta. Al menos en ese aspecto. En qué momento pasó todo esto? En qué momento?

1 comentario:

  1. Creo que es envejecimiento, pero en el buen sentido, en el sentido que nos volvemos más cautos antes de ilusionarnos fácilmente.

    ResponderEliminar