jueves, 7 de abril de 2016

Carta a ti

Hoy soñé contigo, lo cual ya es genial, pero en ese sueño, algo no andaba bien. 

Espero que estés bien.

Sé que no eres de contarle tus problemas a nadie. Eres de las personas que se guarda sus penas y angustias porque no quieres darle preocupaciones a los demás, y siempre muestras esa imagen de que las cosas están bien. Eres tan noble que siempre quieres inspirar buena honda y alegría en los demás. Sin embargo, cuánto te está costando, esta vez, mantener esa imagen.

Adoro tu fortaleza, tu inteligencia, tu eterna consideración hacia los demás. Ojalá algún día encuentres alguien en quien confiar de la forma en que te gustaría hacerlo. En esto de la búsqueda, la verdad, una pasa mucho tiempo en borradores. 

Te recuperaste de la garganta? Cómo va tu estómago? Ya te dije que dejes de comer esas huevaditas que sueles comprarte por las tardes. Cuida tu salud, quiero verte bien para que así tengas energías para hacer todos esos sueños que me contaste el año pasado. No, no me he olvidado. Estoy atenta.

Sólo quería escribirte para decirte que las cosas estarán bien. Has sido bendecido por una buena familia y buenos amigos. A veces te quejas un poco de las conexiones pero yo creo que es cuestión de que te acerques más. A veces simplemente estamos ciegos. 

Ojalá mi carta te haya devuelto un poco de los ánimos que hoy te faltan.

2 comentarios:

  1. Emotivo.

    No sé qué pasa que por estos últimos días mucha gente de mi entorno ha estado teniendo sueños curiosos, reales, casi palpables. Yo también.

    Saludos, Patricia de Andrómeda.

    ResponderEliminar
  2. No solo yo, creo que muchos nos sentiríamos identificados por esas palabras, ánimos a todas esas personas que buscan salir adelante a pesar de las dificultades!!!!!

    ResponderEliminar