domingo, 7 de febrero de 2016

Un día como cualquiera

Todos los días (bueno, casi todos) escribo en un diario, esta vez decidí hacerlo acá. No posteo hace mucho, así que, por qué no.

Me levanté temprano, hoy no tuve clases de manejo porque las postergué para la siguiente ya que el plan para hoy era participar en un torneo de ajedrez. Al final no fui a ese torneo para ahorrar ocho horas en hacer la tarea (una página web responsive) que es para el martes. Así que, después de lavar, limpiar mi cuarto y hacer las compras, me senté a codear. 

Salí a almorzar con mi tía, a propo que en la tele pasaron un reportaje sobre "Ceviche con esquina" . Comimos jalea especial y un ceviche de pescado, sólo estaba aceptable. Comimos helado de postre. 

Regresé a casa como a las 3:30 pm y me bañé e hice una serie de cosas para ponerme bonita. 

Leí varias curiosidades de Harry Potter en internet, conversé por teléfono con mi compañera de grupo y por chat con un par de amigos. Luego comencé a codear de nuevo.

Mi reto para este año es adquirir autodisciplina. De una web saqué tres tips que ya las escribí y las estoy poniendo en práctica desde ayer. El primero consiste en analizar en qué inviertes o gastas tu tiempo. El segundo consiste en separar las acciones productivas de las no-productivas. El tercero escribir un hábito (que te llevará a cumplir el plan) y hacerlo todos los día. Ejemplo: "Leer 30 minutos al día, comer una manzana diaria. Lo de leer me parece bien, lo otro es practicar/aprender inglés con canciones subtitulades en inglés/español, 30 minutos cada día. 

Bueno, y buscar maneras de hacer dinero. Trabajar es la mejor manera de sacar plata y aprender a la vez. 

Listo, a regresar a codear. Quizá me amanezca hoy, quizá no. Eso dependerá si me da sueño o no. Por cierto, mi amigo me dice si he pensado en el libre albedrío. Un ratito de distracción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario