sábado, 19 de septiembre de 2015

#19 Happy Brownie

Debo empezar este post diciendo que desde hace unas horas estoy en un estado de "felicidad tranquila". Alguna vez alguien me explicó lo que se siente cuando fumas tus "hierbitas" (supuestamente marihuana) o como lo llamaba, "Happy Brownie", y según lo que me decía, se siente como si estuvieras flotando y te pones a profundizar sobre cualquier cosa, es decir, te pones muy filósofo. Yo nunca lo he probado, pero dada su explicación, creo que debe ser muy parecido a como me siento ahora. Escribo esto para advertirles (y advertirme, para cuando en un futuro lea esto) que estoy a punto de escribir cosas que para mí pueden resultar "Wow!" pero que en realidad no lo son. Dicho eso, empezamos.



Hace unos instantes, cuando me disponía a escribir un post, se me dio por revisar algunas entradas mías, antiguas. Leí algunos cuantos comentarios y no es que haya sentido una nostalgia, pero puedo ver que en unos cuantos lo mucho que he cambiado. Quizá, siendo la Paty de esa época, ahora tendría muchos temas de los qué escribir, pero es todo lo contrario. El haberme puesto selectiva es uno de los motivos, pero esto es consecuencia de que hoy tengo menos tiempo libre, y ése del que puedo disponer, se torna demasiado precioso. 

Allá, por antes del 2012, solía "perder el tiempo" y no preocuparme de ello en lo absoluto. Después de todo, tenía demasiado tiempo y era fácil distraerse con cualquier cosa. Mi mente solía divagar mucho y tenía interés por demasiados temas, aunque eso no creo que haya cambiado. Lo que ha cambiado, es mi actitud a la hora de elegir hacia qué cosas enfocar mi mente. Ahora tengo una visión más de "túnel", mucha más enfocada a alcanzar metas, en otras palabras, a huevear menos. 

Creo que eso está muy bien. Pero siento que he perdido algo de mi esencia. No me siento así en estos momentos (ahora estoy en estado "Happy Brownie") pero la mayor parte del tiempo me veo a mí misma ya como alguien "seca". Sí, ésa era la palabra. O sea, desabrida, insípida, sin gracia. 

Llevo más de dos años en mi actual trabajo, y me sorprendo a mí misma encontrarme con que he pasado más de 23 meses levantándome temprano, saliendo de la chamba ya de noche, llegando tarde a casa, y así los 6 días de la semana. Siento mi vida como una rutina la mayor parte del tiempo. Suelo pensar que para tener momentos de tranquilidad o felicidad, se necesita de haber pasado previamente por momentos de inconformidad o stress (lo cual creo que es lógico: si estás relajada todo el tiempo, no notarás la diferencia) 

Ahora, no sé por qué escribí esto. Tampoco sé a dónde iba con todo esto. 

De todos me siento tan feliz hoy. Quizá por eso las inusitadas ganas de escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario