miércoles, 24 de junio de 2015

#02 Mis días

Hace cerca de un año que empecé a trabajar en un horario completo y fijo, y mi casi mutismo en este blog se debe a gran parte a ello. Un tanto al tiempo que invierto en el trabajo y otro tanto en el cambio de la manera de pensar que ha implicado aquéllo: Al no tener tanto tiempo para el "ocio" como el que tenía antes, me he vuelto algo más cuadriculada y fría al momento de decidir en qué invierto el tiempo. 

Así que, brevemente, así van mis días:

Lunes - Viernes: Levantase a las 6:45 am, comer y bañarme como loca, llegar al trabajo, invertir en la chamba y la movilidad 13 horas, disponer de mi tiempo libre a partir de las 9pm, momento en que chateo un poco Fb si hay alguien con quien, y dedicarme a uno de mis objetivos que es aprender javascript (quiero dedicarle más tiempo a la programación, no esta 1, 2 ó 3 diarias, sino 8 ó 9- y ya saben qué implica esto) .

Sábado: Los días que tengo permiso en el trabajo (que últimamente es seguido) ir al Hackaton y pasar 1 hora y media en el carro (qué hincha soy!) y quedarme ahí hasta las 9pm. Regresar a casa demasiado tarde, navegar un poco, etc.

Domingo: Levantarme tarde, hacer las compras, lavar la ropa, limpiar el cuarto, salir con mi tía, y dedicar, como de lunes a viernes, la una, dos o tres horas que pueda para aprender, ya sea de programación o emprendimientos y startups.

A veces juego fútbol los domingos con la colonia (no la que huele rico, sino los de la comunidad nikkei, que no sé si huelen rico, pero es que tampoco huelan feo-okey, mal chiste). Y así son mis días. Parece rutina (y en realidad lo es) y la gente en el trabajo es chévere que hace que no lo parezca, es un buen trabajo, en verdad y me dolerá mucho el día que salga de ahí, pero ése no es sueño. Aún no sé cuál es mi sueño, pero al menos sé que ése no lo es. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario