viernes, 31 de agosto de 2012

Mis impresiones del BlogDay 2012

Varios de mis amigos bloggers hicieron un post al respecto: Maxwell del Espejo, Mijail de 160, Emil de También lo soy, y  bueno, yo, por no redundar, me limitaré sólo a dejar aquí mis propias impresiones. #revisar la entrada de Mijail, que está bien detallada.

Es mi primera vez en un BlogDay, así que todo lo que vi y viví, fue emocionante, para mí. Llegué al local de Fundación Telefónica a las 5:35pm, había quedado con Maxwell así que lo llamé y a los tres minutos apareció de una esquina pasándome la voz. Mientras hacíamos cola para entrar, apareció Damián. Como no lo conocía, Maxwell me lo presentó y nos quedamos conversando los tres, hasta que se acercó Kevin, de Clases de Periodismo, quien era conocido a su vez, de Damián. Así es como conocí al conocido, del conocido de mi conocido. Curiosamente, la página donde escribe Kevin estaría entre la terna de agasajados de la noche, así como Henry Spencer, a quien vimos también en la entrada. Creo que les dimos suerte con sólo verlos :D

Como éramos casi los primeros en ingresar, el auditorio estaba casi vacío, así que Maxwell aprovechó para tomar fotos, y me tomó ésta a mí:

Mijaíl me llamó al rato, comentándome que su jefa le había dejado un trabajo y que estaba a media hora el evento. Ya estábamos preparados y le habíamos reservado un espacio a él y por si acaso a uno más. A lo lejos, vi a Arturo Goga, quise tomarme una foto con él. Pero pensándolo bien, mejor no. Ni siquiera sigo su web.  De pronto,  apareció Damián diciendo que Mijaíl ya había llegado. Me emocioné al verlo, realmente quería conocerlo. Instantáneamente me cayó bien, y encontré armonía entre el tipazo que escribe en el blog, y con el que tenía frente mío. 

Pasó LaLinares al costado nuestro....ves? a otra persona que le dimos suerte! :D

Salimos afuera, hacia la alfombra roja. Los fotógrafos se peleaban por captar una instantánea nuestra (okey, en realidad no, tuvimos que rogar y esperar para que nos tomaran esta foto, que por cierto, salió genial)

Regresamos, y después de conversar un poco los 4, se nos ocurrió leer cada uno de los nombres escritos en la butaca de los nominados. En eso me di cuenta que al costado del asiento de la silla de LaLinares, estaba sentado un gordito, y fue en ese momento que se me ocurrió que a lo mejor la escritora de La Soltera Codiciada era...un hombre. No sería inusual. El guión y la idea de Sex and the City también vienen de un hombre. 

Conocimos a #dibujoboy (Emil). Es una cosita bien curiosa, provoca ternura XD Hace poco que he empezado a leer su blog, y la idea que me he formado de él es de un chico dulce y buena gente. Me cae súper. Vino a sentarse con nosotros, y se tomó la molestia de tomarnos una foto, aquí con Lucho, a quien reconocí de lejos y me acerqué a saludarlo.

Okey. Ahora vayamos al grano. 


1. Ganó LaLinares. No estuve de acuerdo con su nominación y mucho menos con su primer lugar. Desde mi punto de vista, no lo merecía, hasta ella misma lo admitió. Mi pregunta es: por qué postuló? Ya da igual, ya pasó.


2. La Soltera Codiciada quedó como el blog más votado. Era de experarse, creo. Tiene un estilo fresco y súper creativo, y creo que es atractivo de leer....para la mayoría. Personalmente no me gusta mucho la temática, así que no es el tipo de blog que yo seguiría por mi propia iniciativa. Va quedando claro que soy bien contreras! :P

3. En la categoría página de Facebook, ganó San Marcos! Ni siquiera sabía que estaba nominado, jeje (en realidad, egocéntrica como soy, sólo me había preocupado en saber quiénes estaban nominados en mi categoría) así que fue toda una sorpresa ver que mencionaban a mi universidad. Y cuando oí que ganó, estallé de alegría junto al Tropicólogo y Mijaíl, que estaban a mi lado. Dibujoboy fue testigo de ello.

4. En la categoría Familia, ganó Yo y el Síndrome de Asperger. Fue una la premiación más emotiva de la noche, porque algunos del público ovacionaron de pie a Alejandro, el chico de 13 años y autor de ese blog. Yo no me puse de pie porque aún no lo había leído, aunque fue Mijaíl quien me lo mencionó durante las previas. Se hizo un silencio sepulcral mientras Alejandro intentaba hacer un discurso. Se le notaba emocionado. "Llegando a casa, voy a ponerme a leer su blog", me dije a mí misma. Tengo un cariño especial por los aspies, y quizá es más porque en alguna parte de mi vida me identifiqué mucho con ellos. Ese sentimiento de sentirte rara, de no encajar en ninguna parte, de decir siempre lo que piensas pero terminar discutiendo a menudo, no entender por qué la gente miente para no dejarte saber una verdad que te puede doler, cuando, pensabas, en realidad lo que duele más es la mentira mal disfrazada....todas esas cosas en su conjunto, hacían que me sintiera tan de acuerdo con su manera de pensar. (Aunque claro, la diferencia es que un asperger no puede cambiar su "formato" de pensamiento, mientras que lo mío era inmadurez social que sí se pudo cambiar...)

Pero bien, llegando a casa, entré a su blog y no me leí más de 5 posts. No me gustó. Estuve buscando de aquí a allá una entrada que me tocara el corazón, que me conmoviera, pero no lo encontré #Troll (okey, ahorita misma estoy actuando como un aspie, al decir lo que pienso sin preocuparme de acomodarlo para que no suene tan mal, o simplemente ahorrarme mi opinión). Quizá mis expectativas antes de leer el blog eran muy altas, porque había leído ya un libro escrito (supuestamente) por un adolescente asperger. "El curioso incidente del perro a medianoche" se llama. Me lo recomendó un amigo, y desde que lo empecé a leer, hasta que me lo terminé, se convirtió en uno de los tres mejores libros que he leído en lo que va mi vida. Así de genial me pareció. Cuando entré al blog de Alejandro, creo que esperaba encontrarme con algo parecido. Pero no.

Quizá en mi falta de sensibilidad no supe encontrarle el verdadero valor, no lo sé. Si alguien ha leído el blog y le pareció excelente, me encantaría que me pudieran recomendar una o algunas entradas que más le hayan impactado. Plis :)

5. Ganó Bruno Acme, en Entretenimiento. Un amigo unos días atrás me había pasado el link, vi sólo dos videos. Adivinaste. No me gustó. El tipo me cae bien, claro está, pero su página no es el tipo de humor que me haga reír. Qué me hace reír? El humor sarcástico de Bellarte, el estilo tranquilo y puntual de Ludobit, los comentarios ocurrentes de Lucho y Marcelo, la ternura de Marité, los chistes espontáneos y naturales de Mijaíl , Maxwell renegando, Víctor troleando mis posts XD, Edch y su uso particular de adjetivos, la cara de Emil (no, mentira!), etc, etc, es decir, reír cuando menos te lo esperas! (También me gusta The Big Bang Theory y Friends, pero ése es otro tema)

6. Conclusión: No me gustó ninguno de los blogs ganadores, ni siquiera el de San Marcos, al que sólo he visitado una vez (pero el cual celebré como si me hubiera sacado la Tinka). Y de las otras categorías, bueno, no me llamaron la atención así que no me he aventurado a conocerlos por falta de interés. Me quedo mejor con la lista que tengo en mi blogroll. (faltan agregar)

7. Mijaíl, sentado a mi izquierda, se la pasó la ceremonia escribiendo un post desde su BlackBerry, el mismo post que mencioné arriba. También le enviaba mensajes a través de twiter a Maxwell, quien estaba sentado a mi derecha XD Al rato vino El Tropicólogo, casi a mitad de la ceremonia. Me preguntó por la cinta (el ticket-pulsera que sirve de entrada libre al AfterParty) y le di la mía, porque yo no iba a ir. En retrospectiva, me arrepiento de no haberle dado la otra también a Mijaíl (pues sí, me dieron dos!), haber sabido lo que le iba a ocurrir después....(Valentín, no te conozco, pero me caes mal! #OkNo)

8. Algo que me pareció curioso, es que todos los ganadores, o la mayoría de ellos, estaban siempre sentados en los lados extremos. Supongo que los organizadores tratan de disponerlos de esa manera por una cuestión de comodidad, para que se les haga más sencillo salir a la hora de recibir el premio. Si se fijan bien, LaLinares, Alejandro, el chico de la silla de ruedas(lo siento por llamarlo así, pero no me acuerdo el nombre) y varios estaban estratégicamente situados en los asientos de los extremos. Y supongo que si el ganador es una mujer, con mayor razón, pues para recoger el premio hay que ponerse de pie y empezar a pedir permiso para salir, y te expones a que te miren el poto. Es un curioso detalle a considerar para la próxima premiación.

Y fin. Me retiré a tres cuartos de la premiación. Nueve de la noche. Moría de ganas por quedarme más tiempo, pero sólo me habían dado permiso hasta las 10:15pm, y no podía arriesgarme a llegar tarde porque sino ya no me daban permiso para una siguiente vez, y no, no me sale a cuenta.

Me despedí del grupo, y ya cuando estaba en el bus, a una tres cuartos de hora de mi casa, me llama Mijaíl: "Paty, todavía estás por aquí?". Me llamaba para ofrecerse a acompañarme, pues me había visto irme sola. Qué caballerosidad de su parte! Sinceramente, el detalle me hizo sonreír por minutos y me dejó pensando en lo amable que es él.

Llegué al paradero de mi casa a las 10:05pm. Me fui a comprar hamburguesas cerca de allí. Llegué a la casa a las 10:17pm. Le di una hamburguesa a mi tía y le comenté lo genial que la pasé en BlogDay. Le mandé un mensaje a Mijaíl diciéndole que había llegado bien. Luego me fui derechito a la laptop con mi hamburguesa y un vaso de coca cola (típica escena americana) y entré al Facebook toda foreveralone a ver qué comentaban acerca del AfterParty. Revisé el Twiter de Mijaíl buscando saber más novedades, y de hecho, me enteraría de algunos detalles al leer su post, que salió calientito.

Y ahí se terminó mi día. No quiero terminar esta entrada sin antes agradecer por la mención que le hizo Lucho a este blog. Thanks Luchito! También, por supuesto, a Marité. Y claro, mientras escribo esta entrada, veo que acaba de publicar Edch. Gracias también! Espero reunirnos un día del 2012. No sé cuándo, cómo ni con qué pretextos #Benedetti pero reunirnos! Los grandes ausentes para este BlogDay sin duda fueron (por orden alfabético): Bellarte (podremos hacerlo vía Skype?) Edch, Ludobit, Marcelo, Marité, Mimy, Oki, Rubén, Víctor...(péguenme si me olvido de alguno!)

Por último, quiero terminar compartiendo con ustedes la canción más pegajosa del invierno, escrito y cantado por el buen Mijaíl. (Espero me disculpe por publicar sin previa autorización!)

3108 Day Party-Mijaíl


Fuente: 3108 DayParty.

#Actualización 01:05am : Okey, he visto un par de videos de Bruno. No está tan mal, y hasta me ha hecho sonreír un par de veces. #blog pan con mango: dices una cosa y luego otra.

Post Post: Terminé con 13 votos! Cada uno de esos votos tiene un nombre propio: Gracias Bellarte, Ludobit, Candy, Estrella, Jeannet, Richi....y a los otros 7 que botaron y no me enteré! Gracias, en verdad. Para el próximo año voy con más fuerza! :D

martes, 28 de agosto de 2012

Al fondo de la escena, suena una canción

*El siguiente relato es un experimento, mi objetivo es escribir un texto con cierta carga de erotismo, vamos a ver qué sale.

Me tomas de los brazos y me empujas contra la pared (escena típica, pero necesito algo con qué empezar), me besas mientras desabrochas el primer botón de mi blusa (también típico, pero estoy calentando…) te empujo a la cama con violencia, me abalanzo sobre ti, y, arrodillada sobre la cama, contigo entre mis piernas, me dirijo hacia tu boca para darte un beso que apenas toca tus labios. Rozo tu nariz con mi boca y poco a poco avanzo hacia tu frente con besos en clave morse. Resuelvo de un tirón la correa de tu pantalón y desabotono con avidez la camisa que te cubre. Beso tu ombligo y me dirijo en línea recta hasta tu boca, y a cada centímetro, voy sintiendo las marcaciones de mi corazón. Me abrazas y giras, y ahora estás sobre mí, dispuesto a hacer lo tuyo, y yo, dispuesta a hacerme tuya.

Desabrochas con cuidado cada botón de mi blusa hasta deshacerte de ella, y yo colaboro contigo despojándome del brasier. Ambos con el torso desnudo, nos besamos con ternura, mientras al fondo de la escena, suena una canción. No, no hay radios ni equipos de sonido. Es la canción que suena en mi cabeza mientras hacemos el amor.

Acaricias mis senos, me provocas cosquillas. Besas con ternura mi pezón. El olor a esencia de papaya de mi piel, se mezcla con tu aroma a té verde. La mezcla me excita hasta la locura. Me regalas otro beso con tu aliento de menta. Las sábanas me envidian.

Aroma papaya!


Maxwell, la colonia de té verde sí existe!


Un giro y estoy nuevamente sobre ti. Me acaricias el rostro. Te miro a los ojos. Me miras. Te sonrío. Una pregunta sale de mi boca:

-Me amas?
-No
-Yo tampoco

Río de mi mentira.

Te levantas. Te posicionas detrás de mí. Me besas el cuello. Aprietas con delicadeza mis senos. Entrelazas tus manos a las mías. Me besas al oído. Acaricias mi cintura. Me erizas la piel.

Desnudos sobre la cama. Abrazados y con las piernas entrelazadas. Tu sexo contra el mío. A punto de hacernos uno...

Espera. No sería interesante escribir dos finales alternativos, como las películas?

Final Uno

Desnudos sobre la cama, a punto de hacernos uno. Nuestras prendas regadas por el suelo. La ventanas empapadas por la lluvia. Nuestros cuerpos empapados de sudor. Cien orgasmos en una noche. Quinientas calorías menos. Las velas se apagan, y tú y yo continuamos a oscuras, hasta el amanecer....Wait a second. En qué momento prendieron las velas?

Final Dos 

Desnudos sobre la cama. A punto de hacernos uno. El momento de la verdad ha llegado.

-Vida, es mi primera vez, hazlo despacio, sí?
-Qué??!!

Te levantas de un salto de la cama, coges tus cosas, y te vas. Llueve. Una a una soplo las velas.

Si tú eres mi hombre-La India

jueves, 16 de agosto de 2012

La verdad de una mentira

Hace unas semanas desapareció misteriosamente de mi cajita, una cajita que tengo en mi cuarto en el cual deposito mis monedas de 0.50 y 1 sol, una parte del sencillo que uso para mis pasajes. Me sentí extrañada y sorprendida, porque nunca me había ocurrido algo así en mi propia casa, entre mis propios parientes, así que decidí investigar por mi cuenta y deducir los posibles ‘sospechosos’. Mi tía no puede ser, mi prima tampoco, mi obá menos, mi tío no creo…y entonces me acordé de mis sobrinitas, que siempre vienen de visita y que cada vez que vienen se vacean mi mochila y mi cartera curioseando cosas. De las dos, me quedé con lo que sería “la principal y única sospechosa” (si no es ella, es un duende, me dije), a quien por una obvia razón llamaré simplemente  “P”.



No quería hacerles pasar roche ante sus papás (mis primos) y mucho menos ante la familia, así que esperé el momento en que nos encontráramos las tres solas en el cuarto y les pregunté, una a una, quién había cogido dinero de mi caja. Las dos dijeron no, y claro, a una sí le creí, pero no a mi “pequeña sospechosa”. Insistí con mi pregunta, una vez más, y nuevamente las dos dijeron que no. Hasta yo ya estaba considerando la existencia de duendes, pero decidí cambiar de estrategia, y me puse a pensar en qué era lo que a mí me habría motivado, a esa edad, sustituir una mentira por una simple verdad, como decir “sí, yo agarré, es que quería comprarme unos pingles”. Y entonces me acordé de mi primera mentira ( o la primera mentira que yo recuerdo).

Tenía 7 años, yo estaba en segundo grado y le había cogido mucho, muchísimo cariño a mi profesora de primaria. Ella era una mujer que inspiraba un aura de paciencia y comprensión, el tipo de persona que jamás te juzgaría ni te regañaría por más ser despreciable que seas. Mi profesora me hacía recordar mucho a mi madre, y ya que no vivía con mi madre tampoco, ella me proyectaba esa imagen maternal que tanto me faltaba, y que al parecer, ansiaba tanto también. Un día ella me dio su número de teléfono, y al no encontrar papel a la mano dónde anotarlo, usé la hoja final de mi cuaderno de caligrafía y al llegar a casa arranqué la hoja y la guardé debajo de mi almohada. Tenía el número de mi maestra! Ese número significaba mucho para mí, porque esa hoja tenía su número, y además lo había escrito con sus propias manos, que eran también como las manos de mi madre, así que tener esa hoja debajo de mi almohada era como tener un pedacito de mi mamá conmigo, acompañándome a dormir. 

Lo que no reparé era que M, mi tutora y quien apoyaba a mi tía en la casa, revisando mis cuadernos (que siempre revisaba para verificar si había cumplido con las tareas) vería una hoja queriendo salirse al principio de mi cuaderno. Frontal como es ella, fue directo a mí y me preguntó: Paty, tú has arrancado una hoja de tu cuaderno?. Yo, reuniendo todo el cinismo que podría ser capaz de reunir, le dije que no. Desde esa edad ya tenía la (mala?) costumbre de guardar sólo para mí las cosas que interiormente valoraba más. Nada me costaba decirle que lo había hecho para anotar para el número de mi profesora, pero preferí obviar toda la explicación, a lo mejor me seguía preguntando, y yo, que eso sí, digo una mentira pero meto la pata después, le hubiera dado la historia completa, y tal vez se ponía celosa. Y yo no quería. Una vez más, M, que desde que la conocí supe que tenía una forma de ser incorruptible, que odiaba la mentira y la injusticia, me insistió una vez más, pero esta vez ya no de forma muy amigable que digamos. Yo, que no quería dar mi brazo a torcer (porque terca sí que era) volví a decir que no, toda una falsa actriz yo. Y M por tercera vez, ya con el ceño fruncido y alzando un poco más la voz, volvió a formularme la misma pregunta. Ya había mentido dos veces, me dije, sería mucho roche decir la verdad a estas alturas del camino. Y peor, con el ánimo alterado en que la había puesto. No, yo no me rindo.

Y ese día juré y rejuré en que yo no había arrancado ninguna hoja. Por cierto, tenía 7 años y entonces no sabía que si a un cuaderno le arrancabas una hoja, inmediatamente dejabas suelta otra hoja hacia la otra mitad del cuaderno XD M nunca me creyó por supuesto, y desde entonces creo que me gané la fama de mentirosa. Nunca, tampoco, llegó a enterarse de la historia. Quizá algún día se la cuente, cuando llegue el momento. 

Pero retrocediendo a la escena en que yo le preguntaba a mis sobrinitas (que tienen 7 y 9 años) me di cuenta en ese momento en que generalmente una se calla cosas o dice una mentira no porque no quiera decir la verdad, sino porque simplemente no encuentra la comodidad, la confianza, y la(s) persona(s) adecuadas para decirlas. En un espacio donde abunda el prejuicio, la burla, la crítica, la intolerancia, la incomprensión, es realmente de valientes decir la verdad, siempre.

Olvídense del programa y de Beto Ortiz, sólo céntrense en la frase!

Así que me dirigí  especialmente a la menor de mis sobrinas, mi "sospechocita", y le expliqué con sinceridad de que creía que había sido ella la que había sustraído dinero de mi caja (obvio, no le dije "sustraído" XD) y le dije que no me iba a molestar por ello, sólo que cuando necesite algo, podría decírmelo y no habría problema. Fue entonces cuando se sinceró conmigo y me dijo:

-Sí, yo saqué Paty, pero la próxima semana te traigo 10 soles, ya?

Me lo dijo con esa ternura tan suya que me conmovió, así que le expliqué que no me preocupaba el dinero, pero lo que sí,cuando quisiera algo la próxima vez, me lo pidiera a a mí o a S (su mamá). "Las cosas ajenas no se tocan a menos que tengas permiso". Y al parecer lo entendió, porque ahí mismo me dijo que si le podía dar 2 soles para comprar un "tic tac" XD


No me devolvió el dinero, pero tampoco se ha vuelto a desaparecer sencillo de mi cajita :)

Post Post: El banner, verdad que está bonito? Muchas gracias, Mijail :) No he aprendido aún hacer diseños, pero por ahora puedo al menos dedicarte esta canción:

jueves, 9 de agosto de 2012

La música y yo

Tenía 6 años cuando las canciones de Salserín sonaban por todas las radios de Lima. Era un grupito de 4 chicos preadolescentes con un par de niños más de yapa, recuerdo que por entonces a mí me gustaba el chiquito que cantaba "Bebé salsero", según yo me iba a casar con él. Tanto me gustaban las canciones (por la melodía más que todo, porque una a esa edad no repara en la letra) que buscaba entre las camisas de mi papá una que se pareciera a la de ellos, y me la ponía y empezaba a cantar y a bailar al ritmo de “Sol a Sol”. Ellos formaron el primer grupo musical que me gustaría tanto como para memorizarme todas las letras de sus canciones.  Era el año 1996. 

Cuando me mudé a vivir con mi tía, descubrí que a ella no le gustaba la bulla y mucho menos la música que yo escuchaba, así que chau Salserín y tuve que conformarme con oír boleros (la única 'bulla' que sí toleraba) y el “nos preocupa, nos preocupaba” de un comentarista radial ya fallecido, Ramírez Lazo. Salvo por lo que escuchaba en la calle y por las novedades con que me salían mis amigos, mi vida permaneció en el más completo silencio musical hasta que, en el 2003, me regalaron mi primera radio portátil. Comencé a sintonizar “Radio A, la radio del amor”, “Radio Corazón” y “Ritmo Romántica”. Conocí a Laura Pausini, Alejandro Sanz, Ricardo Montaner, entre otros. Recuerdo que por esa época la fascinación que sentía al oír una canción era mágica, indescriptible, ideal. No sé en qué momento eso se fue perdiendo. Ahora disfruto de la música, pero en esos tiempos la vivía, me transportaba.

Desde que era una púber, como verán, me he inclinado mucho por la música romántica, por la música tranquilona en general. Como he sido siempre de temperamento tranquilo, y mi forma de pensar es recontra introspectiva, me he ido apegando a ese tipo de música porque sentía que así sonaba mi interior (jaja sonó muy ‘zen’, no?). A los 13 yo era ya una fiel oyente de baladas (principalmente en español, y también en inglés), de música clásica, instrumental y un poquito de la celta. Pero fue mi hermano quien me sacó de mi autismo musical. Durante dos, tres o cuatro años me resistí a escuchar otra música que no fuera mi música “tranquila”, pero poco a poco y gracias a él, que tenía gustos musicales “más mundanos” (já) me fui abriendo más y dejé de escuchar a Dvorák, Tchaikovsky y Chopin para pasar a escuchar a Soda Stereo, Panda, Los Prisioneros, Avril Lavigne, Coldplay, etc; en resumen, comencé a escuchar pop, rock y otros estilos musicales. Hasta que algunos me llegaron a gustar. 


Sin embargo, como no puedo ni pude abandonar mi esencia, de todos modos seguí escuchando mis baladas, y la música instrumental que tanto adoro, sólo que ahora ya no soy la tipa cerrada que era cuando adolescente. En general, mis emisoras más frecuentes, las que tengo guardadas en cada tecla de mi celular como “emisoras favoritas”, son las que siguen en orden de preferencia: Ritmo Romántica (93.1), Radio Mágica (88.3), Planeta (107.7), Oasis (100.1), Oxígeno (102.1), Studio92 (92.5), Doble Nueve (99.1), Radiomar Plus (106.3), Panamericana (101.1), Stereo Joya (93.7).

Y eso sí, sin música no puedo vivir. Soy, como dice Marcelo, una melómana por excelencia. Si me ves por ahí, sola, apuesta sobre seguro que me sorprenderás con unos audífonos puestos. Cuando voy a una zona donde la señal de radio de mi celular no alcanza, llevo mi mp4 de repuesto por si las moscas. Hasta cuando me voy al baño me voy con la radio del celular encendida!. Simplemente no puedo dejarlo. La música es mi compañía. Y es mi consuelo también. Recuerdo que cuando mi tía me gritaba o me resondraba delante de la gente, yo trataba de poner una canción alegre en mi cabeza para que no me afecte, aunque a veces eso no me resultaba e igual me ponía a llorar :( Pero la música, en general, es mi cómplice, mi compañera, mi segunda amante.

Y  para ti, qué es la música? 
Qué tipo de música te gusta?


Mi patria-Smetana

viernes, 3 de agosto de 2012

160 antes de ti

El post de hoy iba a tratar en realidad de otra cosa (déja vú?) pero ayer que entré a una cabina de internet por media hora nada más (porque en estos momentos no estoy en mi casa habitual), vi que Edch posteó en su página de Facebook acerca de un blog, que tiene por nombre el título de esta entrada. Me llamó la atención la forma en que Edch la presentó, así que entré a ese blog, y nada más hacer clic ya me sentí atrapada por la música de fondo. Estaba pensando en dónde la había oído, porque me sonaba demasiado familiar, pero fue cuando la chica de la cabina me dijo “te quedan 2 minutos”, me di cuenta que esa musiquita provenía de un drama japonés, Ichi rittoru no namida” ( una novela conmovedora que vi cuando yo tenía 20 años y estaba con toda la fiebre de las novelas coreanas-japonesas)


Pero estaba hablando de “160 antes de ti”. Bien, después de ver el gadget de presentación que encabeza el blog en la que relata la historia de la cajita y “los 160 días que le restan para abrirla”, supe que era uno de esos espacios que a mí me gusta leer y por las que me dejo atrapar. Como me ocurrió con 50y20.

Empecé a guardar apurada unas cuantas entradas en mi usb para leerlas después tranquila en mi casa. Y ahora que ya he leído las pocas entradas que pude guardar, y ahora que estoy escribiendo esta entrada (que publicaré mañana viernes) en una hoja Word, me doy cuenta que “160 antes de ti” es el tipo de página que, en mi apreciación, te toca el corazón, te inspira, te hace sacar lo mejor de ti. Aunque esto que digo lo hago pensado especialmente en esta entrada en particular (felicidad cocorocos).

Pude traerme 5 entradas a casa, y de ellas, aparte de la mencionada, recomiendo con especial énfasis Buena nota y Quien no te conoce. Me han gustado tanto que he leído hasta dos veces las partes más significativas (y viniendo de mí dice mucho, que no suelo leer cosas más de una vez). Tienen que leerlo!

Post post: Este año voy a participar por primera vez en el concurso “20 blogs peruanos”. No tenía intenciones de hacerlo, pero Maxwell con su mágico poder de convencimiento me animó (jeje mentira Maxwell!). Una de las razones por la que decidí participar es porque quería asistir al Blogday, y pensé que sería fuera de onda contestar, a quien me lo pregunte, “no, no participé en el concurso, sólo estoy de mirona”. Aunque pensándolo bien sería aún más rochoso decir “sí, quedé en el puesto 1097, con 7 votos”. Anyway. Las otras razones, claro, tienen que ver con la pequeña esperanza de quedar entre los 3, la emoción propia de estar en una competencia, y otra razón pero ya más relajada: “no pierdo nada”.

En el formulario de inscripción preguntaron “Y por qué crees tú que merece ganar?” , sólo atiné a poner dos cosas: “Porque es auténtico, y valiente”. A los seguidores anónimos y no anónimos de este blog, a los que comentan y a los que no, les dejo este link: http://20blogs.pe/votar/?id=606. Sólo es cuestión de que escriban su email, acepten y esperen el correo de confirmación (revisen correo no deseado, por si acaso). Les estaré agradecida!

[Nota: Para la elección del ganador de cada categoría no se tomará en cuenta el número de votos, sino la elección de un jurado, es decir, puedo tener un voto (el mío) y aun así ganar, pero bueno, quiero tener una participación decente, o sea, llegar al menos a los 10 votos XD) Entonces, para qué sirven los votos? Bueno, los votos cobran importancia sólo a la hora de elegir al “blog más popular”, el cual es para un solo ganador]


 Vota por mí, peeee