martes, 26 de junio de 2012

Efecto Mariposa

Circustancia 1.
Marco tiene 25 años y  lleva 7 dedicado al reparto motorizado de pizzas. Él sueña con hacerse rico. Alguien le ha dicho: "Tú vas a cumplir tu sueño, confío en ti.". 

Año 2040: Marco sigue repartiendo pizzas.

Circunstancia 2.
El mismo Marco del caso anterior que sueña hacerse rico. Alguien le ha dicho: "Tú repartes pizzas, y así te vas a morir. Nunca lo vas a lograr".

Año 2040: Marco hace mucho que dejó de repartir pizzas. Posee una fortuna millonaria.

***

Post Post: Hay un tema que me ha llamado mucho la atención, y lo descubrí en un libro de primero de secundaria. Se llama "Pensamiento Lateral". Trata de desarrollar habilidades de ingenio y creatividad, tratando de conducirte siempre a encontrar soluciones no habituales a ciertos problemas, por demás curiosos. Se enfoca a ejercitar también el otro hemisferio del cerebro, que no solemos usar. Esto también se logra con la "gimnasia mental" que a su vez consiste, por ejemplo, en peinarte con la mano con la que no estás acostumbrado (si eres diestro, te peinas con la izquierda), o tomar un camino distinto cuando te conduces a algún sitio, o mirar la hora a través de un reloj reflejado en un espejo. Cosas así. Pero bueno, a lo que voy es que a partir de ahora, algunas entradas las amenizaré con preguntas de este tipo (en vez de canciones como lo venía haciendo). Así que empiezo con ésta:

"Un hombre y su hijo tienen un accidente de auto. El padre muere instantáneamente y el hijo es llevado al hospital en graves condiciones. Una vez en el quirófano, quien debe operarle para salvarle la vida dice: "No puedo operar a este niño, es mi hijo!". Cómo es posible, si el padre murió en el accidente?"

Tomado del libro de Raz. Matemático de la Trilce.

Saludos! 

jueves, 21 de junio de 2012

Como el rayito de Harry Potter

[Esta entrada está inspirada en las geniales crónicas del buen Ludobit]

Desde pequeña (bueno, tampoco es que haya crecido mucho) he sido muy apegada a mi madre, al menos así fue desde que tengo uso de memoria, o sea, de los 4 años. De hecho, de todos mis hermanos, yo siempre he sido la más apegada a ella. La más mamera. Caminábamos siempre de arriba para abajo, y tanto era mi dependencia, que algunas madrugadas solía levantarme de la cama e irme a la suya sólo para constatar que seguía allí, para luego volverme a ir a dormir tranquila. Una mañana me desperté e hice lo de siempre, buscar a mi madre, me recorrí toda la casa y nunca la encontré. Entonces, uno de mis hermanos mayores, el más terrible y cuya actividad favorita era hacerme sufrir, me dijo muy suelto de huesos que mamá se había ido a Brasil, y yo, en mi mente de 5 años, sabía que Brasil era otro país, que quedaba a miles de kilómetros, y que para encontrarla tendría que irme al Aeropuerto y subir un avión, o sea, mamá estaba muy, muy lejos...y me había dejado a mí sin decirme nada. Yo era un mar de lágrimas. El muy desgraciado nunca me especificó que mi madre se había ido a la avenida Brasil y no a ningún otro país.



Como dije, yo era muy apegada a mi madre.

Tendría unos 3 años-esto es lo que me contaron, porque yo no me acuerdo- cuando iba por ahí caminando con mi mamá, como siempre. Ella que es despistada, y yo que al parecer heredé esa cualidad, no nos dimos cuenta que cerca a nosotros caminaba tambaleante un borracho con un cigarrillo en mano. Él o nosotras nos aproximamos demasiado, no lo sé, pero en una de ésas el hombre ebrio estiró la mano y shhhhhhh me estampó el cigarrillo en la cara, agarrándome de cenicero. Así fue como nació esta cicatriz como yema de dedo que tengo en el cachete derecho. Me cuentan que por esa época, cuando mi cara, obvio, era más pequeña, la marca me quedaba muy cerca al ojo. Fue una suerte que el borrachín no me dejara tuerta, porque quizá estaría escribiendo esta entrada con un solo ojo. Lo que sí me quedó, fue esta cicatriz de por vida, que mi madre trató de borrar con cremas y otra serie de menjunjes. Yo por mi parte nunca me preocupé de la cicatriz, y decidí desde entonces que no haría nada por borrarla. Hasta le encontré un atractivo, porque, después de todo, pensaba, podrían haber miles de Paty's en el mundo o personas parecidas a mí, pero nadie tendría mi cicatriz. Cuando voy de visita a mi antiguo barrio donde pasé mi niñez, aún hay gente que me reconoce por la cicatriz. Y entonces me siento como si tuviera el rayito de Harry Potter. Claro que la yema de un dedo no es tan sexy ni cool como tener un rayo, pero qué diablos.



Hace poco me enteré que el hombre ebrio que me dejó la marca había muerto.

[ Una canción, y hasta la próxima semana. Eye in the Sky - The Alan Parson Project]


sábado, 16 de junio de 2012

Media naranja

[Este post está inspirado en una entrada que leí hace poco]

Hace mucho había oído acerca de una historia atribuida a Platón, que trata de explicar más o menos cómo los seres humanos tenemos la tendencia (algunos necesidad) de emparejarnos a alguien (Bueno, los biólogos dicen por la reproducción, los religiosos argumentarán porque así lo mandó Dios y está escrito en la Biblia, los socialistas dirán que es una construcción cultural donde la familia es el núcleo de la sociedad...y así sucesivamente) pero volviendo a Platón, según cuenta esta "leyenda", antiguamente existían  seres que eran perfectos y poderosos, pero muy altaneros, y Zeus, que odiaba esa arrogancia, quiso darles una lección y tomó la decisión de partirlos a todos por la mitad y "regarlos" por el mundo. Así que desde entonces es que estas mitades andan solas por el mundo, sintiéndose incompletas, y cuando encuentran lo que es "su otra mitad", sienten una atracción mutua, una conexión profunda de un origen muy antiguo, y tienen el deseo de juntarse, de ser de nuevo esa mitad*, aquélla que fueron en un principio.

La pregunta suelta que queda por plantearse es qué pasa cuando la atracción se da sólo por una de las partes, es decir, qué hay cuando el amor no es correspondido?. Mi teoría, sólo por seguir la analogía de Platón, sería suponer que Zeus no los dividió en mitades sino en varias partes, y sólo unas cuantas hicieron conexión con las otras. Algunas sí, otras no. Medio tela mi explicación, pero es lo que tengo por mientras, hasta que se me ocurra algo mejor.

Muy bien, pero a qué viene todo esto? Hace poco estaba pensando, y me pregunté qué es lo que hace que la gente busque, ya sea consciente o inconsciente, una pareja. O en todo caso, qué es lo que busca en ella.  Me hice esa pregunta y esto es lo que dentro de mi mente concluí.

Hay personas que buscan su polo opuesto o su complemento, y sólo por citar ejemplos sencillos y conocidos, ahí tienes el flaquito que le gustan las llenitas, el chico callado e introvertido fascinado por la chica locuaz y extrovertida, el amargado emparejado con la más bromista del salón. Creo que este grupo son un claro modelo de lo que es tener tu media naranja. Las diferencias no son precisamente las barreras en la relación, al contrario, es la variedad que la enriquece.

Están también los desesperados o los que viven con el miedo a quedarse solos. Muchos de ellos aparecen llamando al Buscaparejas de la radio o publican anuncios en los periódicos: "Soltero de 32 años, profesional, de buenos sentimientos, busca chica de 18 a 25 años sencilla, cariñosa, buena figura...y bla bla bla". Es éste el grupo que popularizó la frase "mi peor es nada" haciendo referencia a la pareja con la que estaban. Ellos no buscan nada en particular en una relación, más que le hecho de sentirse deseados.

Los interesados, como lo especifica el nombre, ven en la pareja un material en bruto del qué sacar provecho. Se dividen en varios grupos, pero los dos que resaltan son: los que buscan dinero y posición social, y los que buscan sexo y nada más.

Pero hay quienes buscan ciertas cualidades, pero son cualidades puntuales que siempre (o eso creo yo) calzan dentro de uno de los siguientes grupos: cualidades físicas, intelectuales, y espirituales (o del alma). Los primeros son aquéllos que se contentan con que su pareja cumplan ciertos requisitos físicos, ejemplo, que sea alta, tenga bonitos ojos, una fina cintura, una tez clara, etc etc. Los segundos tienen que ver con inteligencia, creatividad, imaginación, etc, o algún talento especial, como tocar un instrumento o saber cantar. El tercer grupo va más con los valores, como la bondad, la tenacidad, la integridad, etc. Hay quienes que se quedan contentos a lado de un chico lindo y de buen corazón, aunque no sea muy inteligente, otros, que son felices a lado de alguien inteligente y noble, aunque no necesariamente guapo. En fin, éste es uno de los grupos más grandes y no estoy pensando mucho mientras termino de escribir el párrafo.

Los exigentes. Son pocos, pero son. Ellos casi ni buscan una pareja, sólo se van con ella si la encuentran. Si la encuentran. Estos tipos tienen estándares tan altos que muy probablemente han tenido 1 ó 2 relaciones a lo largo de su vida. Y esto. Encontrar una pareja que satisfaga sus requisitos, y encima, tener la suerte de ser correspondidos, es algo medio complicado. Por eso, muchos de ellos se "condenan" a sí mismos a la soltería.

Y por último, están aquéllos para los que el tema les es completamente indiferente. Suelen decir que "no nacieron para ello". No buscan pareja, y nunca han sentido que la encontraron. A este grupo pertenecen los célibes de corazón.

En fin, espero sus sugerencias. Presiento que hay algunas cosas que se me escaparon. Mientras piensan, les dejo con esta canción:

[Trátame Suavemente-Soda Stéreo]



*Fe de erratas: (Línea final del primer párrafo): "...y tienen el deseo de juntarse, de ser de nuevo esa mitad, aquélla que fueron en un principio." debería decir: "y tienen el deseo de juntarse, de ser de nuevo esa unidad, aquélla que fueron en un principio." (Disculpa Bellarte por marearte)

sábado, 9 de junio de 2012

Los matemáticos somos gente normal


[Este título es una leve variación del nombre de un blog que leí hace un tiempo: "Los matemáticos no son gente seria"]

Hay un post que hace mucho estaba postergando, por falta de ganas e ideas, básicamente. Un post que se lo debía a todos mis compañeros de estudios, de los cuales algunos me pidieron (tantas veces que ya parecía súplica) que escribiera algo acerca de la facu, acerca de ellos.

A propósito de esto, hace una semana venía caminando con un amigo de CC (Computación Científica) cuando en una de ésas me pregunta: ¿Quién se murió? Yo lo miro extrañada y me señala con el índice un arreglo hecho a base de hojas de caucho que unos tipos bajaban con dificultad de un auto. Nos acercamos, y resulta que era un detalle floral que el Colegio de Matemáticos del Perú (COMAP) había dejado con motivo a celebrar "El día del matemático" (03 de junio). Increíble, cinco años estudiando esta carrera, y yo ni enterada.

Pero, cómo son, pues, los matemáticos?

Voy a concentrarme sólo en describir algunas características que tipifican al matemático de mi facultad. Ojo, de mi facultad. No sé cómo serán los demás matemáticos. Debo advertir antes de empezar, que, obviamente, no todo lo que diga tiene que calzar tal cual con la realidad, habrán cosas que al no conocerlas a fondo llenaré con suposiciones e imaginaciones mías. Cada persona es un mundo, después de todo. Ve tú a saber.

Debo arrancar desacreditando también algunos mitos, como el que dice: "ah, tú matemático, full números". Abran nuestras libretas de apuntes señores, abran los libros de matemáticas (los verdaderos libros de matemáticas), números es lo que menos van a encontrar. Lo que sí, letras griegas por doquier. Nosotros no trabajamos con números concretamente, trabajamos con la noción de cantidad. Si le dices a un matemático "piensa en un número", pensará en "x", si le dices, "piensa en un número primo", pensará en "p", "en un complejo", en un "z", y así, todo lo que le dictes lo traducirá en letras con las respectivas propiedades que cada cual implique. La tarea del matemático consiste en trabajar con las propiedades conocidas y encontrar patrones. Por ello no se preocupa en las particularidades, lo que él busca es la generalidad.

Punto número 2: Mucha gente cree que "ah, estudias mate, pucha, debes ser un experto en Aritmética, Álgebra, Geometría...". Nada qué ver. Nuestra matemática no es Aritmética, Geometría, Álgebra....Lo que estudiamos no tiene nada con la mate del cole. Lo menciono por si las moscas.

Ahora sí, cómo son los matemáticos (de mi facu)?

Somos gente algo floja para los cálculos. Dado que lo nuestro es analizar, detestamos hacer el trabajo sucio, es decir, el cálculo numérico. Por ello, muchas veces resolvemos problemas sólo con la cabeza, porque nos contentamos con trabajar en base a los axiomas, las propiedades y los teoremas ya conocidos. No hallamos respuestas, simplemente "vemos" la solución. Sabemos el método y los pasos a seguir, y una vez que nos convencimos a nosotros mismos de su resolución, sin haber llegado siquiera a la respuesta concreta, ya somos felices.

Quizá por eso muchos desdeñamos las asignaturas prácticas; vemos tantas fórmulas, números y artificios de por medio que nos da una flojeraza bien grande seguir. Porque sí, para nosotros, la matemática es un arte en la que el análisis y la abstracción lo es todo. Que no nos arruinen la fiesta con los jodidos cálculos. Para eso están las máquinas.

La mayoría de matemáticos son extremadamente reservados. Así por así nomás no te develarán sus cosas. Tendrías que ser muy amigos de ellos, y aún así. Hay muchos matemáticos que son todo un misterio. Son poco expresivos, poco emotivos. No te hablarán de sus sentimientos, a menos tal vez de que estén borrachos. No sé si son así porque no le dan tanta importancia al asunto, o porque sencillamente es su naturaleza. El grupo al que pertenezco es un poco más sentimental, pero no me arriesgo a afirmar de que los demás también lo son. 

Muchos de ellos tienen actividades y aficiones alternativas tales como tocar un instrumento, cantar, bailar, dibujar, hacer origami, etc. No te equivoques: No son tímpanos de hielo ni seres aburridos. Se entretienen y divierten como cualquiera.

Quizá por redundar el punto anterior, lo de lo expresivos, voy a hacer una pequeña comparación. Vayan ustedes a los sanitarios de las facultades de Letras o Derecho, fíjense ustedes que es prácticamente como sentarse frente al Facebook o MSN. Mientras una se ocupa de sus necesidades fisiológicas, puede ir leyendo en las puertas foros, sondeos y comentarios acerca de los mejores métodos anticonceptivos, cuál es el chico más apetecible de la base 09, qué me aconsejan ustedes chicas, dejo o no dejo al desgraciado de mi enamorado? (viene con respectiva historia) o..¿hay alguna lesbiana por ahí? Dejen su correo por favor!. Las comparaciones revelan que las mujeres matemáticas tienen, al parecer, un grado menor de necesidad de expresión (o en todo caso, un grado mayor de educación), no por algo las carpetas y las puertas de los baños lucen más pulcras que el común. 

Tiende a pensarse que los matemáticos son seres introvertidos, solitarios, "raros", lleno de tics nerviosos. Déjenme decirles que, en cuanto a mayoría, nada que ver. Existen quienes sí lo son, claro que sí, pero es también natural que en toda carrera haya seres con esas características. Aunque no deja de ser una curiosidad el hecho de que, los "mejores estudiantes de matemáticas", tiendan a reunir esos rasgos más que el promedio. En fin.

Estaba a punto de tocar un aspecto sensible, pero mejor será para después. Después de todo, creo yo, es un tema que merece ya un post aparte.

[Esta canción la escuché en la radio hace muy poco. Siempre me gustó pero nunca tuve cómo ubicarla, pues como soy un cero en inglés...Fue verdaderamente una bendición reconocer al fin al menos una parte de la letra "God is good, God is great" XD. Con ustedes, What if God one of us - Alanis Morissette]