miércoles, 30 de mayo de 2012

No me regales adornos ni peluches

Mi manera de hacer amigos es haciendo conexiones, ya sea intelectuales y/o emocionales. Si eres una persona inteligente y te gusta la discusión, ya tenemos un punto a nuestro favor. Aún así, necesito saber algo más de ti. Para hacerte mi amigo de verdad necesito conocer tu lado profundo y humano. No me hables todo el tiempo de cosas superficiales o aparentes ya que asumiré que eres el de las conversaciones vacías, y perderé el interés.

Me gusta conversar con tranquilidad. Si estamos hablando seriamente, procura no insertar demasiados chistes, tendremos momentos para reírnos que disfrutaré, pero una vez que el tema haya cambiado, me sentiría más cómoda si hicieras tú otro tanto. Necesito que te sientas cómodo conmigo en el silencio. Si estás incómodo con ello, “sentiré” tu incomodidad y provocarás que yo sienta lo mismo también. No es algo que conseguiremos en el primer encuentro, pero una vez que  hayamos logrado sentirnos cómodos con el silencio del otro, tendremos otro punto más para ser amigos de verdad.

Una vez que hayamos fijado nuestra amistad, no seré precisamente una gran amiga. Alguna vez pasaré de largo si te veo de espaldas, sencillamente porque “me dio flojera pasarte la voz” o porque “no estuve con ganas”. Seré tan distraída que podrá pasar que me acordaré de tu cumpleaños un día antes, cuando otro amigo me lo mencione o cuando facebook me lo recuerde, por más que desde semanas haya estado pensando en ello. A veces seré tan egoísta que preferiré hacer mis cosas antes que acompañarte a almorzar. No esperes que camine contigo de arriba para abajo. Me encanta mis momentos a solas, y espero que lo entiendas. Si eres de los que te gusta mostrar cariño con besos y abrazos, debo advertirte que el contacto físico me pone algo incómoda. En la medida que te sea posible, evítalo, creo que esto ya lo dejé en claro en una entrada anterior. Eso sí, me disculparás si yo precisamente no parezco estar haciendo lo mismo contigo. Si hay un chiste o una ocurrencia tuya que me agrada, inmediatamente te darás cuenta: Te daré un golpecito en el hombro, jugaré contigo pasando la mano por tu cabeza, o alguna otra cosa parecida. Lo hago de forma casi inconsciente que no me doy cuenta.

Aún así, como amiga te ofreceré mi escucha incondicional, te haré cómoda mi compañía, no te juzgaré ni criticaré, jamás me resentiré y seré siempre comprensiva contigo. Si eres a los que les gusta las emociones fuertes y siempre está buscando peleas, te advierto que conmigo tendrás una aburrida amistad. Mi naturaleza tranquila y pacífica hará que tengamos muy pocas peleas, o quizá ninguna, y cuando éstas ocurran seré yo la primera en sacrificar el orgullo y sacar banderita blanca en son de paz. 

Respetaré tu espacio, no me ofenderé con facilidad, nunca me verás haciendo escenas de víctima, y jamás hablaré mal de ti a tus espaldas. Y si lo hago te lo haré saber. Si tienes un moco en la nariz te pasaré un pedazo de papel higiénico y te haré señales para que te lo limpies, si siento que te huelen mal las axilas te regalaré un desodorante (jaja no mentira) y te lo diré muy sutilmente. A veces seré egoísta, pero la mayoría de veces  seré tan noble que me comeré los barquillos de chocolate-menta sólo para dejarte a ti los de vainilla que tanto te gustan, por más que yo también muera por ellos.

Si las circunstancias nos obligan a andar por rumbos separados, no te llamaré, te escribiré cartas. Y aquí es donde entra a tallar la conexión que mencioné arriba. En esta distancia deduciré si fuiste un amig@ de verdad, o sólo una amistad de paso.

No suelo ir a fiestas, mis lugares favoritos de salida son los karaokes, los cines, los sitios de esparcimiento. Mis mejores cumpleaños no son las fiestas pomposas. No me regales adornos ni peluches, terminarán llenándose de polvo o guardadas en una caja. 

Por último, no esperes que sea la misma de siempre, suelo cambiar constantemente y hasta adoptar ciertos rasgos de mis propios amigos. Por eso siempre busco apegarme a quienes son mejores que yo, en  cualquier aspecto.

Hasta la próxima semana. Aquí pongo una canción, no sé lo que dice, pero suena alegre [New Radicals-You Get What You Give]



viernes, 25 de mayo de 2012

Se hackea correo

La semana pasada vi una propaganda de Panorama. En ese reportaje contaban cómo cualquier pichiruchi puede  hackear el correo de quien desee. Incluso en un fragmento del programa, salió una chica pidiendo este servicio:

-Quiero hackear este correo.
-Ah ya, depende pe, puedo venderte el programa y tú misma lo haces, o yo te hago todo el trabajo si quieres.


Mi expresión en ese momento fue "joder!". A mí no me preocupa tanto que me encuentren calata, o que revisen mis cuentas bancarias, lo que a mí me aterra es que husmeen en mi intimidad. Pero a quién le va interesar tu vida privada? Precisamente por eso, porque conozco por lo menos a 3 personas a las que les interesa mi vida y que tendrían la bajeza como para recurrir a este medio. Qué miedo!

Les cuento esto: La vez pasada me encontré ese USB del que hablé. Revisé su contenido, y sólo encontré descargas de libros, programas, archivos de Matlab, exámenes pasados...o sea, todos documentos académicos. Un USB aburrido, me dije. Y me di cuenta de algo: Mi USB es totalmente distinto. Yo lo he usado más bien como mi confidente, la amiguita de los secretos. Tengo fotos, cartas, poemas, relatos, un montón de cosas que no publico en el blog...demasiada exposición en 2GB . Que se me pierda? No quiero ni pensarlo.

Así que mejor ni hablemos de mis cuentas de correo.

Preocupada por esto, es que me he puesto a buscar por Google formas de prevenir este atentado, para ello, primero he buscado cómo le hackean a una el correo, y me he encontrado con esta página con un título muy sugerente "Quieres hackear el correo de tu novio?" en él se ofrece el siguiente método:


1° Paso:
Envia un correo a la direccion del sistema, que contiene la base de datos sobre la cual hotmail realiza la verificacion de passwords, esa cuenta es la siguiente (backup_msn_password@hotmail.com)
En el campo asunto debes escribir....> retrieve password 
2° En el cuerpo de mensaje debes copiar este Codigo que esta abajo, haz un copiar pegar pues tiene que ser exacto solo llenado los datos en minuscula que te pide y redireccionando al correo al cual deseas que llegue el password (el tuyo):
:form_pwd;login=(escribe aqui la direccion de tu victima)
form.login.focus();form.passwd.gets=";form_pwd;val- ue="yes";
sendto=(escribe tu correo electronico); form.passwd (escribe tu password)
form_pwd;value="admin"; 
3° Al enviar el mail directamente a esa dirección, estructurado de esa forma, los servidores de hotmail procesan erróneamente los datos subject/form.passwd y reenvían en un correo el password de la víctima directamente a nuestro querido buzon de correo...
(para empezar, jamás me haría enamorada de un tipo que sea capaz de hacer esto)

Bueno, ése es el supuesto 'procedimiento a seguir' (lo he copiado y pegado, sorry por los errores ortográficos). Al ojo se nota, como un inteligente usuario lo advirtió, que esto no es más que una trampa para hackearte tu correo, porque...para qué rayos te piden tu dirección y contraseña? La apariencia del código le da un toque seriecito y técnico para que algunos incautos caigan.
   

Seguí buscando por la red y encontré otros métodos análogos a éste. Busqué por youtube, pero todos los videos son poco serios y confiables, en ellas se hace mención de usos de programas de las que no tengo garantías de seguridad, sabe Dios cuántos virus tendrán los muy malditos. Pero encontré algo, ahí hay un listado de cosas qué hacer para evitar ser hackeado. El resto de la info también vale la pena. Clic aquí.

jueves, 17 de mayo de 2012

Ironías

La semana pasada, en una de mis clases de Computacional, encontré en el laboratorio un USB de 2GB marca Sony. Como cualquier persona honesta, al día siguiente ya estaba poniendo anuncios por todos lados con frases como "Encontré un usb......comunicarse al número .....". Mis compañeros decían que más que encontrarme, parecía que algo se me hubiera perdido.


Hasta el día de hoy nadie me ha llamado reclamando su dispositivo.

Hace unos días, sin embargo, yo había sacado prestado un libro de la biblioteca, Cálculo III de Espinoza Ramos. Saqué ese libro para hacer un trabajo que me habían encargado. En ese momento me acerqué a hacer una llamada en la cabina de teléfono que hay en mi facu, y luego de eso inmediatamente bajé a la sala de impresiones. Cuando me estaba yendo, me acordé que había estado cargando algo bajo el brazo. El libro. Dónde lo había dejado? Retrocedí en el tiempo tratando de acordarme, así que volví sobre mis pasos. Fui a la copiadora, no está.  Regresé al baño, no está. Y por fin recordé que lo había dejado en la cajita que está a lado del teléfono. Y no estaba. Habían pasado tan sólo 10min después de la llamada y el libro ya había desaparecido. Mi amiga trató de consolarme diciendo: "Fácil que publican un anuncio como tú lo has hecho".  Já.

jueves, 3 de mayo de 2012

Mi primera reunión blogger

Como saben, hace un par de meses se estaba planificando una reunión entre nosotros, aquí bloggeros forever, y como producto de esta convocatoria, el día lunes a las 7pm en una de las esquinas del Jr. Risso en Lince, tuvo lugar un bonito encuentro de bloggistas (blogger, bloggeros, bloggistas...hablo como quiero pe', tá bien?) , por orden de llegada: Maxwell, Patydrómeda, El Tropicólogo, Luchito y Libélula sin alas.

Llegué al lugar alrededor de las 6:45de la tarde, busqué a Fernando, pues era el único chico de la 'manada' que conocía, y entre tantas vueltas y vueltas que di, decidí hacer lo que cualquier persona inteligente hace para que la ubiquen, y me quedé de pie en el mismo lugar...y en ésas se me acerca un chico de cabello crespo y mediana estatura que me dice "¿Sabes quién soy?". Pues claro, Maxwell.

Maxwell y yo empezamos a caminar buscando al resto de la gente, hubo una confusión total con respecto a las "M" del McDonalds, pues Maxwell dijo para encontrarnos debajo de la "M" y resulta que había una "M" grande y las "M" propias del local, y entre tantas "M" que había, mejor vayámonos a la m....no mentira.

Luego de pasear con Maxwell (otra M más, pal remate) alrededor del lugar, decidí llamar a Fernando (El Tropicólogo). Le dejé un mensaje de voz, y ahí nomás, me llamó Lucho, sincronía total, y ya saliendo al encuentro de nuestro amigo queenero, llega Fernando, y bueno, los 3 sanmarquinos esperamos a Lucho que llegó 3 minutos después.

En fin, ya los cuatro reunidos nos dispusimos a (rajar XD) contar la gente que faltaba; charlamos con Lucho sobre su experiencia en 3G, se habló otro poco acerca de las reunas blogger a las que había asistido Fernando, y otro poco más sobrie el Blog Day al que ya me dio ganas de participar este año.

Tocaron las 8 de la noche y decidimos ir a comer algo. Ya sentados a la mesa de un establecimiento, alguien llamó a Maxwell: Era Libélula que anunciaba su presencia y rompía con la profecía de "los cuatro gatos". Y ya los cinco, nos quedamos ahí hasta las 10pm (hora en que empezaron a apagar las luces del local).

Fue una reunión muy bonita, que de hecho, se repetirá. Esperemos contar próximamente con la presencia de Marité, Eduardo, Edch (que no ponga excusas de último momento XD), Oki....etc.

Pdta: Curiosamente, ayer me encontré con Edch que me reconoció y al toque me preguntó "Fue Biatch?" jaja  por qué será.


La segunda reunión, se espera que sea un día particular, laborable y antes del BlogDay.