lunes, 30 de enero de 2012

Mi cama huele a ti

Yo estaba haciendo la “cola” para ingresar al comedor, que por entonces estaba en remodelación, en aquél verano del 2009, y tú estabas justo detrás de mí, haciendo la misma cola que yo, con la que fue una vez tu chica. Me acuerdo haber oído incluso algo de su conversación, hablando no sé qué cosas de Dios, y yo asumí que estudiabas Filosofía, Teología o sabe Dios; no se me dio por más. Ésa sería la primera vez que sabría de tu existencia.

Momentos después E me comentaría que “aquél chico que estaba detrás de ti” era el primero de la escuela, o sea, el chico casi genio que había superado en notas a la mismísima T y al genial C, o sea, debías ser algo así como un fenómeno. Para mí eso no sería suficiente, seguro habías llevado cursos con los profes más fáciles, y hasta, quién sabe, habías llevado cursos de verano. Pero espera nomás que vengan los cursos de carrera, o sea, cuando estés a la altura de C y T, ahí hablamos.

Fue así que la primera vez que me contaron de ti dudé de tu inteligencia. Te creí tan sólo un chico con suerte, o muy aplicado, a lo más. Pero después, claro, tenías que restregármelo en la cara. Fue ese año en que coincidiríamos en un curso, y sólo así noté que había algo especial en ti. Creo que fue allí cuando me comenzaste a gustar.

Siempre llegabas tarde a clase (en aquella época yo todavía asistía a las clases), y cuando entrabas, siempre esbozabas una sonrisa para ti mismo, algo que ya de por sí era bastante extraño. Hacías ruido con los zapatos al caminar, como queriendo gritar tu presencia, como queriendo llamar la atención, y por supuesto que lo lograste, porque entonces yo ya había comenzado a fijarme en ti, casi sin darme cuenta. Pero había algo potentísimo que me había atraído más a ti: Tu olor.

La mayoría de personas tienen un olor neutro, es decir, cuando estás cerca a ellas no huelen a nada. Todos los chicos de la base eran in-oloros. Pero tú eras la excepción. Hasta mi olfato ya advertía de tu presencia antes de que entraras al salón. Era un olor fascinante, sabes, como una mezcla de menta y limón, entre lo cítrico y lo dulce. Olerte cerca me relajaba, y cuando no a veces, me excitaba. Dos años después, cuando entramos en confianza, me darías el nombre de tu colonia. Y hoy escribo esto con ese suave y  envolvente perfume entre mis manos. Hasta mi almohada huele a ti.

Durante un año, ni uno de los dos dijo nada.  Sólo una vez me preguntaste:

-Amiga, el profesor dijo algo sobre el examen? (tu voz era gruesa y varonil, pero llena de confianza)
-No, no dijo nada.
-Ah ya. Gracias.

_____

Me encanta tu sonrisa. Desde aquél entonces ya me encantaba. Era una sonrisa que tenía un poco de ángel y un poco de misterio. Cuando sonreías, tus ojitos se cerraban un poquito y podía ver un poco de destello en ellos; verte sonreír me contagiaba, me gustaba mucho.

En el 2010 yo empecé. Te mandé un mensaje a tu Face, y claro, buena onda como eres, me respondiste y me mandaste una solicitud de amistad. Así fue que comenzamos a hablarnos. Mi atracción por ti era básicamente intelectual, pero  para qué negar también la atracción física que sentía que me llevó a romper el hielo y dar el primer paso.

Con un grupo de amigos comenzamos a salir, yo te fui conociendo más y más y en ese lapso de tiempo supe que quizá nuestra amistad quedaría en eso,  que lo nuestro (mejor dicho, lo mío) no podía trascender más allá de la relación de amigos que teníamos, amigos que sólo compartían algunos gustos e intereses en común, pero nada más.

Sin embargo, confieso que me saca pica el que alguna de tus “amigas” se te insinúen tan descaradamente, que traten por todos los medios acercarse un poco más a ti. Y yo que no soy celosa, me pongo celosa, porque en realidad no quiero que te fijes en otras chicas, no quiero que salgas con otras mujeres, no quiero que te enamores de nadie más…porque me gustas. Como no te lo imaginas.

Confieso también que me ilusionas con cada mensaje que envías a mi celular, con cada coqueteo que me haces sólo por jugar, cuando me dices “no te compres esa colonia, si me lo puedes oler a mí”, cuando me sonríes, cuando me tomas de la cintura al bailar, cuando me das un beso en la mejía, cuando te acercas a conversar, cuando me miras….sin mirar; y me ilusiono contigo, me haces sonreír, me haces feliz en un instante, aunque en el instante siguiente mi conciencia le dé un cocacho a mi paranoia y me vuelva a la realidad. Porque sé, niño, que aunque siempre me trates bien, simplemente tú eres así, travieso y juguetón; que ése eres tú y yo no tendría por qué cambiártelo, jamás.

Adivino que nunca lees este blog, por más que sabes la dirección, adivino que sí presientes en algo esto que siento por ti, y adivino también que tú no sientes lo mismo que yo, pero igual quiero decirte que me gustas, me fascina cada detalle de ti, que estoy encantada de tu olor, que me atrae tu forma de ser, que tu inteligencia muy superior me excita, que cada excentricidad tuya, que en otros tal vez odiaría, me hace verte de forma especial.
Sin embargo ésta es la última vez que pienso escribir sobre ti. Ya eliminé tus fotos de mi PC.
[La siguiente canción no tiene que ver con el post, pero es mi canción favorita de la semana :) ]


martes, 24 de enero de 2012

La conjetura de Collatz.....resuelta?

El sábado llegó a mi bandeja de Facebook una solicitud de amistad adjuntada a un mensaje que decía: "Buen día, espro q me recuerdes... jeje... pues creo tener la solucion de la conjetura de Collatz ... ^^, ... recuerdas verdad.... ?". Por supuesto que me acordaba. Al toque vino a mi mente la apuesta que hace más de un año, como en juego, había establecido con un chico el año pasado. Para muestra, un botón. (Después de esto me pregunté cómo así me había encontrado en el Facebook, y la respuesta la encontré cuando revisé las estadísticas de Blogger y vi que alguien había revisado 2 veces la página de "Inicio" y "Paty", y pues...precisamente en una de ellas está mi correo. Y ya con el correo es fácil llegar a mi cuenta de Face (y osea, yo que tanto me empeñaba en ocultar mi identidad xD)

La conjetura de Collatz es una proposición aún no demostrada ( no se sabe si es verdad o mentira) proveniente del área más fascinante de las matemáticas: La Teoría de Números (algunos prefieren llamarla "Aritmética Superior"). La conjetura dice más o menos lo siguiente: Si a cualquier número natural (1,2,3.......) le aplicas sucesivamente la regla de Collatz, que consiste en, "si el número es par (2,4,6, etc), lo divides entre 2; y si es impar (1,3,5, etc) lo multiplicas por 3 y le agregas 1"......entonces, siempre, y SIEMPRE, vas a llegar a 1.
Me explico mejor: Vamos a tomar para el ejemplo el número 5. 
Ok. El 5 es impar. La regla de Collatz dice "multiplícalo por 3 y súmale 1": 3x5+1=16. Listo. 
Ahora aplicas de nuevo la regla: El 16 es par, la regla de Collatz dice "divide entre 2": 16/2=8. Ya. 
Ooootra vez, aplicamos Collaz. 8 es par, por lo tanto, volver a dividirlo: 8/2=4. 
Ajá. Ya pero espera, tovía falta pe'. Claro, nuevamente: 4 es par, entonces 4/2=2. 
Ya, y ahora? De nuevo pues, ya tú sabes, no te me hagas el loco: 2/2=1. 

Ya, ahora sí? 
Si quieres seguimos...
Ok, dale. 
El 1 es impar, Collatz dice "multiplícalo por 3 y agrégale 1: 3x1+1=4. 
4? Pero 4 ya no nos salió antes?
Ah me gusta, estás atento. Exactamente. La Conjetura de Collatz nos dice pues, que a cualquier número que tú le apliques sucesivamente esta regla, siempre vas a terminar en el ciclo: 4,2,1....Es una conjetura solamente,para saber si es verdad, tienes que demostrarla, y si es mentira, pues tírate un contraejemplo.

El problema fue planteado en 1969 pero hasta la fecha no ha sido resuelta. Como verán, lo puede entender cualquier chiquillo de quinto de primaria (no es por ofender xD) pero su resolución es una cuestión más profunda....(éste es el tipo de cosas que me hacen tener "un orgasmo mental"-como dice el Tropicólogo xD)

Ya pues, a este chico nill^xfe le aposté a una Notebook (s/1200) a quién de los dos lo demostraba primero. Y claro que me aventuré porque sabía que, siendo un problema tan conocido en Gaussianos ( y mundialmente también) que si acaso alguno lo resolviera, iba a tomar tiempo, mucho tieeempo, pero nunca imaginé que ocurriera a sólo 10 meses después (y me coge en el momento en que estoy más misia ....y endeudada, para remate) Más aún, me cogió de sorpresa porque de aquélla vez nunca más volví a tocar el tema, al menos no seriamente. Todo lo que decía era: "En mi cama voy a pensar en cómo resolver el problema, o mientras viajo en bus...." (me gusta hacer primero las cosas mentalmente), pero en mi cama me quedaba dormida primero....y en el carro también xD Y por último, en el 2011 en lo que menos pensé fue en matemáticas...así que...

En fin, cruzo los dedos para que la dichosa prueba contenga un error xD Por lo pronto le respondí y él me dijo que está en revisión así que.....ojalá que no :P

Pero si está bien, y es verdad, y la conjetura ha sido resuelta ...le daré mi Microbook (como le dice Fernando) y lo haré pasar como una minilaptop de mil, lo que costó menos de s/400 xD


[Y lo que prometí (no lo prometí pero ya), aquí les dejo una canción de Shakira interpretada por esta "melodiosa voz". Disculpen lo lento de la melodía y las largas pausas, es que no sé tocar muy bien la guitarra y me tomaba un tiempo para ubicar los acordes xD Al menos....salió algo]


martes, 17 de enero de 2012

La que se va sin que la boten….

Pasaron 5 semanas y por fin escribo (oficialmente) un nuevo post.

Dije que me iba a desconectar de Facebook y Blogger por unas semanas, pues bien, en Facebook regresé casi a las 2 semanas y en Blogger…pues ya estoy aquí. Y qué rico se siente volver.

Pasó nada y de todo a la vez. El 2011 me dejó varias sonrisas, me divertí y me emocioné más de la cuenta, aún cuando terminé siendo todo un desastre académico, porque sí, me fue muy muy mal. En marzo del año que pasó me propuse 6 metas, de las cuales cumplí sólo 2. Fue el 2011 aquél año que recordaré como el año en que “por fin me desligué un poquito más de casa” gracias al trabajo que conseguí afuera y que pretendo conservar de aquí a un buen tiempo más.

Fue el 2011 en que tuve más actividad como blogger. Conocí (en ese orden) a Ludobit, Rubén, Bellarte, Víctor, Eduardo, Mimy, Maxwell, Julián, Lucho, El Tropicólogo, Edch, Marité, Óscar…con los cuales empezó a instaurarse una amistad así, como jugando, sin querer queriendo.

En el 2011 cambié mucho, hasta demasiado diría yo. Puse el presente por encima del futuro, gasté más dinero que de costumbre, estudié menos (mucho menos) y elegí ser conchudamente feliz.

Hacia finales del año decidí hacer “un mes de silencio” para arreglar un poco las cosas conmigo misma, para definirme, para saber qué estaba siendo y qué quería ser. Y estoy en ésas.

No hice grandes cosas. Me la pasé jugando póker en el Texas Holden de Facebook, haciendo zapping en la TV: Grey’s Anatomy, The Big Bang Theory, La Ley y el Orden, CSI, Two and Half Men y House (no me gusta el personaje principal pero terminé viendo la serie por pura flojera de pararme del sillón). Escribí, toqué guitarra, salí un par de veces,  etc etc, nada muy productivo.

Y el amor? Bueno, el 2011 me dejó con la sensación de que pudo pasar algo…y al final no pasó nada. Y este 2012 tampoco se presenta muy prometedor que digamos, así que bueno, sólo esperar que Cupido  sea más buena gente y generoso conmigo.

En fin, Paty está de vuelta (….¿hay alguien ahí?)

[Interpretando a capela una canción de Laura Pausini-Sólo para masoquistas]