miércoles, 31 de agosto de 2011

Fiesta de Promoción

La primera vez que leí a Helguero fue en la Biblioteca de mi universidad cuando abrí su poemario “El amor en los tiempos del cole”, una obra poética fresca, novedosa y juvenil. Era el tipo de obra que uno no se contenta con verla, sino también con tenerla, y sí, a las finales la terminé comprando en la Feria del Libro, pero la segunda edición del poemario trajo consigo también un texto más grueso que incluía una serie de relatos amenos-divertidos-sinceros acerca de las un y mil travesías que pasan los estudiantes de la secundaria por llegar e impresionar en la última fiesta escolar.

La prosa de Helguero es bastante ocurrente, espontánea y amena que hace  bastante ligera su digestión (ya se sabe que estoy hablando metafóricamente) Me hizo recordar bastante a la voz del relato “Templado”, una obra del reconocido Jorge Eslava.

Esta colección de cuentos tiene pues como el tema en común eso, la Fiesta de Promoción. Para concebirlo, Lorenzo asume varias voces y se mete al personaje de la primera persona de lleno para desde ese punto relatarnos su experiencia. Para muestra un botón:

“Adriana se fue apagando en el recuerdo. Ahora imaginaba a Sofía montada sobre mí, felices, exhaustos sobre el mar de mi cama. En esos días de diciembre, su imagen se multiplicaba en mi memoria. Tenía que invitarla a la prom: los dos bailando, la música, la noche, un cuerpo y otro cuerpo. Pero la empresa no será nada fácil porque ella siempre mantenía su distancia cuando me acercaba para decirle qué bien había corrido la tarde, qué buena técnica la que tenía.

Con ella supe también que las mujeres son como las olas: hermosas, difíciles, perfectas. Sofía era una ola inmensa, pero había que enfrentarla. Mientras más grande y hermosa la ola, mayor la satisfacción de recorrerla.

Pocos días antes de la prom, esperé a que Sofía terminara de correr, y cuando estaba recogiendo sus cosas me ofrecí a acompañarla a su casa, si quería yo podía cargar su tabla sin ningún problema. Caminaba a su lado esperando el momento perfecto. Entonces la invité.

Ahí estaba yo resbalándome, cayéndome, mordiendo una vez más la arena.”


[Disculpen, hasta ahí nomás da la resolución de la cámara del celu de mi hermano =P ]

martes, 30 de agosto de 2011

Memorias de un Viejo Sueño

Me acabo de leer la novela que compré el mismo día de mi encuentro con Ádammo. Lo compré más que nada motivada por la lectura que hice del blog Nada en común en la que uno de sus autores, el joven de 21 años y estudiante de Ciencias de la Comunicación, Jhonattan Arriola, escribe de vez en vez. Debo decir que me gustó mucho los post que él escribe allí, no sé, sus cuentos si no son divertidos, son bastante interesantes, es casi seguro pasar un buen rato leyéndolo. Así que motivada básicamente por ese detalle, y en vista que ese mismo día él publicó en su Facebook la recomendación de su libro, pues yo ni corta ni perezosa me animé.

La primera impresión que me llevé de la obra no fue del todo buena. Para empezar las páginas 126 y 155 aparecen como hojas en blanco (no creo que eso sea parte de la historia). Lo otro es que cuando comencé a leer definitivamente ya me había empezado a desanimar, no es un libro que te atrapa desde el inicio. La prosa es bastante sencilla, tanto que mientras leía me veía reflejada a mí misma en ese estilo y no hay nada novedoso por esa parte. La historia me sonó desde un inicio a mini-autobiografía, pero bueno, de todos modos se nota que fue ‘escrito con mucho cariño’ como el mismo autor me comentó vía chat.

La obra trata de la vida adolescente de Diego Cordero, el chico que se ve atrapado en unos cuantos enredos amorosos que él deja inconclusos al viajar a Chile y que a partir de un sueño da cuenta de que tiene que dar un punto final a esas historias inconclusas en su vida que en cierto modo, no lo dejan el corazón en paz. Al intentar arreglar un poco las cosas, ya de adulto, se da cuenta que las complica aún más. El final sinceramente no me gustó, tiene un final bastante inesperado (se queda con la chica de la que habla menos en la novela) pero bueno, no siempre los finales inesperados son agradables o bien vistos por el lector.

Hasta la página 222 del libro iba aburrida de la lectura (de tramo a tramo escribía un comentario al final del libro) y fue recién en la página 323 que la cosa se puso mejor, más envolvente. Pero lástima que fue a unas 79 páginas de terminar…o sea, la mayor parte deseé que el libro se acabara de una buena vez, y no con el interés de enterarme del final, sino con el entusiasmo de quien quiere acabar con una obligación de una buena vez.

Sin embargo, me cae bastante bien el autor. Su obra no será una de las mejores que he leído pero su prosa lo revela como alguien bastante simpático, bonachón…demasiado dulce diría yo. Aunque claro, el contra de esto es que a veces el relato se torna un poquito melosillo, pero en fin, Jhonnattan aún tiene 21 años y tiene bastante tiempo para escribir algo mejor (ja, qué mala soy)

Resumen de esto, le doy dos estrellitas a la obra ;) (y ya saben qué significan dos estellitas)

Como le dije a Jhonnattan, quise comprar el libro porque me encantó varios de sus post (y en verdad, pásenlo a leer, sus cuentos son realmente buenos y su modo de relatarlos también) empecé a leer el libro con la buena impresión que tenía después de leer sus cuentos, pero la novela no llenó esas expectativas. Realmente me hubiera gustado que en vez de una novela, haya escrito un libro de cuentos. Pero bueno, igual es bastante meritorio publicar un libro a tan corta edad y sobre todo, haber tenido la determinación y dedicación suficiente para conseguirlo.

[Post post: Pero creo que ese texto introductorio en la cara reversa del libro, que es la misma frase que utiliza Arriola para promocionar su libro no dice mucho: “Memorias de un viejo Sueño  trata de lo complejo que es hacerse y dejarse querer cuando es uno mismo quien está en juego”. Lo he oído varias veces y hasta ahorita no lo entiendo]

lunes, 29 de agosto de 2011

¿A dónde vamos a parar?

Hoy suelo escribir mucho menos que antes, el tiempo que tengo libre lo invierto en ver alguna serie policial, mirar una película, seguir una novela coreana o navegar por internet. Si llego a casa y enciendo la TV, es más probable que no la apague hasta que me vaya a dormir.

Siento que mi mente anda adormecida, floja, aletargada, sin muchos ánimos de emprender alguna actividad creativa. Ya casi agradezco el hecho de no tener internet en casa, porque a menudo es más lo que consumo que lo que produzco. Si antes me la pasaba todo el rato libre escribiendo o tratando de descubrir algo por mi cuenta, ahora puedo distraerme con facilidad revisando cosas en el Facebook o siguiendo alguna novela coreana. Y cierto que todo tiene un pro y un contra, pero creo que las generaciones anteriores han tenido la suerte de no tener tantas distracciones como las de ahora.


Qué hubiera hecho Paty en la época de las 40’sin TV, computadora ni internet? Lo más probable es que me hubiera dedicado a escribir, a leer, estudiar, resolver sudokus, inventar juegos o lo que sea. Mi creatividad andaría en forma de todas maneras. Pero ahora no, con tanto entretenimiento servidito que encuentro en la tele o en la red, hasta ya me está dando flojera. Ahora hasta los chibolos no quieren jugar al lingo o a los ‘encantados’ ni al chipy taps ni a las canicas. Ahora el rey es el Play 3 y los juegos en red.  La tecnología nos motiva a ser cada vez más sedentarios, menos creativos, más consumistas y más apáticos. Y al parecer somos felices.

En un escrito anterior, “Internet nos vuelve estúpidos”,  hablaba de la (mala) influencia que tiene internet en nuestro modo de pensar. Que nos hace menos analíticos, menos contemplativos, con preferencia por la información breve y resumida, o sea, todo servido. Imaginemos que, como en la época de nuestros abues o bizca abuelos, no hubiera internet o tele…qué haríamos? Cuál sería nuestro medio de entretenimiento y en qué cosas gastaríamos nuestro tiempo? Al parecer antes, las relaciones humanas solían ser más profundas, pero ahora en algunas casas las conversaciones a la hora del almuerzo suelen ser suplantadas por el televisor,  y a los amigos con los que te ves incluso en el barrio o en la universidad, les conversas por internet.  Si antes recibías cartas escritas a mano que le daban un plus emocional al asunto, ahora si recibes un correo, a menudo se trata de un mensaje en cadena, con muchos destinatarios, o en peor de los casos, correo spam con publicidad incluida.

Podrías sobrevivir un día sin televisor o internet? Yo no, pero tampoco dejemos que eso nos inmovilice y duerma nuestras capacidades más especiales y nos convierta en sujetos alineados por la tecnología cada vez más estancados emocional y mentalmente.

domingo, 28 de agosto de 2011

Cartas que ya no enviaré

Son las 22:45 del sábado 27 y ya dentro de poco me iré a dormir. Tengo sueño, pero después de bañarme lo más seguro es que ya no. Mientras tanto, estos últimos minutos los estoy pasando aquí sentada frente al monitor centelleante (porque la energía no le llega bien, sospecho que algo malo le pasa a la compu) y comiendo galletas ‘animalitos’ mientras trato de escribir algo con sentido. En realidad tengo sueño, pero deseaba escribir algo, aunque no estoy segura muy bien del qué, es difícil decidirse con estos ojos. Me echo a la boca otro animal más. Creo que me comí un venadito. Pero creo que de eso no quería hablar. Veo que con sueño me voy por las ramas. Efectos secundarios del sueño. 

Mientras planchaba toda la tarde, se me ocurrió enviar mensajes  a  E e I. Del primero hablé ya en un post anterior, y el segundo es alguien que ‘conocí’ (sólo lo vi) en un torneo de ajedrez al que fui en noviembre pasado. Estaba pensando en enviarles un mensaje hablándoles de mis sentimientos, o mejor dicho, de mis pensamientos, porque lo que siento por ellos es un simple gusto, nada serio, pienso yo.

Así que a “E” le iba a escribir algo así:

Hola E. 

No nos conocemos, así que me presento: Soy Paty A. (bueno, ya lo dice arriba) me sirvo de este mensaje para confesarte que me gustas, que me gustaste desde el cole. No te quiero, no te amo, pero me gustaste mucho en ese entonces y creo que ahora también un poco. Tal vez te sorprenda que lo diga justo ahora cuando ‘estás en una relación’, pero lo digo por serte sincera y porque francamente tampoco tengo ilusiones contigo. Si aún te preguntas el por qué lo hago, diría entonces que es porque me puse a pensar qué desearía yo en tu situación, y a mí me gustaría que quien me quiera, deje de hacerlo secretamente, pase lo que pase, me gustaría mucho que me lo diga. Por eso decidí decírtelo a ti. Para que lo sepas. Tal vez es medio egoísta de mi parte, pero si estás leyendo esto ahora es porque ya está hecho.

Que estés bien. 

Pdta: No eres el único al que le he escrito algo como esto. Saludos.

Y a “I” le iba a enviar algo así como un:

Hola I.

Sé que no sabes quién soy, así que me presento: Soy Paty A., estudio en la XXXXX. Te conocí básicamente gracias al Facebook. Una amiga, (YY), hizo un comentario acerca de ti durante la Universiada y de pronto me dio curiosidad por saber quién eras. Te busqué en el Facebook y supe más cosas de ti que me agradaron. Voy a ser honesta contigo. De alguna forma me atraes, será tu extraña manera de ser, una muy distinta al común de chicos, o por el simple hecho que compartimos varios intereses, pero bueno, el asunto es que me gustas. No te amo, no tengo ilusiones contigo. Si digo todo esto no es para ofenderte o incomodarte, ambos no nos conocemos y es probable que nunca nos crucemos, así que todo estará bien. Pero sólo quería que lo sepas. Pensé en el derecho que tenías de saberlo porque a mí me hubiera gustado que quien quiera me lo diga también. Así que eso, te digo lo que te estoy diciendo porque sentía que debía decirlo, así de simple. Lo siento, pero es por ser sincera.

Espero no haberte incomodado demasiado. 

Un saludo.

Pdta: Es el segundo mensaje (el último) de este tipo que envío hoy día.

Y bueno, ése iban a ser más o menos mis mensajes. Pero luego me desanimé. Y si mejor no será dejarlo todo como está?.De hecho, creo que una la friega más en las cosas que dice, no en las que calla. Así que en boca cerrada no entran moscas. 

Además es un riesgo innecesario. Qué necesidad de decirlo si no pretendo nada en realidad? Por qué no seguir sus perfiles calladamente como lo vengo haciendo? Por qué no seguir siendo una observadora pasiva y nada más? Seré una cobarde, pero seré una topa ganadora. Eso.

sábado, 27 de agosto de 2011

Patydrómeda

 

Fue creado el 03 de marzo del 2010 (fecha del primer post)

Lleva 282 entradas hasta la fecha y 773 comentarios.

Estoy llegando a fines  de agosto con poco más de 100 visitas diarias como promedio.

El post más visitado es: Cuidemos el agua.

Tengo una ganancia de Adscense que asciende a la cuantiosa suma de 6 dólares!  =P

Posteo a diario, quiero mantener este ritmo hasta que por lo menos se termine el mes, pero tampoco quiero hacerlo con el ánimo de quien tiene que cumplir con una obligación o dar de comer a su tamagoshi para que no se muera de hambre. Quiero hacerlo con todo el cariño del mundo, que cada post tenga su toquecito especial. Pero esto tiene un inconveniente, y es que tampoco tengo todo el tiempo del mundo para dedicar una entrada diaria. No tengo internet, las cabinas paran ocupadas y no me vacila esto de andar programando los post.  


Es probable que comience a escribir dos veces por semana. 

_________________________________________________________

Pdta: Hace poco acabo de descubrir que Perú Shimpo (diario que circula entre la comunidad nikkei) tiene su propia página web. Pueden chequearlo desde aquí.

viernes, 26 de agosto de 2011

Sobre mí (III)

Me acordé de hacer una entrada a propósito del pedido (mandato- orden-tarea) que nos hizo Rubén a un grupo de Bloggers, y es hablar un poco sobre nosotros mismos para conocernos mejor. Bueno, la verdad que ése es mi tema favorito, porque si de mí se trata, yo tengo un doctorado en esa especialidad (quién más pues?) . Veamos:

Mi nombre es Patricia (pero me gusta que me digan Paty). El otro que no uso pero que me parece lindo es Cristina.

Tengo 21 años y estudio Matemática Pura. Nací y vivo en Lima (no pienso moverme todavía). Físicamente, cabello negro y crespo, ojos negros, estatura baja (enana diría yo) 1.48m, ascendencia japonesa (casi evidente para cualquiera que me vea). No cuelgo mi foto por, uno, mantenerme en este anonimato, y dos, porque me gusta que las personas me vean y piensen en mí no como la persona que ven por fuera sino por quien soy yo realmente. Además, al menos para mí, es divertido construirse la apariencia de una persona a partir de lo que escribe. Así que agradezcan que no les he quitado esa diversión xD.

Desde los 6 años no vivo con mis padres. Desde entonces mi hermano y yo estuvimos al cuidado de quien es nuestra mamá postiza como dice ella, y mi mamá de a de veras, como digo yo. Una tía lejana. 

Odio el queso.

Me gusta escribir, jugar ajedrez, mirar series o novelas coreanas, leer poesía, escuchar música, cantar, tocar la guitarra.

Me gusta la inca kola, el helado de lúcuma, el alfajor, los chocolates, el beso de moza, los anticuchos, el pollo broster. No me gusta el pescado (ni nada que lo contenga) y tampoco las aceitunas.

Soy  géminis. 

A veces soy muy adorable, y otras tantas soy cruel y sarcástica. No se asusten. 

No fumo ni tomo. (algún problema?)

Estuve(estoy?) enamorada una sola vez.

­­­­_________________________________________________________

Ya, creo que con esto ya acabé mi home work. Aldo, quiero mi estrellita! xD





jueves, 25 de agosto de 2011

Aclaraciones

Estaba pensando escribir “El chico del Metropolitano III” pero por alguna razón estuve postergando el post por mucho tiempo así que tomo eso como una falta de ganas. Y no pienso escribir algo sin las ganas.
Pero también tenía que decir algo, y es que “El chico del Metropolitano” sí existió, sí estuvo en ese bus, pero la última parte, la de introducir un papelito en su pantalón, nunca pasó. Eso deja por deducción que “El chico del metropolitano II” fue ficción.

Lamento la revelación tardía pero más que eso lamento no haber aclarado al momento las entradas escribiendo “cuento y ficción” en las etiquetas de cada entrada. De ahora en adelante no volverá a pasar.

El primer beso” también fue un cuento. Éste es mi blog, cierto, la mayor parte de las cosas que escribo son sobre mí, pero eso no descarta el hecho de que me puedo dar el lujo de crear un mundo de fantasías…de que de vez en cuando puedo inventarme cosas. La imaginación a veces se maneja sola.

Así que si hace tan sólo unos meses no estaba en mis planes escribir para muchos seguidores (básicamente escribía para mí) pues las cosas han cambiado, el blog se ha hecho mucho más interactivo, hay más comentarios, estoy más compenetrada a la Blogósfera, por lo cual, sólo por si las moscas, voy a escribir algunas cositas sobre mí como para los que pasen a leerme por aquí puedan estar enterados (y advertidos) sobre las cosas que escriba en un futuro sea verdad o no.

-No soy de las personas que suelen revelar sus sentimientos así nomás. En realidad no lo suelo hacer ni siquiera con mis amigos más cercanos. No es que sea una tipa cerrada, pero en cuanto a los sentimientos soy un tanto reservada. Pero hay una excepción, por escrito suelo expresar más de mis sentimientos que en persona.

-A diario puedo ver a algún chico apetecible, simpático, de la que puedo sentirme inevitablemente atraída, pero eso casi nunca significa que me esté enamorando de él. Me emocionaré, sí, pero tengan por seguro que de las miradas secretas yo no paso. No soy de acercarme a nadie por mi propia iniciativa, aun cuando me sienta atraída. No soy de las que ‘se mandan’, siempre lo dejo pasar. (Seguramente que debe ser timidez, pero bueno, eso se corrige con el tiempo no?)

-La única vez que he expresado mis sentimientos hacia alguien, es a un chico de la que sí me sentía enamorada (en verdad sólo me he enamorado una sola vez)

-Nunca he tenido enamorado. (Creo que a mi edad eso es bastante raro, hasta podríamos diagnosticarlo como algo patológico jaja)

-Y a mis 21, soy la que llaman “virgen de labios”, es decir, no me han besado ni he besado a nadie. (ya, no me miren mal)

-Por otro lado, soy de naturaleza bastante solitaria, o sea, sí, siempre estoy rodeada de gente pero me siento bastante cómoda en soledad. (Tal vez de ahí mi gusto por esas actividades que se hacen en solitario: escribir, tocar la guitarra, escuchar música, leer poesía, etc.)

-Y en consecuencia a esta tendencia al ‘aislamiento’, mi imaginación suele desarrollarse un poco más.

Ya está, con esto creo que ya pueden adivinar qué de lo que escribo será verdad y qué  me invento.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Mi semana (Del 17 al 24)


-Me comí un kilo de fresas con leche condensada.

-Ya voy tres veces (incluyendo la de hoy) que me quedo dormida en el carro y me paso 10 min. de mi paradero.

-Me dio la gripe %&#$%& . Sabes, lo que más jode (suena el pito censurador  ^^) aparte de la nariz constipada, los ojos que quieren dormir y lo cargoso que es estar acumulando bolitas de PH en bolsitas, es que…NO SIENTO EL SABOR DE LA COMIDA!!. Esto no me gusta nada. Espero que con esa partillas que me dio la señora de la Farmacia mañana amanezca de la refurifunflai. 

-Estoy empeñando los últimos billetes de mis ahorros. Si se me van esos cuatro billetes de 50 soles que tengo en mi cajón, estoy, literalmente, en el aire. Así que la idea de mi Notebook se me aleja de a momento. 

-Llevo tres días de trabajo oficial. (La semana pasada era toda de capacitación.) Estoy súper cómoda con mi trabajo de ahora, está bien, no será el mejor trabajo del mundo pero lo adoro y me alegra estar trabajando ahí. Es decir, el trabajo es muy entretenido, el jefe es bacán, la gente que trabaja ahí también, hay competencia, estoy aprendiendo cosas, en resumen, me siento bien. Hasta ahora, es el mejor trabajo que he tenido. 


-Me están llamando para dictar, pero estoy rechazando las ofertas. Pienso, me hace falta la plata, pero eso me quitaría tiempo para hacer lo que me gusta (y es ahora cuando lo tengo menos) entonces?.... no.

-Anteayer intenté renovar mi clóset (sacar de las cajas ropa propia de la estación) pero, chanfles, tres pantalones YA NO ME ENTRAN! Jaja, sé que estaba engordando, pero si la talla 32 ya no me da, sí que se está poniendo grave la cosa. (tendrán algo que ver las fresas?) 

-Resulta que había un chico que me gustaba (me gusta, no me he enamorado) pero hace varios días que lo vi abrazando a una mujer que podría ser su…madre. No era su madre por si acaso porque yo conozco a su madre, pero era la misma mujer (toda guapachosa ella, pero con una edad que podría terminar siendo hasta su abuela) con la que otras veces iba a comprar a la panadería. Y si era su tía o cosa así? No, no, nadie abraza a su tía o a su amiga así. O quién sabe? Bueno, estaba con alguien, al parecer está saliendo con alguien…o sea, no dije naa.

-Ya que entré a este tema, también (esta semana es la semana de los encuentros sorpresas y revelaciones) el chico al que le había echado un ojo (uno nomás, no los dos), un chico muy tranquilo e intelectual, tímido al parecer, de esos que tú ves y piensas ‘ah, debe ser el chancón de la clase’, pues sí, andaba de la mano con esta otra chica que debe ser la versión femenina de él mismo. Cuando nos vimos pasando(yo en dirección contraria a la de ellos) no sé por qué no pude evitar sonreír, no sé si era por la gracia que me causaba la escena, o porque era mi yo interior que trataba de somatizar mi decepción con una sonrisa…no sé, pero sonreí y sabe Dios. 

-[Nota: No tiene nada que ver con los dos guiones anteriores ni nada por el estilo] “Te va a doler” de Maelo Ruiz. Por dios, deberían darle un Oscar a mejor canción. Que no existe Oscar a mejor canción? Pues invéntelo y dénselo al hombre. Qué buina canción.

-Ayer. Ayer en el trabajo un chico pintón se sentó a lado mío. Nuestra única ‘comunicación’ fue los “salud!” que me dijo y los “gracias” que le respondía después de estornudar. Jaja.
Pero debe ser medio bruto el chico. Y no es que tenga algo en contra de los brutos, yo misma soy media bruta a veces, pero me refería a que tiene 13 en el examen de ortografía que nos tomaron. Tampoco es que tenga algo contra la mala ortografía, pero para mí una buena señal de un hombre (de una persona en general) es la calidad de su ortografía. Y tiene 13. No es como para discriminarlo de la lista, pero es un punto menos para el caballero. (xD)

Cuando se fue al baño eché una miradita al título del libro que estaba leyendo en los descansos, se llama “El aprendiz”. “Yo puedo ser tu maestra” pensé. Jaja.

-Ayer también me encontré con V.  Es un chico simpático, hablo de su carácter y físicamente también encaja en mi tipo de chico. Es cierto que nos hablamos bien poco y que apenas nos conocemos, pero quién sabe. Jaja espero que no lea esto y si lo lee se diga “no, no creo que sea yo” jaja. No, qué va.

-Seguimos pa’ lante.

martes, 23 de agosto de 2011

23 de agosto 2021

-Vivo en un cuartito alquilado.

-Soy madre soltera de un hijo (tomé un espermatozoide del banco de espermas =P )

-Terminé mi carrera, me especialicé en programación, vivo de eso.

-Alcancé mi puntaje Elo, aunque estoy por debajo de 1800

-Tengo publicado un poemario.

-Ya no tengo recortes de periódicos, todos están vendidos y/o regalados.

-Ya no tengo el bendito pito en mi oído.

-Aunque en esencia soy la misma, he cambiado mucho.

-Estoy pensando abrir mi propia empresa con mis ahorros, aún no sé en qué rubro.

-Este blog ya no existe.

lunes, 22 de agosto de 2011

¿Cómo escribir un poema?

Voy a hacer un breve bosquejo de los pasos a seguir para hacer aflorar la inspiración y pum!, atrapar el poema y lanzarte a escribir.

Para empezar el acto de escribir no es tan sencillo como parece. Podemos hablar tal vez de una predisposición especial  de algunos para con el verbo, pero por lo general hablamos de un proceso que se ejecuta con dificultad, que si se quiere hacerlo bien, requiere práctica, paciencia y disciplina.  Punto dos, no existen recetas ni manual de instrucciones para escribir, y mucho menos, para escribir un poema. Sin embargo, lo que pretendo hacer a continuación es plantear algunas sugerencias o tips que podrían servir, aunque de ningún modo debería tomarse como un ‘tutorial’. Lo que escribo a continuación es lo que más o menos me ayuda a mí, es como mi proceso creativo. Y me aventuro a pensar en que tal vez les podría servir a alguno de ustedes. (quiénes ustedes?, bueno, al que esté ahí) 

Paso 1. La chispa de la inspiración. Los escritores de verdad son capaces de sentarse frente a una hoja en blanco sin una idea en particular y empezar a escribir. Capturan una idea de la nada, del aire, de la nulidad. Yo cuando hago eso sólo escribo puras tonterías, puros monólogos, sentimientos trágicos, melancólicos o demasiado felices y alegres como para resultar entretenidos. En verdad sin la inspiración no soy nada, yo debo hervir de emoción para escribir un poema de verdad. Un poema sacado de la cabeza cae en el peligro de ser demasiado técnico o paramétrico, demasiado cuadriculado, sin corazón. Así que lo esencial es tener tu fuente de inspiración, tu muso, tu todo, esa energía especial. A mí por ejemplo se me enciende la mecha después de leer un bonito poema o un buen cuento, después de oír una bella canción, oler algo rico o de pasar algo demasiado triste o feliz. Aunque los poemas-y la necesidad de escribir en general- valga decir,  nacen de la tristeza, el despecho, la melancolía, la tragedia, la disconformidad; muy pocas veces de la felicidad.

Paso 2. Plasmarlo. Ya. Digamos que ya concebiste la ‘idea’, te encontraste con ese calorcito único, ese fuego, llama o pajarito interno a la que llamamos inspiración. El punto es cómo reflejarlo en el papel. Los enamorados pueden estar obnubilados y llenos de amor, pero no todos pueden escribirlo. Muchos podemos sentir la ‘belleza’ en algo, sentir la poesía en alguna parte de nuestra vida, pero no todos pueden expresarlo. Concebirlo es natural pero hacerlo tangible es lo que hace al artista. Recuerdo haber leído por ahí que Antonio Cisneros expresaba: “Mucha gente escucha o lee algo y dice: ‘Eso es lo que justamente yo quería decir pero no sabía cómo’ En el cómo está la poesía” O sea, en este paso hablamos del uso de la técnica. Esto es mucho más complejo todavía porque conseguir la inspiración es cosa venida naturalmente, trabajo de los dioses, de la magia de la naturaleza, pero la mejora de la técnica se logra con disciplina y paciencia. 

Si eres nuevo en esto te recomiendo leer otros poemas para que intuitivamente asimiles la forma con que otros consiguen hacer belleza de la nada, porque eso es el arte, expresar lo que tienes y hacerlo poesía, belleza, es como hacer magia. Hay muchas figuras que puedes usar, la rima (que personalmente es lo más gonzo que hay, no por algo me deprime Bécker), el hiperbatón que es desordenar las palabras (“yo botar nombre tuyo por desagüe ni dejar que fabriques con mi piel más regresos…”) , el símil (“ y el verso cae al alma como el pasto al rocío”), la repetición de palabras (“querrán matarlo pero no podrán matarlo, querrán callarlo pero no podrán callarlo”) y un sinfín etcétera. Recuerda, lee a otros para aprender, pero no para imitar.

En fin, ahora que lo pienso bien creo que no estoy ayudando en nada jajaja, a la cuenta no dije nada, pero bueno, al menos lo intenté =P

domingo, 21 de agosto de 2011

Me mudo


Bueno, en realidad ya no.


El asunto era que hace unos meses planeaba mi mudanza (salir de mi casa con una bolsita sostenida de un palo de escoba, a lo chavo) pero todo ese plan se me escapó, se fue, murió. No lo comenté aquí (me resistí a comentarlo) porque ya he tenido experiencia y creo que lo mejor es no hablar hasta cuando las cosas se den, sino no salen. Bueno, igual no se dio =(

Quería mudarme cerca a la universidad (ya había hablado con un amigo que alquila su cuarto por ahí), se lo comenté a mis amigos más cercanos y aunque la mayoría no lo vio del todo bien y le pusieron varias contras al asunto que yo no vi,  igual ya estaba decidida. En la última semana, ya a puertas de irme, se lo comenté a mi familia y todos se opusieron también, habló mi tía, mi otra tía, la tía que no me habla mucho, mi madrina, etc , etc. Mi padre fue el que dio la sentencia final: NO.NO.NO. Que no se hable más.

Qué cólera me dio. Si yo hubiera sido hombre, eso me dio a entender, sí me hubiera dejado, pero era mujer, vulnerable a los peligros del mundo, de ningún modo, me dijo, me iba a dejar vivir sola en ese cuartito con tu ‘amigo’ que no conozco ni así me lo hagas conocer (aclaro que íbamos a vivir en el mismo edificio mas no en el mismo cuarto) Simplemente te digo no ya, y no. No.

Y así habló mi padre. Lloré ese día pero ya se me pasó. Aunque la idea de mudarme aún no se me va de la cabeza.