lunes, 3 de octubre de 2011

Discovery Pornographic

[Advertencia: El siguiente texto es sólo apto para mayores de 18 (o mejor dicho, personas que tengan la madurez que supuestamente debería tener una persona de 18). Varias líneas del post pueden afectar la susceptibilidad de varias personas así que por si acaso nomás, les aviso. Aunque no sé por qué he dicho esto si lo prohibido jala y al final esta advertencia será inútil e igual lo terminarás por leer porque ya estás involucrado, pero bueno, yo ya te avisé así que no te quejes después.]

Debo empezar diciendo que preparo esta entrada desde una cabina privadísima de internet. No pondré ninguna imagen porque este blog suelo revisarlo en las cabinas de mi facu así que lo mínimo que puedo hacer es ‘guardar respeto’ y no colocar nada inapropiado, hay varios compañeros que ingresan a esa sala y no me sentiría bien mostrando un tipo en una foto con los pectorales al aire…no quiero caritas de :O Entonces, para tal efecto, he tratado de no poner imágenes ni videos sugerentes, tal vez sólo uno que otro link.

Lo que voy a escribir a continuación es bien distinto a lo que he venido escribiendo. Mucha gente probablemente se sorprenderá, y hasta tengo elmal presentimiento que algunos no van a ver con buenos ojos lo que he escrito, pero lo que más me interesa es que quien lea esto lo haga con la mente abierta, naturalidad y buen humor (y sus comentarios también).

Ok, empiezo ahora mismo. Debo confesar que desde que tengo uso de memoria, recuerdo haber sentido esta precoz fascinación por unos bien proporcionados y formados pectorales masculinos. Tengo una imagen en mi cabeza ahora mismo: Yo chiquita, cinco años más o menos, frente a la TV de la casa, a oscuras, algo de la medianoche, todos en la casa ya durmiendo, y yo viendo uno de esos tantos episodios de los ‘Expedientes X’. En ésas veo una escena: el protagonista de la serie (que para mis ojos de niña de 5 años me parecía atractivo) se saca la camisa lentamente dejando su bien formados pectorales al descubierto: Mi corazón boom-boom-boom.

Creo que fue mi primera experiencia de excitación sexual. Es decir, sentir un hormigueo, la taquicardia repentina, cierto nerviosismo, qué sé yo. Me gustó y fue por eso que al día siguiente seguí la serie esperando que el chico vuelva a mostrar su torso desnudo como lo hizo el día anterior. 

Aunque la palabra ‘pornografía’ aún no se había instalado siquiera en mi vocabulario mental , ya había visto mi primera peli porno. Fue cuando, justamente buscando un sexy streepteese masculino, me encontré con la escena de una chica montada sobre un caballero atado a una cama en cuyos pectorales (bien ejercitados, agrego) dejaba caer gotas de cera de vela mientras hacía unos movientos saltarines extraños gritando cosas igual de extrañas (para mi mente de 5 años). Lo que vi  me pareció instintivamente malo, pero me quedé viendo sólo porque el chico era guapo a mi gusto y tenía unos pectorales bien formados =P

(Aún quieren seguir leyendo?)

Cuando tenía 6 años pasaban una novela en el canal 4, “María la del Barrio”, cómo olvidarlo. Y qué creen, ver a Fernando Colunga era algo sensacional. Mis ojos de niña de 6 lo veían como alguien súper sexy. La escena en la que el muy desvergonzado se le acerca a María la del Barrio casi calato me pareció además de cómica, muy pero muy…buena :) Fue así que de pronto Fernando Colunga se convirtió en el hombre de mis pensamientos sexuales (ver la definición de la palabra sexual). Porque sí, a esa edad, ya había echado a volar mi imaginación y había empezado a recrear mis propias fantasías sexuales en la que (aunque yo nunca aparecía en ella) Fernando era mi personaje favorito. A veces era la escena de la enfermera y el paciente, en otras era el policía, o la costurera y el cliente, y etcétera etcétera. Aunque claro, todas mis escenas acababan pronto porque mi atención siempre fueron los pectorales, así que no me tomaba la molestia de sacarle el pantalón y todo lo demás. Una vez que el tipo se sacaba la camisa o el polo (estamos hablando de lo que ocurría en mi cabeza) el acto acababa. Lo hacía demasiado romántico, la verdad.  

Ya cuando iba a cumplir 7 mis padres me dejaron a cargo de una de mis tías lejanas. Mi tía sin embargo no vio con buenos ojos que una chiquita de mi edad se pusiera a ver novelas y fue así que no terminé de ver “María la del Barrio”. Sin ambargo, mi mente ya tenía recursos para seguir inventando historias y más escenas, y creando mi propio prototipo de chico, por las noches cuando no podía conciliar sueño con facilidad (sí, porque me mandaban a dormir a la misma hora de Timoteo ) armaba una escena, un streepteese mental. O sea, tenía noches muy entretenidas. 

Debo confesar que a veces intuía que lo que estaba haciendo (mejor dicho, pensando) era malo, y malo  sobre todo por mi edad. Que yo no era normal, que en vez de estar pensando en la cocinita o en la muñecas como todas las demás chicas de mi edad, echaba a volar mi imaginación con pensamientos de adultos…así que al mismo tiempo me sentía mal por lo que hacía y le pedía a Diosito que me ayude , que cambie mis deseos por uno más normales y me conviertan en una niña más niña para ya no ser como era, porque como era, me asustaba un poco a mí misma. Fueron muchas las noches en la que trataba de hacer abstinencia, a veces lo lograba, otras no. Cuando no me resistía a mis deseos de tener esos pensamientos de vuelta me volvía a sentir mal, me hallaba a mí misma como un fenómeno, y me ponía a llorar. A veces me decía a mí misma que ya no iba a pensar más en ‘esas cosas malas’ pero a la noche siguiente ya había roto esa promesa por enésima vez. 

A veces, también, pensaba que mi mamá se había equivocado o me había mentido, y yo en verdad tenía más edad de lo que supuestamente me decían que tenía. 

Pasó el tiempo, y como les decía, mi tía no me dejaba ver novelas, me mandaba a dormir antes de las 9 de la noche y  había un solo televisor en la casa, no tenía opciones.

Cuando tenía 12 años (o 14?) empecé a ver en secreto, valga la redundancia, “Secreto de amor”. Lo hice porque el protagonista, Jorge Aravena, por todos los cielos, había salido con su cuerpazo de adonis en una propaganda. La novela justo la pasaban cuando mi tía hacía su siesta después del almuerzo, y es ahí a donde yo aprovechaba para prender la tv (que para colmo hacía un ruidito al encenderse) con mucho cuidado y lo apagaba cuando sentía los pasos de alguien aproximándose. Cada episodio de la novela implicaba diez corridas, veinte prendidos y pagados de tv, cien taquicardias en el corazón y los cinco sentidos alertas. Fue la novela con más emoción que había visto en mi vida xD. Jorge Aravena era el prototipo de hombre ideal para mis fantasías sexuales. (para mi gusto de ese entonces). Quiero decir, tenía  cara de niño bueno, los pectorales en forma y un rostro atractivo, muy varonil. 

Sin embargo pasó más tiempo y yo seguía satisfaciendo  mi apetitos por ver buenos pectorales sólo con mi imaginación. Hasta que cumplí los 18 y oficialmente ya era una chica mayor que podría atribuirse el derecho de ver películas para adultos y alguna pornográfica, tal vez. Sin embargo mi interés no era la pornografía, sino los strepteese. En las películas porno van directo al coito, pero a mí me parecía más excitante y romántico en cambio los juegos y rodeos que se dan antes de sacarle la camisa o el polo al caballero en cuestión.  Ver cómo se van desabrochando uno por uno los botones de una camisa mientras se va dejando al descubierto unos bien formados pechos masculinos, definitivamente es hablar de otra dimensión. 

Pero bueno, en la TV no pasan muchos strepteese, lo que es más común en cambio son las películas porno a medianoche. Y si una está con los deseos a flor de piel de ver algo que sacie las ganas…pues va a lo que encuentra a la mano. Y así empecé a conformarme con ver eso. Lo malo de la pornografía por ejemplo, es que a veces no encuentro lo que busco. Los actores la mayoría de veces no tienen el rostro que a mí me gusta, o sea me refiero a ser simpáticos, guapos. Por lo general se contentan con un buen cuerpo y ya (aunque a veces ni eso). En otras los hay con tatuajes…(sin comentarios) y en otras el chico tiene el pelo largo….(puáj). Si quiero poner contenta a mis ganas, mínimo un caballero bien afeitado y depilado, con un rostro a lo, a lo…ahí está, Jorge Luis Pila o éste otro que acabo de ver...en fin  con cara de niños buenos, no con la cara de pervertidos sexuales que por ahí suelen poner. 

Otro punto es que al parecer los camarógrafos,  guionistas y directores de estas pelis son varones en su mayoría y le prestan más atención al cuerpo de ella, quien se roba prácticamente todo el show. Y yo me aso de ver tanta teta en una misma película. Ya! Que ponchen al caballero, por favor!! Es en vano, están  tan concentrados en enfocar a la chica que la vista del hombre es sólo un segundo plano. 

En fin. Lo otro es el coito. O sea, está bien, es porno y no hay por qué ser romántico y preocuparse por desvestir suave y lentamente, ok, podemos ir directo al grano, es decir, coito y nada más, y te puedo pasar esto de ver a una chica que le está besando los genitales al otro o en viceversa, o que ya, el sexo (que realmente no se llama así) sea por atrás, ya, pasable, pero…que entre un tercero??? Tres personas en un acto es sólo de dos?? Muero. 

Y aquí viene lo peor (y es cuando cambio de canal), dos chicas….haciéndolo? Eso sí me parece repugnante.
En fin, son cosas que pasan dentro de una película pornográfica, por eso es que yo prefiero los strepteese que sí encuentro en Youtube generalmente subido por chicas que van a Nighclubes “sólo para mujeres” o Despedidas de Solteras. 

Sin embargo, a veces no puedo ver ni descargar estos videos ya sea por el corto tiempo que estoy en una cabina, por la falta de privacidad de ésta (a mí me da roche mirar estos videos a vista y paciencia de tutilimundi, uno por respeto y lo otro porque en el fondo me importa el qué dirán) y entonces tengo que buscar cómo mirar algo en la casa, y la única opción que me queda es tener la esperanza que mi tía se vaya a dormir temprano y me deje hasta la medianoche de un sábado o un domingo viendo la tele, cosa que sucede muy esporádicamente y con mucho esfuerzo. Porque, vamos, tampoco es que yo vaya muy campante y le diga: “Tía un favor, voy a quedarme hasta poco más de la 1 de la mañana porque tengo que ver alguna película pornográfica para deleitar mis sentidos que me piden ver unos buenos pectorales masculinos”. Noo, no manches. 

Post post 1: Ok pero tampoco es que sea una monce que se conforme con la quitada de camisa y ya. Con el tiempo no te contentas sólo con eso, luego esperas ver la cosa que hay debajo del pantalón, y después qué hay debajo del calzoncillo…y así sucesivamente =P Debo confesar que, no sé si por curiosidad o porque ya me estoy convirtiendo en una mañosita, me gustaría ver en ropa de Adán al tipo, sin que censuren esa parte del desnudo =S

Post post 2: Mientras escribía esto me acordé de algo,  de un interesante diálogo de “Los ojos de mi princesa”. Creo que tiene algo que ver con este post:

-Mamá, yo no soy un pervertido, pero…lo que acabo de descubrir …no entiendo por qué me atrae tanto. Aunque sé que está mal, me gustaría ver más…¿es normal?

-Sí-se llevó una mano a la barbilla para acariciarse el mentón con gesto de profunda pena. Luego agregó- Alguna vez leí que los adolescentes son como náufragos con sed.

-¿Cómo?

-Imagina que los sobrevivientes de un naufragio se quedan a la deriva. Después de muchas horas, el agua del mar les parece apetitosa. Quienes la beben, en vez de mitigar su sed, la aumentan, al grado de casi enloquecer, y mueren más rápido. La pornografía, el alcohol, la droga y el libertinaje sexual son como el agua del mar. Si quieres destruir tu vida, bébela…

-No quiero destruir mi vida. ¡Pero tengo sed!
 -Encuentra agua pura.
-¿Dónde?
-Pide que llueva.
.¿Cómo?
-Busca el amor.

 [Ésta canción no tiene mucho que ver con el post pero me encanta,  la tengo siempre en mi lista de canciones del Mp4.]


(este post tiene relación con algo que ya escribí antes: http://patyna127.blogspot.com/2010/04/travesuras-hormonales.html )

17 comentarios:

  1. ¡Ohhhh!

    La curiosidad de cuando uno es niño. A tí te atraían los pectorales, a mí los senos x) Recuerdo que de niño y hasta púber pasaban un programa llamado "Cueros" a la medianoche y era un claaásico que los púberes de fines de los 90s y hasta 2001 nos quedásemos hasta tarde para verlo, aunque yo era más vivo y ponía el timer de mi VHS xD

    También recuerdo que por breve tiempo hubo un programa en ATV llamado "Noches de Badani" xD en el que el susodicho daba consejos de sexualidad y yo tomaba nota (mentalmente) para cuando llegara el momento xD Después pusieron cable y empecé a ver "Noches de clímax" en Cinemax :) Parece que es una etapa que se da paralelamente en todos los hombres, porque yo pensaba que el programa era caleta y al final descubro que la mitad más uno de mi salón del colegio también lo veían xD

    Son etapas que uno pasa, la época de la curiosidad de niño y posteriormente con más fuerza la de adolescente. Personalmente creo que es comprensible cuando ves pornografía hasta determinada edad, porque estás buscando conocer, etc, pero si alguien llega a la adultez media viendo habitualmente esas cosas, aaala, no sé qué pensar x)

    Muchos saludos Patydrómeda (:

    ResponderEliminar
  2. YA NO TIENES SECRETOS.... Pues mmmm no vayas con el psicologo a hablar, ponerlo en tu blog es mejor terapia.

    ResponderEliminar
  3. tuve una ereccion leyendo tu post... o sea que me gusto mucho ;)
    buena semana, paty

    ResponderEliminar
  4. Coincido con EL Tropicólogo jajaja, firmo totalmente sus palabras.

    Y bueno, Paty, siempre puedes recurrir a algún programa nocturno de ATV xD

    ResponderEliminar
  5. Ludobit...... WOW QUE EXPLICITO!!!!! Demn

    ResponderEliminar
  6. Ohhh pequeña, eres tan parecida a mi chica, a veces me da ganas de contarle de una vez de mi blog para que así te conozca y se de cuenta que no es la única que tuvo ese tipo de experiencias.
    _____________________

    Leer este post como que me puso medio... mm... tú sabes, lo dejaré como "me hizo extrañar a mi pareja".

    Tengo tantas preguntas pero creo que este no es el medio indicado para abordarte, al rato te vuelvo a preguntar tu horario por Facebook. Un beso, traviesa jeje.

    ResponderEliminar
  7. Hola Paty:
    Que culpable ni que ocho cuartos, esas cosas son normales, solo que la iglesia católica o la que fuere nos hace sentir mal. ayyyyy si te contara las cosas que he hecho yo, si te contara Paty...
    Pd.- ese nombre que le has puesto a tu post me ha traído problemas, en la mañana quería comentar y no podía. En el trabajo han bloqueado los accesos a ciertos links que contiene palabras como "porno" o "triple x" o algo parecido.

    ResponderEliminar
  8. No es "instintivamente malo" el que hayas creído que lo que viste era "malo"… el instinto no es malo sino que nos lo han hecho creer así.
    No fueron "cosas malas" ni "malos" pensamientos, fue natural; la clasificación "malo" es aprendida, es una mala herencia manipuladora así que todo lo que viviste y la vida te presente, está bien si lo vives sin complejos, prejuicios ni estereotipos mal aprendidos porque la vida se trata de aprender de las experiencias así, vivirás feliz.

    ResponderEliminar
  9. Hola Paty,
    Ahora ya puedo abrir los ojos ;)..
    Lo que te pasó fue lo más natural del mundo.
    Digamos que algunos tienen esa curiosidad sexual más jóvenes que otros.
    Yo comencé aproximadamente a los 5 años (Chócalas!) con el personaje Atreyu de "La Historia sin fin".. me gustaba demasiado (especialmente el pelo largo) y me asustó porque nunca había sentido ese tipo de atracción..era una enana de 5 primaveras :).
    Después desarrollé gusto por ver desnudos televisivos, me daban muchisima curiosidad..pero creo que me sentía más atraída porque me lo prohibian..si los adultos tomaran las cosas más naturalmente nos evitarían varios dilemas.
    Durante mi niñez y adolescencia pensé siempre que lo que hacía era malo, igual que tú pedía perdón y me sentía medio culpable...porque mis padres son de la vieja escuela, esa de "de eso no se habla en esta casa..y punto".
    En su momento vi pornografía, porque también me parecía prohibida...y eso me emocionaba!.., pero parece que las XX solo van dirigidas a varones...a mi me gustaba ver más los previos ;)..y ellos van de frente al grano.
    No te diré que me he convertido en monje tibetana..ni en monjita de la caridad..pero creo que ya quemé esa etapa en que no me perdía la porno de turno por cable XD... Lo bueno es que dejé de sentir culpabilidad o verguenza por algo que es natural.
    Muchos piensan que las mujeres no nos sentimos "hot" con algunos estímulos visuales...como los varones, no es exactamente igual, pero nos pasa.
    Te diré que me atraen muchisimo los Striptease..el que me parece increiblemente varonil y sexy fue el de Rain durante una entrega de premios en Korea...creo que lo vi unas 200 veces por youtube ;).
    La sexualidad existe y somos seres sexuales de nacimiento, eso sería motivo suficiente para poder sacar estos temas con libertad.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Vaya que fuerte... o.O. xD
    .
    .
    .

    Pues que leí la advertencia y me ganó mi propia curiosidad. Creo que lo que te ha pasado es tan normal como comer o dormir, no le veo el lado malo o bueno, es normal simplemente. Aunque claro si vienes de un hogar un poco católico, o whatever you believe, entonces quizá haya un conflicto pero, leches que más da, no se puede ir contra la naturaleza. Y es más hipocresía que otra cosa.:)

    Ha, y bueno el porno, yo diría que lo que se ve ahí, más que amor es sinceridad. Y a algunos nos hace falta bastante sinceridad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Paty. Muy bueno tu post.

    Como han dicho los que me han antecedido, es normal y no tiene nada de malo que a esa edad uno haya pensado ese tipo de cosas. Todos tenemos nuestras debilidades que nos hacen tambalear en algún momento y por las que nos convertimos en "osos". Mientras uno no haga daño a nadie, hay que vivir y dejar vivir.

    Te mando un abrazo de oso.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  12. Paty después que Ludobit comento que tenia una erección después de leerte, no imagino que haría si les cuento mis cochambrosos"sueños eróticos"... va mas alla de un pecho hermoso y porno a la media noche.

    Pd. mucho detalle pasaste de ser la "pequeña ¨Patito" a la "Sexi Paty depravada"

    ResponderEliminar
  13. Me extendí bastante verdad!? XD. Me gustó el tema que trataste y la forma en que lo trataste, quizás porque me hubiera gustado tener el empuje suficiente para hacerlo yo misma ;). Eres una valiente y precursora en este mundillo de tabues y miedos :).
    Si puedes y lo encuentras dale una miradilla curiosa al video de Rain..No te arrepentiras!! ;P.
    Salu2

    ResponderEliminar
  14. Sorry. Es broma noo diré esa palabra en frente de los niños. Aparte tienes programación familiar y pones este post, nos da un poquito de libertad. Lo siento me disculpo, lo menos que quiero es ofender ya sabes que comento así de loca.

    ResponderEliminar
  15. Te estaba escribiendo en hotmail y Facebook y nada..jum! :( jajajaja

    ResponderEliminar
  16. Qué buena entrada! Llegué aquí después de leer un cuento de Ludobit y la verdad me he enganchado de principio a fin. Genial relato, qué manera de alterarme las hormonas con tu prosa!...Es un hecho que volveré más seguido!

    ResponderEliminar