domingo, 14 de agosto de 2011

Quiero todo y no quiero nada

Cuando tenía diez años me enamoré de las matemáticas, o mejor dicho, me enamoré de las competencias de matemáticas, las medallas y diplomas, de los reconocimientos en público. No era algo que expresara abiertamente tampoco, pero me encantaba ser siempre la primera en llegar y gracias a ser una estudiante aplicada cumplí con mis caprichos y engreimientos durante mis (casi) diez años del cole. Es tonto, lo sé, pero era una niña pues, seguramente suplía mi falta de cariño a mí misma tratando siempre de diferenciarme académica e intelectualmente ante los demás.

A los once ( o antes, no recuerdo bien) me gustaba mucho el fútbol-aunque esto es bien largo que ya hablaré de eso en otro post aparte-.

A los doce me enamoré del ajedrez cuando vi una partida de Kasparov con la súper computadora Deep Junior en el periódico. Descubrir por mí misma las leyes y nomenclaturas del ajedrez que me hizo descubrir una faceta aislada en mí, la de autodidacta, y como antes, eso acrecentó un poco mi ego así que le agradecí al ajedrez dedicándole varios meses de mi vida. 

A los trece debido a un triste episodio sin querer queriendo me refugié en la psicología. Casi me obsesioné con ese tema, me compré los libros de Freud , leía artículos sobre Jung y me vacié toda la biblioteca de mi tía devorando todos los relatos y artículos que hablaran mínimamente sobre enfermedades mentales, psicoanálisis o parapsicología. Le agarré cariño a Vang Gogh y al poeta maldito de Rimbaud. Ellos eran unos locos e incomprendidos y yo me sentía como uno de ellos. Digamos que fue la época geek de mi vida.

A los catorce comenzaría a escribir en un diario. No era diario propiamente (porque eran las hojas que le sobraban a mis cuadernos escolares a fin de año) pero escribía a diario y puedo decir que se llamaba diario. Fue una época bastante intensa, por así decirlo, todo lo que vivía lo escribía, y aunque no aprecio el modo con que escribía, yo escribía, y lo hacía como loca, compulsiva y casi obsesivamente, no paraba ni un día, llevaba una hoja en blanco y un lapicero a todos lados. Fue la época más egocéntrica y reservada de mí misma, y aunque tenía  amigas, no me sentía más cómoda que frente a mi diario, mi compañera, mi verdadera ‘amiga’.

A los quince continué escribiendo. Luego retomé mi lado matemático, mi antiguo amor que yacía dormido pero que nunca murió. Eso sí me duró por bastante tiempo, todo lo que veía a mi alrededor era la belleza de los números, más aún, de los números primos. Estaba tan enamorada de estos primos que me hubiera casado con ellos si me lo hubieran pedido jaja. Era mi droga, no pasaba un día sin que no pensara en ellos, sentía una belleza en las relaciones numéricas que me daba fuerza y me inspiraba. Gauss, Euler y Fermat (sobre todo él) eran mis héroes.

A los dieciséis continué escribiendo. Ya escribía poesía, aunque parece que mi gusto por ella ya había nacido a los catorce.

A los diecisiete sin novedades. Excepto que no me acuerdo cuándo empezó, pero me di cuenta que me gustaba cantar.

A los dieciocho comencé a hacer origami.

A los diecinueve, como siempre, seguí escribiendo. Me atrajo la programación por un curso que llevé en la universidad. Me compré mi guitarra y tuve un par de meses en un curso básico.


Y a los veinte…me di cuenta que me gustaba todo y nada :(

Ahora, sentada en mi (nuestro) escritorio tecleando y escuchando el OST de una novela coreana, me he puesto a pensar qué es lo que me gusta hacer pero con una pasión al que le salten chispas, que haga fuego en el aire. Y me he dado cuenta que quiero todo y nada. Por una parte existe una Paty en mí a la que le gusta la música, que no deja un solodía de escucharla y a la que le fascina oír canciones a todo volumen. Está mi lado musical que me lleva a tocar la guitarra y la flauta y a cantar baladas a voz en cuello por toda la casa. Por otro lado, está mi yo matemático que aún se empeña en hacer algún teorema y encontrarle el sentido a las diferenciales y derivadas. Tenemos asimismo mi yo literario al que le gusta leer cuentos y poemas y que no puede vivir una semana sin escribir; ese yo que por cierto es la que ocupa más tiempo en mí. Me gusta el ajedrez, me gusta jugarlo también en torneos y hasta ya he viajado una vez gracias a él, me gusta el ajedrez para jugarlo con alguien, con Fritz o con Chessmaster pero jugarlo al fin.

 

En resumen, me gusta el origami y me gustó por buen tiempo pero duró contados días nada más. Me gusta el ajedrez, he ganado pequeños premios y medallas pero no me he convertido en una ajedrecista profesional ni tampoco me veo estudiando partidas, mi ‘pasión’- sólo se presenta cuando hay un evento en especial. Me gusta las matemáticas, es una pasión que duró años y que me empujó a verla seriamente como carrera profesional, pero aunque la quiero mucho y la estudio ahora  no me moriría por ella. Me gusta la música, toco música (aunque mal pero la intención va) canto y bailo a solas pero eso no me ha llevado a meterme a una academia de arte o involucrarme a una casa disquera o proyecto musical, y aunque me agrada la idea aún no he compuesto nada por mi cuenta. Me gusta la poesía y ahora último los cuentos, escribo poesías y también cuentos, pero eso no me ha dado la determinación como para dedicar toda mi vida a escribir. O sea, me gustan muchas cosas, pero ninguna de ellas me llena por sí sola. Me duran por momentos, por épocas. Ahora escribo, la mayor parte de mi tiempo la dedico a escribir, tengo varios meses en esto, pero vamos a ver cuánto dura. En fin, me gusta todo y a la vez nada. Supongo que no todo puede ser color de rosa.

[En las fotos, ahí tienen mi querida guitarra, la que compré en la plaza Bolognesi el 13 de febrero del año pasado (jaja me acuerdo todo). La segunda es mi colección de ajedrez]

9 comentarios:

  1. Querer todo y nada ,es algo que expresa que eres una persona llena de inquietudes y que una sola no te llena y eso te ayudara a ser mejor persona,y a estar más segura de ti misma y poco a poco si te dejas guiar por los sentidos te darás cuenta la que más te atraiga y te llene te ayudara a conocerte a ti misma y a sentirte más llena,menos dependiente de la aprobación de los demás,por eso,te doy un consejo se sincera contigo misma y no te quieras engañarte,pues engañarse solo lleva a dar vueltas en circulo sin llegar ha ningún sitio,pero si admite tus errores y los intentas rectificar en la medida que puedas te llegarán a aclararte las ideas y a encontrar lo que busques aunque no sepas bien lo que quieras,pero si sabes lo que no quieres descartando te darás cuenta de lo que si te llena y te hace sentirte mejor contigo misma,y al final veras como te encuentras a ti misma,siempre que nos sepas para donde tirar tira para lo que tus sentidos te hagan creer que puede llenarte y sentirte mejor contigo misma.
    Perdona por todo el royo que te he contado es por si te sirve de orientación,pues yo lo he seguido y cuando me van las cosas no muy bien llego ha encontrarme a mi mismo y a superarlo.

    ResponderEliminar
  2. Ammmm... No estoy precisamente seguro de qué decir pero creo que está bien que te gusten michas cosas, como que no vas a estar aburrida ni un minuto, siempre va a haber algo que te llame la atención y que disfrutes. Suerte y muchos éxitos n__n.

    ResponderEliminar
  3. vaya, tenemos varias cosas en comun, las matematicas, el ajedrez, la guitarra, y escribir por supuesto. espero que entre todo lo que te gusta encuentres una que te guste mas y te especialices en ello, al menos laboralmente la especializacion es lo mas importante. un abrazo, paty :)

    ResponderEliminar
  4. SI QUIERES COLECCIONAR AJEDRECES DE VERDAD, BUSCA LOS TEMÁTICOS: STAR WARS, SIMPSON, ZOMBIES Y OTROS, TAMBIEN MARIO BROS... SON CAROS PERO SÍ SON COLECCIÓN Y ES GRATO, ENTRETENIDO Y HASTA EMOCIONANTE VERLOS UNA Y OTRA VEZ.

    DE LA ARQUITECTURA PASÉ A LA PUBLICIDAD, LUEGO ME DEDIQUÉ AL ARTE Y HOY, A ESCRIBIR. TODO ES CREATIVO PERO SON CAMPOS DISTINTOS.

    LA VIDA SE TRATA DE HACER Y HACER, Y HACERLO CON GUSTO, ES DECIR, DIVIRTIÉNDONOS Y NO HAY MÁS, O SEA, ESTAMOS AQUÍ PARA DISFRUTAR DE LA VIDA, PARA VIVIRLA (ESTO LO ENTENDÍ HACE POCOS MESES).

    NO HAY OBJETIVO DE VIDA (PARA EL UNIVERSO) SINO VIVIR Y GANAR EXPERIENCIA POR ESO ES QUE CUANDO SE ME OCURRE UNA IDEA, LA EJECUTO VARIAS VECES DE FORMA DISTINTA HASTA QUE ME INTERESE OTRA COSA.

    ASÍ SEGUIRÉ PORQUE DE ESO SE TRATA EL ÉXITO (Y NO DE ACUMULAR COSAS O DINERO, MENOS PODER Y TAMPOCO DE RECIBIR APROBACIÓN NI ACEPTACIÓN POR HACER "LO CORRECTO" SEGÚN LOS DEMÁS)... EL ÉXITO VIENE DE SEGUIR NUESTRO CORAZÓN -INTUICIÓN- Y NO ES COMO CREEMOS QUE ES (EL ÉXITO).

    ResponderEliminar
  5. MIguel: Intentaré encontrarme a mí misma como dices (aunque creo que ya me encontré xD) pero lo tomaré en cuenta siempre. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  6. Víctor F.: Creo que tienes razón, supongo que, como Chavo, también hay que mirarlo por el lado amable ;)

    ResponderEliminar
  7. Ludobit: Como siempre tan puntual...exacto, a eso quiero ir, que para trabajar en algo necesito una cosa muy específica, no puedo estar tirándome para todos los lados. "El que me mucho abarca poco aprieta".

    ResponderEliminar
  8. Víctor: Jaja ta interesante lo del ajedrez, aunque eso me va a costar más que mi vida xD Pero la verdad, creo que eso sí es ser un buen coleccionista no como los ajedreces de 5 soles que tengo yo =D

    Por un momento también creo en lo que dices, que sólo debemos seguir lo que nos dicta el corazón,pero de pronto está el hecho que de tantas cosas que haces te distraes con facilidad y no haces muy bien nada. En estos momentoos busco esa cosa a la que quiero dedicarme seriamente, y tomar el resto sólo como un pasatiempo, pero hasta ahora todo lo que hago lo hago como si fuese mi pasatiempo, nada va en serio.

    ResponderEliminar
  9. Ah, saludos y abrazos a todos =)

    ResponderEliminar