lunes, 1 de agosto de 2011

La Feria Internacional del Libro

Contra todo pronóstico y con un plan recontra improvisado (no sé por qué tengo la costumbre de pensar que las cosas planeadas a último minuto salen mejor =P ) fuimos S. y M. y yo a la feria de la Av. Salaverry. Me compré un par de libros de poesía: "Puerta Azul" de Percy Taira y "Ritual de los prójimos" de Renato Cisneros, y un libro que es una suerte de dos en uno: "La fiesta de promo" (cuento) y "El amor en los tiempos del cole" (poesía) de Lorenzo Helguero. En fin, toy feliz con mis recientes adquisiciones. Casualmente me encontré con una compañera del cole y luego de actualizar nuestras vidas, me enteré que está estudiando traducción de alemán y francés. Cosas que una se llega a enterar de una compañera a la que no veía en meses a pesar que vivimos en una distancia que puede ser superada tomando una moto de s/1.00, pero en fin, pensar que en el colegio éramos algo más cercanas y ahora que cada una tomó un rumbo distinto como que nos hemos alejado bastante de la relación amigas que teníamos en aquella época. Creo que la vida es así, te acerca  y te separa después y al final todo se olvida y sólo se quedan aquéllos que de verdad te dejaron una huella. Y puede ser además que yo soy una ingrata que olvida con facilidad; tal vez los amigos que tengo ahora los 'desplace' por otros que encontraré en el trabajo o donde quiera que se encamine mi vida después. Tal vez me vaya de viaje y a lo mejor me olvide de todo lo que dejé aquí, la memoria es frágil y todo lo olvida y aunque la gente suele decir "amigos por siempre" creo que todo es un período, todo se vive por momentos y lo que hoy es una vivencia cercana se vuelve recuerdo después pero ya nada es lo mismo, nada es lo mismo.

En juin, estoy media rara, tengo unas ganas de irme a Starbucks, lo jodido del asunto es que ya son las 5:45 pm y calculando las horas no tengo más tiempo, pero una siempre debe tener tiempo para hacer lo que le gusta y lo que quiere hacer, pienso, y en realidad puedo ir ahorita mismo si quiero, pero ya es tarde y mi tía me mandará un resondrón de diez kilómetros si llego más tarde, así que no, mejor retengo mis ganas y mis impulsos de hacer lo que me da la gana y me conformo con un cafecito y mi paquete de galletas en la mesa de mi casa, y tal vez espero mañana a ver el mar, mañana, sí, mañana puede ser. Mañana tengo examen pero qué importa, mañana voy a ver el mar.

2 comentarios:

  1. sobre la feria, he ido pero no se si ahorre plata o la perdi, porque los libros que compre en oferta en el primer dia de feria, ayer me doy con la sorpresa que les han aumentado el descuento. que piña soy.
    amen a "uno siempre tiene que tener tiempo para lo que le gusta y quiere hacer". un abrazo, paty :)

    ResponderEliminar
  2. Pues sí Ludobit, los libros siempre están en una mejor oferta en los últimos días, mejor si es el último, aunque la cosa arda de gente.

    La frase la oí un par de veces e intuitivamente la tengo bien presente, pues... para eso es el tiempo que tenemos no? sino, qué es la vida?

    Un abrazo también Ludo.

    ResponderEliminar