domingo, 7 de agosto de 2011

Cinco curiosidades de la semana

La llamada a los gatos


En la panadería por cada molde de jamonada que se despacha siempre se tiene un cabo y rabo sobrante que todos los animales que hay (tres perros, tres pericos, una tortuga, un par de loros -que actúan como perros- y cien mil gatos) aprovechan bien. Cuando es la hora de la ‘repartición’ mi tía o quien quiera llama desde el jardín a todos estos animalitos (los perros y gatos) y comienza a distribuir la sobra de los embutidos entre todo este-no tan pequeño- grupo de criaturas. Esta última vez me tocó a mí hacer tal tarea, y desconociendo el sonido onomatopéyico para invocar a los felinos (a los perros los llamo por su nombre, pero los gatos son tantos que ni modo) empiezo yo a maullar: miauuuu, miauuuu, miauuuu. Nada. Ni un solo felino. Decidida a no abandonar mi empresa, hago un segundo intento: Michi michi michi….. Nada. No me rindo, yo sigo: Minino minino minino…y ni uno solo. Recuerdo entonces el modo de cómo los llamaba la señora R., quien por ser sordomuda y no poder hablar (¿?) convocaba a los gatunos con un biiiiiiiiiiiiii biiiiiiiiiiiii. Juzguen ustedes pero a que surtía efecto, surtía. Yo entonces hago lo mismo: biiiiiii biiiiiiiiiiiiiii, y coño, nadie asoma.

Anoche acabo de oír a mi tía: “Ñongo ñongo ñongo…” y tú vieras, los gatos empezaron a salir de todos los rincones, las madres gatas abandonaron a sus crías, el más perezoso se desperezó de un salto y de pronto toda la congregación gatuna de la casa apareció en el jardín mirando con ojos de gato la mano de mi tía, a la espera de recibir su ración de chicharrón de prensa o jamón del país.

La culpa es del pokeke (o la ropa)

Voy caminando por la avenida de mi barrio comiendo un pokeke (ese kekito rico que parece chocman y que viene con unos stickers coleccionables del chavo del 8), ya me he comido uno, me estoy comiendo otro y encima traigo otro más en uno de mis bolsillos; en ésas una de las chicas que conozco me saluda a la volada y me dice sonriéndome: “oye, no comas mucho chocolate, estás engordando” ¿Yo? Debe ser la ropa, seguramente. Sí, siempre es la ropa.

Geometría Diferencial

No llevo estudiando ni cinco minutos cuando de pronto me dan ganas  de bailar al compás de Ghost (o “Melodía desencadenada”) Al minuto siguiente me entran ganas de comerme una hamburguesa y al minuto siguiente ya he guardado todas mis cosas y me voy en dirección al cafetín de Economía. Así cualquiera estudia.

El chico de veinte a lo más


Entra un chico a la panadería con su padre, no soy buena calculándole la edad a las personas pero le tanteo unos veinte, no menos, lo miro de reojo, tiene un aire intelectual, así como me suelen gustar, lo miro más de cerca, le atiendo un pionono, se lo doy, su padre conversa muy entretenidamente con mi tía porque se conocen, ella le dice y ya el muchacho ya está estudiando? “Bueno, él dice que se va a preparar un año y luego va a postular, ingresa, estudia los cinco años sale un profesional y de frente a trabajar”, dice el señor, luego sentencia “tiene diecisiete todavía”. Ahhhhhh!!! (en mi mente).

La caída Súperman


Iba caminando leyendo mi Perú21 en busca de algo entretenido en la cartelera y de pronto suácate estoy en el piso tirada a lo Súperman, con los brazos y piernas extendidas en la acera. Me levanto de un brinco para ahorrarme (según yo) el roche de ser vista en tan bochornosa posición y reparo con que un par de chicos han salido de una tienda y en lugar de está bien señorita se quedan mirando con cara qué risa me das y yo los odio en silencio aunque ya lo mismo da.

6 comentarios:

  1. Que interesantes tus historias, sobre todo la del pokeke (lo odio) y la de superman o__o. Yo si tengo veinte años 1313 (xDDDDD). Ah y no es culpa de la ropa, el chocolate engorda e__e. Saludos.
    _____________________________________________________
    Visiten mi blog y, por favor, comenten ಠ_ಠ!! http://bit.ly/rjXLNN

    ResponderEliminar
  2. Mi hermana, amante de los gatos, los llama asi: " bichicho bichicho" o sino "chiskis chiskis chiskis".

    Recien me entero que tienes una panadería, muy interesante, por cierto, el pan también engorda jeje.

    Abrazos(hoy en cantidad)

    ResponderEliminar
  3. Te pasa de todo Paty. Mi papa tiene panadería también,solo que es pan mexicano. Yo trabajo ahí y si suelen ser entretenidas las anécdotas. Muy entretenido, he de decirte que todos me dieron risa y como los acabo de leer y son las ocho aquí,( allá deben de ser las siete), me alegraran el día, no soy la única que le pasan "osos" por lo menos, para los Peruanos que no saben que son "osos" es como decir vergüenzas jajajjaa.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Víctor, no esperé a que resulten interesantes, pero me alegra leer ese tipo de comentarios =P . Ahoritita me doy una vuelta por tu blog.

    ResponderEliminar
  5. Jaja,no pensé que los gatos tuvieran tantas formas de ser llamados, ya son como unos dioses, los invocamos a cada rato y de las maneras más inverosímiles. "Chiskis chiskis chiskis" xD

    Recibo contenta los abrazos, ha salido un bonito sol ;)

    ResponderEliminar
  6. Qué chévere que mis tonteras te hagan reìr Bellarte, y a pesar que nos separa una hora geográfica, me encanta compartir mi espacio contigo.

    Sin 'osos' que valgan. Un abrazo hasta Ohio.

    ResponderEliminar