domingo, 17 de julio de 2011

Un cuento futurista

Iba caminando yo por una calle muy concurrida, tarareando la canción que sonaba en mis oídos; iba caminando en dirección a un malecón de Miraflores esperando recibir un toque de inspiración del mar que me permitiese escribir el último poema que cerraría el poemario que me había proyectado publicar.
Mi mirada se detuvo entonces intempestivamente en los ojos de un joven que también pasaba por esa misma calle, en dirección contraria a la mía. Por un par de segundos-eternos-nuestras miradas coincidieron y un extraño hilo de complicidad pareció haberse tejido entre los dos. Ambos apartamos la vista de inmediato, casi al mismo tiempo, quizá algo ruborizados por la escena que había acabado de pasar, y los dos continuamos nuestros caminos, yo a mi malecón, él sabe Dios.

Vale decir que aguanté por un rato mis ganas de voltear. Sentía una provocación, una tentación insostenible que me hacía cosquillitas en el cuello y me instaba a voltear. Yo nunca doy la vuelta. Puede pasar un chico muy guapo, un perro con cinco patas, un loco calato, pero jamás volteo. No es que tema convertirme en una estatua de sal, pero creo que hay un toque de elegancia y presunción en las personas que no miran atrás. Yo pretendo ser siempre una de esas personas. Metafóricamente hablando, también, siempre quiero ir hacia adelante, sin mirar el pasado, sin mirar atrás.

Pero esta vez mandé al cuerno todo eso, y volteé. Por primera vez en mi vida me permití volver la vista atrás, y fue entonces cuando di cuenta de que él también había volteado a mí.

Los dos volvimos a encontrarnos frente a frente por segunda vez y fue al mirarlo bien cuando descubrí realmente quién era él.

Eras tú.

2 comentarios:

  1. definitivamente vale la pena romper nuestras propias reglas de vez en cuando, y sorprendernos con los resultados. muy bueno. un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ajá, eso es lo que intento a veces. Le tengo cariño a este cuento, y es tal vez uno de los pocos que me gustan. Lo escribí pensando en él

    ResponderEliminar