domingo, 10 de julio de 2011

Quiero un hijo! II

Como dije en el post anterior, se me ha antojado tener un hijo. Claro que no quiero tenerlo ahora, porque con las justas estoy con mi vida, pero me gustaría tenerlo cuando tenga la solvencia económica y esté más o menos preparada emocionalmente como para criar un niño feliz. Digo ‘solvencia económica’ porque no me gustaría decirle ‘no’ a mi hijo porque escasea el dinero. Cuando veo a los papás que van a la panadería y dicen “no, esto no te puedo comprar porque no me alcanza”, algo en mí dice “yo no dejaré que te pase esto”. La verdad que no quiero. Claro que una no calcula lo que te puede traer la vida y hoy dices no y mañana ya tienes la barriga abultada con bebé adentro, pero bueno, si pasa una vez, me gustaría que me agarre bien preparada. Así, me gustaría que mi hijo tenga a una madre bien sostenida económicamente. Lo otro, la parte emocional, tiene que ver con que para tener mi hijo debo sentirme completa y realizada, es decir, haber alcanzado ya muchos de mis sueños y deseos actuales, haber disfrutado de la vida, sentirme cómoda, completa, o sea, llena de mí misma.

Sacando mis cálculos, me gustaría que sea poco antes de que mi aparato reproductor deje de funcionar, maomeno o sea, antes de los cuarenta. No está en mis planes inmediatos tener un niño, pero tampoco descarto la tierna imagen de tener a mi hijo(a) en mi regazo. Que dicho sea de paso, hasta ahora no sé cómo cargar un niño.

Pero bueno, la vida muchas veces termina siendo de otra manera, y tampoco estaría mal quedarme soltera o casada pero sin hijos. Total, siempre he sabido disfrutar de la vida a como venga, y si ella me trae o no un niño, de cualquier modo estaría bien.

En “Los ojos de mi princesa” leí algo que me encantó, por cierto, y es sobre la respuesta que le diría un padre a su hijo en el caso en que éste le hiciera una pregunta como: ¿De dónde he venido, papá?

Fíjate de lo que se respondió José Carlos (el personaje del libro) a sí mismo si un día llega estar en la posición del padre:

“¿Has pensado por qué yo soy tu papá y no lo es cualquier otro señor? Pues porque a ti y a mí nos une el amor. Un lazo de unión que nos hace necesitarnos mutuamente para poder vivir, correr a abrazarnos muy fuerte después de un día de trabajo, preocuparnos el uno por el otro cuando estamos lejos; un lazo invaluable, ¿comprendes? A ti no te trajo la cigüeña ni naciste de ningún otro cuento absurdo. Naciste del amor. Del amor que nos une a tu madre y a mí; algo similar a lo que existe entre nosotros, ¿sí? Ella y yo nos amamos y vivimos siempre cerca, un día nos acercamos cuerpo a cuerpo y tú naciste de esa máxima unión física, naciste de ella y de mí. Cada uno aportó algo de sí mismo para que tú pudieras existir.”

Eso también le explicaría a mi hijito, si un día nace, si la vida me lo trae a mí.

4 comentarios:

  1. ojala se cumpla lo que desees y en el momento perfecto, aunque sospecho que si ese hijo llegase antes igual lo recibirias con felicidad. que bueno ademas que hayas decido no recurrir al facil recurso del cuento de la cigüeña :)
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. LA IDEA QUE TIENES DE TENER UN HIJO ES UNA IMPOSICIÓN SOCIAL.

    LA SOCIEDAD NO HA HECHO CREER QUE "DEBE SER ASÍ" Y POR ESO ES QUE PENSAMOS ASÍ Y CREEMOS QUE "SENTIMOS" DE ESA FORMA, MUY CORRECTA POR SER NORMAL, Y MUY NORMAL POR SER COMÚN (LO ÚNICO CORRECTO ES EL RESPETO EN TODO SENTIDO).

    SI LA VIDA TE PRESENTA DESGRACIAS, ES PARA HACERTE MÁS FUERTE, PARA QUE NO TE OPONGAS A LA VIDA, PARA QUE APRENDAS DE ELLAS. ASÍ, CUANDO APRENDAS A NO OPONERTE A LA VIDA JUNTO CON EL NO-JUZGAR ADEMÁS DE DESAPEGARTE DE LA MATERIA Y DE LAS PERSONAS, VIVIRÁS FELIZ.

    SÉ QUE ES DIFÍCIL DE ENTENDER PERO LA FELICIDAD ES NUESTRO ÚNICO OBJETIVO Y NADA DE MATERIAL TIENE (LO QUE NOS DICE QUE LA HUMANIDAD HA TORCIDO TODOS ESOS CONCEPTOS A CONVENIENCIA).

    LOS DESEOS Y EXPECTATIVAS QUE TENEMOS RESPECTO A LA VIDA Y A LOS DEMÁS SE CONVIERTEN EN FRUSTRACIÓN Y LUEGO EN IRA POR SER INCUMPLIDOS. SI NO TENEMOS EXPECTATIVAS Y ACEPTAMOS TODO LO QUE LA VIDA NOS DA, VIVIREMOS TRANQUILOS (Y NADA TIENE QUE VER CON SER MEDIOCRES, EXPECTANTES O MEDIATIZADOS).

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu energía positiva, Ludobit, un abrazo para ti también =)

    ResponderEliminar
  4. Bueno, la verdad Víctor, no me siento obligada a tener un hijo, como dices, creo que en esta vida hay que recibirlo todo en forma natural.

    ResponderEliminar