sábado, 23 de julio de 2011

Pequeño triunfo

Estoy en una misa, es domingo. Como todos los domingos, la iglesia repleta, no cabe ni un fideo. Estoy de pie a lado de una de las columnas. Un chiquillo, de unos trece o catorce años se me ha quedado mirando. Pienso que en unos segundos me dejará de mirar, pero no, el niño aún me mira directamente a los ojos y es cuando yo empiezo a sentirme desafiada. Entonces yo lo miro y le pongo una cara de 'qué me miras, ah?!' esperando que ya no me mire, pero el chico ni se inmuta, se me ha quedado mirando fijamente y  empiezo a pensar que es un retardado. Los niños a veces se me suelen quedar mirando, extrañados de los ojos rasgados que tengo(que seguro, es una escena cotidiana que les debe de pasar también a muchos nikkeis) pero sus miradas son miradas propia de los curiosos, que no ofenden. Pero este chibolo se me ha quedado mirando como si yo fuese un bicho raro, un fenómeno natural. Es cuando entonces comienzo a sentirme incómoda y pum!, le clavo la mirada y lo amenazo con la vista a que me deje de mirar. Pero él nada. Y así quedamos los dos, mirándonos uno al otro fijamente y retando al otro a que deje de mirar. Por diez segundos estamos serios, ninguno pestañea y de pronto parecemos estar inmersos en un duelo de miradas en el que mira por más tiempo al otro es el que gana. Yo, por supuesto, no me voy a dar por vencida así nomás, así que le anclo una mirada penetrante en las pupilas y amenazo con quedarme así hasta el día siguiente si quiere. Pero veo que se rinde, aparta la vista y mueve la cabeza hacia otra dirección.

Jaja, gané.

4 comentarios:

  1. Jajaja a mi me parece que coqueteaba contigo Paty, pero bueno lo importante es que ganaste jajaj(en la iglesia)

    saludos

    ResponderEliminar
  2. ¿Y si le gustas y es desinhibido con las miradas descaradas? Ahí no fue un triunfo...

    ResponderEliminar
  3. Hola anónimo! Coqueteando conmigo? Jaja si lo estaba haciendo lo hacía muy mal!

    ResponderEliminar
  4. Hola Víctor, nada, no creo, esa mirada no era un "me gustas y no puedo dejar de mirarte" sino un "qué rara eres", no fue agradable, en verdad, pero salió divertido al final =)

    ResponderEliminar