martes, 5 de julio de 2011

En busca de la inspiración


Me estoy dando cuenta de que la mayoría no ama lo que hace. Es decir, existe muy poca gente que hace las cosas con la pasión propia de un artista. La mayoría (casi todos) se quejan de su trabajo, o comentan con hastío sobre él. No todos van felices a trabajar, y si trabajan, pues es sencilla y básicamente porque les pagan.  Lo mismo pasa con los estudios. He visto a la volada algunos comentarios de mis contactos del Face, y siempre hablan de la tensión que les genera los exámenes y los trabajos. Hablan siempre con preocupación, con una fuerte carga de estrés, de molestia. No he oído ni leído a alguien que hable alegre o con entusiasmo sobre sus estudios, mucho menos, cuando se avecinan la fecha de las evaluaciones. Cuando camino por los pasillos de la facultad, respiro también un ambiente muy tenso, rígido, medio dark, sobre todo cuando estamos en la semana de los exámenes. Me gustaría mucho  ver un ambiente donde la gente viva apasionada de lo que hace, un ambiente donde no se hagan las cosas por obligación, sino por amor a lo que se hace, si es posible con ese destello en los ojos, con ese brillo que salta a la vista cuando haces lo que te gusta. Sólo he encontrado a una persona hasta ahora con esas características. Una sola. Me gustaría acercarme a ella para ver si puedo contagiarme un poco. Uno de estos días le pregunto cómo lo hace.  De verdad que me da curiosidad por saber. 

Por cierto, hoy estaba recordando un popular párrafo de la Biblia (Génesis, cap. 3 versículo 19) que dice: " Con el sudor de tu rostro comerás el pan..." (jaja de esa época ya existía pan....) Recordé esa frase y no estoy de acuerdo. Quizá Dios quería decir, en otras palabras, que trabajar es un castigo, pero yo no quiero que sea así, yo quiero disfrutar de lo que hago, sólo así podría vivir bien. La gente feliz siempre está bien de salud. Yo quiero estar siempre bien de salud. También quiero disfrutar de lo que hago. Creo que si todos hiciéramos las cosas con amor, con gusto, se respiraría la felicidad por todos lados.

4 comentarios:

  1. creo que hay un proverbio chino que dice algo como "encuentra un trabajo de te guste y ya no trabajaras el resto de tu vida". en mi caso odie la carrera que estudie, pero si me gusta el trabajo actual donde estoy, claro que no todos los dias las cosas son color de rosa. un abrazo.
    p.d: te invito a visitar mi blog

    ResponderEliminar
  2. Ludobit, no sé por qué se me hace familiar esa palabra...bueno, el proverbio tiene razón...eso es a lo que aspiro.

    Me he dado una vuelta por tu blog y déjame decirte que tu post "Bruno murió" tuve un final inesperado ^^ Recibe también mis saludos...

    ResponderEliminar
  3. La frase "con el sudor de tu rostro..." fue malinterpretada por la humanidad (siempre hace eso). Dios habla sobre la santificación a través del trabajo, no de sufrimiento (de ninguna forma estamos aquí para sufrir) lo que significa que hay que hacerlo todo con dedicación y cariño, haciendo que todo nos guste o, por lo menos, haciéndolo bien y sin pensar.

    El problema con la humanidad es su terrible ego, el que tuerce todo lo que ya sabemos porque está dentro (y porque el ego humano cree que sabe todo, tiene que enseñarnos a "defendernos en la vida" a través de colegios y universidades... pero ya todo lo tenemos dentro, es decir, es innecesario tomar clases si quisiéramos vivir en armonía en vez de "luchar" por una "rebanada del pastel")... por eso la humanidad es una desgracia y me ha decepcionado tantas veces... pero estoy trabajando en controlar ese sentimiento para que no se vuelva en paranoia.

    ResponderEliminar
  4. Ahí está...ésa explicación suena mejor. La que di estaba cargada de negatividad.

    ResponderEliminar