viernes, 17 de junio de 2011

Sobre límites y enamorados secretos

Recuerdo la vez en que mi profesor hizo una analogía, a manera de ilustrar el concepto de límite en matemáticas (en el análisis real) que el límite era como el enamorado secreto, que se aproxima bastante a l chica pero sin llegar a tocarla. Bueno, menciono esto porque hace unas semanas ya que he vuelto a recibir una solicitud de amistad del Face de este chico, que, digo yo, parece seguir enamorado (o en todo caso, atraído) por mí.

Fue mi compañero del cole en mis dos últimos grados de la primaria, y en los tres últimos años de la secundaria y en fin, con el que me he vuelto a cruzarme también alguna vez. Era sabido por todos que yo le gustaba, es más, alguna vez el muy memerto hasta no tuvo reparos en insinuarlo públicamente. Bueno, la nota es que soy de las que trata de poner un STOP y no dar más vueltas, siempre siendo franca y puntual. Obviamente, muy a mi estilo =P, desde siempre he sido bastante directa con él, al punto que seguramente habré sido también muy cruel.

Hace meses me envió una solicitud de amistad a través del Face que yo rechacé excusándome con un mensaje algo así como:

Hola F. 
Siento no aceptar tu solicitud de amistad, pero tengo mis (engreídas y egocéntricas) razones.
Un saludo =)

Él respondió de inmediato con un “Ok, no hay problema”.

Y bueno, la razón por la que no acepté es que siempre he creído que, un modo o ayuda para que alguien se des-enamore de ti es haciendo que esta persona sepa lo menos posible de ti. Tengo la sensación de que, si alguien ya se siente atraído por mí, pues es muy probable que, a medida que me conozca, en vez de desencantarse con mi irresponsabilidad, frivolidad y por otros tantos defectos que me llegue a descubrir, al contrario, quedará más enamorado todavía de mí. Jaja, sí, lo sé, son vanidades mías, pero así las pienso.

Entonces ya, desde que empecé este blog quise que sea en los más estrictos secretos, sin que nadie se entere, sin que nadie me descubra, sin que nadie de mi círculo de conocidos lo sepa. Pero como lo diría Guille, me escondo muy mal, y yo solita he abierto el camino (o elaborado el mapa) para que cualquiera que sepa mi nombre y apellido, me encuentre. O sea, el tipo ya me encontró, ya me descubrió, ya sabe cada cosa de mí, está leyendo esto en estos momentos. No me lo ha dicho, nadie me lo ha contado, pero es algo que se deduce. Mi intuición femenina y mis cálculos matemáticos casi nunca fallan.

Así pues F, tú que me estás leyendo, ya sabes entonces la razón por la que he vuelto a rechazar la solicitud que me enviaste hace poco. Decir que dejes de leerme, que te des-enamores de mí, sería pues provocarte. No lo haré. Abre los ojos tú solo, y date cuenta.

3 comentarios:

  1. PARECE UN CHISTE... ¿Y SE DESENAMORÓ? CREO QUE NO PORQUE ESE TIPO DE PERSONAS INSISTE EN SILENCIO, PERSISTE EN EL TIEMPO Y LUEGO ENCARAN SUS FRUSTRACIONES... IGUAL SIGUE SIENDO UN CHISTE.

    ResponderEliminar
  2. Jaja, sí, parece un chiste...aunque no creo que lo sea para él, pero bueno, las cosas son como son, no me haré más bolas.

    ResponderEliminar
  3. me paso ...varias veces pero lo mio fue sutil y platónico... se me fue cuando la vi feliz con otra persona y con un bebe de aquella persona ... ya en camino a ser mama ... las prioridades son otras ...

    ResponderEliminar