martes, 28 de junio de 2011

Mi obá y la feria


Acabo de venir de visitar a obá (mi abuela). Me encontré de sorpresa con mi tía (otra tía de entre las millones que tengo) Conversé por una hora con ellas y he venido a la universidad. Pasé por la Facultad de Derecho en dirección a la Feria de Libro y en eso me detiene una de mis amigas de ajedrez y me da una buena noticia. Voy alegre a la feria y entre libros y escuchando a Alejandro Sanz en la 93.1 me pongo a pensar un poco. Estoy dando pasos rápidos como si estuviera en el Súpermercado. Veo muchos libros de Historia, revistas, libros de segunda mano. Me detengo en la sección de poesía, estoy tentada a comprarme uno, pero pienso “Siempre compras libros y casi nunca los lees”. Aprieto los bolsillos. Cuando tengo plata en los bolsillos siempre tengo el impulso de gastarlo. Soy una despilfarradora empedernida. Pero me contengo. “No voy a comprar nada”, me decido. No he tocado ningún libro. He visto muchos títulos atrayentes, pero no he tocado ni un libro. Siempre que toco uno me siento en el compromiso de comprar. Sigo paseándome sólo para tener ‘inspiración’. Ver libros y repasar sus autores me estimula, me antoja a escribir uno bajo la secreta esperanza de que un día, mi obra aparezca camuflada entre ellas. Dejo de soñar.

Son las 2pm. No he almorzado aún y tengo clases ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario