lunes, 20 de junio de 2011

Mi día

Hoy no fui a la universidad y eso generalmente me sale muy caro, especialmente porque implica quedarme en casa haciendo esas labores domésticas que no me agradan. Y sí, terminé por ejemplo yendo a la panadería. No es que me encante ir a la panadería, pero el deber a veces obliga. Así que aplicar por enésima vez la filosofía tolstoiana (“la felicidad no es hacer siempre lo que se quiere, sino en querer lo que se hace”). No me pregunten por qué odio a Tolstoi.

En fin, cosas qué comentar, se me ocurre el incidente de la señora (pobre señora):

-Señorita, ya salió el pan? Me decía ella que debía tener una edad que cruzaba los setenta.
-No señito, le respondía yo, todavía son las cuatro, el pan sale a eso de las cuatro y veinte.
-Ay, volveré entonces.

En eso se me acerca mi tía S. (una entre las millones que tengo) y me dice:

-Esa señora es media machigai*, me da pena. Ah, y sabes qué, también es ‘malagüera’, así me dijo tu tía C. (esa otra que hay entre las millones que tengo ^^) Tu tía le atendió a ella primero y ese día no se vendió el pan, sobraron varias canastas…
-Ah ya, entonces para cuando venga me hago la loca, le digo yo como quien le sigue la corriente.
-Ajá.

En fin, viniendo de mi tía que no vende sal en la tarde o en la noche porque causa un mal negocio, o entre esas decenas de cosas supersticiosas que he oído de su boca, pues una declaración como ésa ya no me sorprende.

Son las cuatro y veinte y la gente ya se ha abarrotado en el mostrador y la señora no aparece, sino hasta diez minutos después en que es mi tía misma quien le atiende. Yo sólo la veo y me digo “pobre señora”.

(………)

Y para no perder la buena costumbre de mencionar el momento más feliz, más rico, más bonito, más chévere del día, pues…a ver,…a ver….cuál es? Creo que va a suceder dentro de poquito, cuando, después de una bañito bien rico, me meta entre mis sábanas que huelen a esa mezcla ya familiar de olores Anúa (el shampoo que uso)-Dove(el jabón con que me baño)-Rexona (mi desodorante) y Downie (el líquido que sirve de enjuague para mis sábanas) Ahhhh lo máximo.

*Machigai significa loca, desquiciada, alguien a quien ya se le están cruzando los chicotes, claro, esto en dialecto uchinanchu ,que es como el quechua japonés.

4 comentarios:

  1. y con esas sensaciones ¿no invitaras a nadie a compartirla?

    ResponderEliminar
  2. Por ahora, sólo a mis peluches. Bueno, no los tengo, pero ya, igual =P

    En todo caso, ese alguien debe significar mucho para mí.

    ResponderEliminar
  3. ¿CÓMO LE DICEN A ESA SEÑORA PARA QUE SE VAYA? MEJOR REGALARLE UN PAN PARA CAMBIAR SUS ENERGÍAS Y TERMINE TRAYENDO BUENAS INTENCIONES A LA PANADERÍA... TODO ESO SE PUEDE CONTROLAR, HAY QUE EMPEZAR POR ACEPTARLO.

    SUGERENCIA: NO UTILICES DOWNY, SON QUÍMICOS QUE QUEDAN EN LA ROPA Y LOS HUELES, SON MOLÉCULAS SINTÉTICAS. LO MISMO CON EL DESODORANTE Y PERFUMADORES AMBIENTALES Y CON CUALQUIER COSA SIMILAR QUE NOS QUIERAN VENDER PARA "SER MEJORES" NEGANDO NUESTRA PROPIA NATURALEZA... QUIERO DECIR QUE DEBEMOS EMPEZAR ACEPÁNDONOS A NOSOTROS MISMOS PARA PRODUCIR NUESTRO PROPIO CAMBIO INTERIOR HACIA LA FELICIDAD, Y NO SÓLO TENDRAS "EL MEJOR MOMENTO DEL DÍA" SINO QUE TU DÍA SERÁ MEJOR CADA DÍA QUE PASE.

    ResponderEliminar
  4. Me sugieres que fabrique mi propio olor? MMm, lo voy a pensar, es que me gusta oler rico.

    Todavía me resisto a decirle adiós a los ambientadores, a mis perfumes y a mis desodorantes!

    ResponderEliminar