jueves, 9 de junio de 2011

La Nueva Educación II


Y bien, antes me dediqué a sermonear crudamente lo mal que me resultó para mí la escuela. A ver pues Paty, para ti, qué condiciones tiene que cumplir una buena educación?

1.La escuela debe hacerte feliz. Al entrar en ella debe envolverte un aura de familiaridad y comodidad. Aprender debe ser tu diversión. Cuando posees un natural interés hacia una determinada materia, los conocimientos vendrán a ti con mucha naturalidad y se quedarán allí. Así es como las ganas serán tu premisa, y el aprender, una inmediata consecuencia.

2.La escuela debe buscar involucrarte en el proceso, no tenerte sólo como simple espectador. Ser una misma partícipe y responsable en la búsqueda del conocimiento. El profesor sólo debe guiarte en esa búsqueda, sugerirte algunas pautas, tal vez, pero no más.

3.El profesor debe tener capacidad de convocatoria y talento inclusivo, es decir, promover la participación, entusiasmar, provocar el interés. En otras palabras, preparar el terreno antes de pretender echar semillas del conocimiento en tierras áridas y desmotivadas.

4.La educación debe templar el espíritu sin llegar a modificar su esencia, su naturaleza de ser.

5.Eliminar las etiquetas “prohibido”, “error”, “malo”. Estamos aquí para aprender, de ningún modo para ser juzgados.

6. Aprender es un proceso natural que no debe cultivarse a punta de imposiciones o disfuerzos.

Pero, lo más importante, la educación no tiene por objetivo principal la mera implantación de conocimientos sino forjar un espíritu  curioso y creativo, sensible a la realidad y sus problemáticas, con una actitud crítica y comprometida como para plantear una solución a las mismas.

Segundo (que viene del cuarto punto) la educación busca ser la platea para un encuentro con uno mismo, es decir, para descubrirse, revelarse, destapar nuestra verdadera naturaleza de ser, encontrar nuestros talentos, aptitudes e intereses. El colegio (o donde  fuese ese lugar en la que aprendieses) debe  funcionar como eso, la palanquilla que nos permitirá conocernos. Sabiendo quiénes somos, cuáles son nuestras fortalezas y debilidades, podemos afianzar y potenciar nuestras mejores cualidades y valorarnos.

5 comentarios:

  1. Lastima que no seas ministra de educación. Mejorarias las escuelas.

    Nunca lo importante fue la asignatura, sino quién la da. Si consigue trasmitir.

    Nunca lo importante fue enseñar, sino que aprendan.

    ResponderEliminar
  2. Déjame decirte Guille que eres una gota en un mar de críticas...pero se agradece.

    Lo importante siempre fue aprender.

    ResponderEliminar
  3. BUSCA SOBRE "LA EDUCACIÓN PROHIBIDA", INICIATIVA QUE TIENE MUCHOS AÑOS Y AÚN NO LOGRA CONCRETARSE DEBIDO A CARENTE APOYO DE TODAS LAS INSTITUCIONES QUE PODRÍAN CAMBIAR LA FORMA DE ENFOCAR LA VIDA DE LA HUMANIDAD.

    ResponderEliminar
  4. De la frase "una gota en un mar de críticas", quisiste decir que el comentario era distinto y positivo a lo recibido de otras personas? Porque la frase significa que es una gota más de crítica en un mar lleno de gotas de críticas.

    ResponderEliminar
  5. No, lo que quise decir, me expresé mal, que la suya era un comentario elogioso (gotita) en un mar de críticas. Me apuré escribiendo.

    ResponderEliminar