sábado, 4 de junio de 2011

Fotografías para la felicidad

Hoy no escribiré de mí (o quién sabe, sí, un poquito). Hoy quiero silenciar mi voz para dar paso a la tranquilidad, a la belleza, a la magia de lo natural.Hoy quiero mostrar estas imágenes que robé (con permiso claro está) de un amigo bloggero, Percy.

Yo no amo la naturaleza, es más, diría que tengo poco o nada de sensibilidad con ella, nada más una muestra, mi tía tiene un inmenso jardín que yo no salgo a regar sino sólo por imposición, la verdad no me llama la atención, una plantita no me conmueve. Sin embargo, para cuando vi estas fotos, del parque de Isesaki, he empezado a percibir en mí emociones que antes ni se habían asomado.


Ahora me han entrado ganas de conocer Nihon. Y ni bien esté allá, una de las primeras cosas que haré es visitar el parque Isesaki. Ahora entiendo porqué a algunos les gusta la flor de cerezo. Tal vez cuando la vea en vivo se convertirá en mi favorita también. No es hermoso?

2 comentarios:

  1. PLANTA UN CEREZO EN TU CASA... ES FÁCIL, SÓLO HAY QUE DECIDIRSE A HACERLO.

    DE ALLÍ, TE DARÁN GANAS DE QUE EL JARDÍN ESTÉ COMO EL CEREZO, LLENO DE BELLEZA Y VIDA, TE DARÁS CUENTA DE QUE NECESITA CUIDADO PARA VERLO COMO QUIERES Y SI LO HACES SIN SENTIRTE OBLIGADA, ESTARÁS MÁS CERCA DE LA NATURALEZA -Y DEL UNIVERSO- DE LO QUE CREES.

    ResponderEliminar
  2. Averiguaré en dónde pueda conseguirme las semillas, y haber si el entusiasmo por la belleza derriba mi flojera (o mi aburrimiento rápido) y cuide a mi nueva plantita.

    Tal vez le empiece por dar un valor emocional.

    ResponderEliminar