domingo, 29 de mayo de 2011

Un par de poemas

Postulé a la convocatoria que hizo "Recitales Ese Puerto Existe" en su V Edición, una que convoca la Facultad de Letras de mi universidad, y pues me acabo de enterar de los resultados y....no estoy. Cabe decir que tenía una fuerte esperanza de aparecer entre el par de ganadores, pero ya, no salí. Pero qué rayos, no voy a quedarme atrás. Ya he participado antes en otros concursos, primero el de la PUCP en el 2009 que era, digamos, más prestigioso. Después me metí al de Scriptura, en el 2010, que sólo era para mujeres, y ahora éste, que era sólo para sanmarquinos. Cada vez me he ido metiendo-sin proponérmelo- en concursos en las que mis posibilidades de ganar crecían porque se dirigían a un círculo más reducido, sin embargo, todavía no la veo ni de cerca, al parecer. Bueno, a darle más duro nomás. Voy a continuar participando en cuanto concurso se me presente y en el cual pueda participar. Me gusta esto (sea perder o ganar) porque noto que mi poesía mejora más y más, es decir, no sé si para los demás, pero me gusta lo que me va saliendo, lo que voy puliendo con el tiempo. Al menos los concursos me sirven de eso, para darme cuenta lo que puedo cambiar, sin variar la esencia por supuesto, porque de ningún modo pienso cambiar de estilo, aquél que aún siendo sencillo y fácil de leer, pretende ser profundo y bello. En algún momento pretendí escribir para gustar, ya sea a un público o al jurado, ahora sin embargo escribo porque me gusta así, me gusta mi estilo, y al pincho ^^ si los demás están o no de acuerdo conmigo.

Aquí les dejo dos de los tres poemas que envié al concurso (el otro es para otro proyecto).

El primero, se me ocurrió luego de leer un poema de Herbozo Duarte, Sucesiones. Me gustó tanto la musiquita de la rima que sin querer queriendo la adopté cuando me enfrenté a la hoja en blanco. Fue tan espontáneo que me salió de un tirón. Me gustó el resultado, aunque después de mutilarlo para este concurso (tenía muchos versos de más y sólo tenía que abarcar 60 versos entre los tres poemas) me gustó aún más. Creo que lo escribí por marzo del 2010, no lo recuerdo bien, pero fue un vuelco total de ideas e impresiones (ya sabes, lo dejé fluir) y el resultado fue esto, que si me preguntan, no sabría cómo explicar.


"Agua empozada"

El mundo sigue su proceso – el movimiento –
 y yo espero las palabras que entonces nunca vienen,
el tiempo las disuelve lentamente en un armario solitario,
retratando cada frase en su pasado.

 El sol atañe lo evidente
nunca llegando a quemar lo que no arde ,
 tan solo conteniendo la garganta mentalmente
rascando en la carpeta el otoño,
recordando a la memoria lo memorable,
 tramitando con el sueño los regresos,
 imprimiendo por palmadas cada tarde.

Mejor no espero más palabras
 y abrevio con el silencio lo que siento,
para qué gastarse raspando frases en la nada
 si es tan sencillo pactar el ritmo con el tiempo
 empezando a hablar con la risa y la mirada
 atesorando en la vista el sufrimiento
condenando al todo a formar parte de la nada
tumbándose alocadamente en el sueño.


Agregando más distancias – por si acaso –
y ahora están aquellos gritos que callamos,
los nervios del frío aturdidos,
las guerras que asesinan con venganza,
mantas de mar por el viento sacudidos ,
signos que emanan de la paz y se repliegan
cosas que huyen y no regresan
tiempos ausentes por siempre sumergidos
pero todo confabula y se ordena
aunque desemboca en el mismo hoyo : la tristeza.

Las cosas continúan siendo aun cuando nos olvidamos de ellas
luciérnagas que nos alumbran,
razones que viven sin que les des aliento
las mañanas del pasado que se arrastran
las cosas perdidas
– que valen más ahora que cuando las teníamos –
los pliegos de la memoria,
las manos apretadas ,
las miradas que esquivamos
y todo aquello que negamos dejar de amar.





El otro poema, bueno, ése sí lo escribí hace poco. No hace falta mucho esfuerzo para saber de quién me inspiré y a quién se dirige. 

"My heart pop"

Hoy he salido a buscarte.
recorrí avenidas, pregunté por ti.
Me senté a tomar café en el mismo lugar,
y no encontré un sorbo que me dijera de ti.

Ahora escribo,
y tú sientes, tal vez, tanto como yo,
la añoranza de aquellos tiempos
que ahora se han vuelto un
intento de rescate
a las horas que perdimos
sin saber siquiera
 en qué momento sucedieron.

Pero no importa cuánto rebusque:
no hay poema que te traiga de vuelta.

3 comentarios:

  1. LA DESESPERANZA MEDRA EN EL SEGUNDO
    MELANCOLÍA ARTIFICIAL
    DICEN MIS ADENTROS
    ACEPTACIÓN LO LLAMARÁS

    UNA TRIBULACIÓN PRESENTE
    VISCERAL HASTA LO MÁS DENSO
    INSATISFACCIÓN MEZCLADA CON AÑORANZA
    POR EL PASADO

    UNA SONRISA VEO EN MI PANTALLA
    PORQUE COMPRENDO LO LANZADO
    A UN PÚBLICO QUE NO ENTIENDE
    SINO DE SÍ MISMO.

    ESA MUECA DIBUJA EL SOPOR
    QUE EN OTRO TIEMPO
    VACIÓ MIS ADENTROS
    Y NO ME DEJÓ VIVIR.

    PERO SE FUE,
    LA TRANQUILIDAD REINA
    Y LO AJENO
    FUERA DE LA PUERTA QUEDÓ.

    ResponderEliminar
  2. Y DEL PRIMERO, HABLAS DE DISFRUTAR DE LA VIDA EN VEZ DE VIVIR ESTANCADOS? POR PEDACITOS PUEDO RESCATAR ESTA IDEA PERO NO ENTIENDO MAS.

    ResponderEliminar
  3. El segundo poema fue el que me gustó más, trata, sí, de una añoranza, no sé si artificial o real, pero una sensación de nostalgia al fin. Le di a leer estos poemas a mis amigos más cercanos y se quedaron con el primero, del segundo sólo les 'vaciló'el título.

    El primero habla de acumular emociones, del valor del silencio, en realidad habla todo un poco, porque cuando lo escribí, quise decir varias cosas a la vez, vale decir que no les impuse un orden, las aventé simplemente. Ahora lo leo, entiendo a pedazos también, el resto fue un desliz o un lapsus que tal vez salió para preservar la musicalidad de las líneas, porque sinceramente, no sé cómo así fue que brotaron.

    ResponderEliminar