lunes, 25 de abril de 2011

Un poco sobre mí

Aprovechando que he colgado estas fotos en mi Face, voy a ponerlas también aquí. Más que nada es uno de mis intentos por retratar un poco de mi vida, mis sueños y yo.

 



Mis objetos preciados N°1.Algunos de mis juegos de ajedrez, mi deporte favorito(aunque el ping pong amenaza conquistar el imperio ^^)









Objetos preciados N°2. Los libros que compré entre el año 2003 y 2006, aunque ninguno lo he leído completamente. Les tengo  mucho cariño
Pdta. Algo que me han enseñado las malas experiencias: Nunca prestes un libro!





Implementos básicos de aseo: Shampoo,peine, crema para peinar y todos los demás menjunjes que me echo en mi afán de oler rico.
Mis discos, que ahora mismo lucen más polvorientos que nunca por culpa de la era digital! Pero sin música no podría vivir .
Herramientas básicas para hacer las empanadas y tartaletas: Molde y rodillo.
Objetos preciados N°3. Dos tentativas fallidas por ganar un concurso de poesía: "Los tres estados" (Premio PUCP 2009) y "Plasma" (Scriptura 2010).
Lo que nunca falta en mi bolso, cartera o mochila:Colonia para desinfectarse las manitos, PH, toalla higiénica,sencillera,celu,cortauñas (con navajita incluida para espantar a los mañosos), memoria USB, prendedor de pelo (si por A ó B se me rompre el que tengo puesto corro el riesgo de ser confundida por una loquita),mi inseparable libretita y un lapicero. 


Objeto preciado N°4. Mi guitarra! Mi cómplice en noches solitarias ^^  14/02/2010
Mis novelas coreanas...
Objetos preciados N°5. Desde el 2002 vengo coleccionando con un esmero que raya en la manía todo tipo de recortes de periódico que están equitados en bolsas con los nombres de: Letras, Matemáticas, Ciencias, Ajedrez Big, Ajedrez XL, etc, etc.
Aquí, los cuchucientos mil recortes sobre ajedrez (los más chiquitos)
 Créditos: A mi hermano, que una vez más aceptó prestarme la cámara de su celular no sin antes decirme: "Ay, ya te estás volviendo muy ésta" xD

5 comentarios:

  1. Mi señora y yo regalamos los libros después de leerlos todos en casa. No los prestamos para no sentirnos engañados por quienes no los devuelven (muchas veces es la familia misma… o la que creíamos que es familia).

    Para oler rico hay otras cosas pero prefiero no oler… no aguanto los olores constantes, será una cosa de costumbre o de mucosas pero prefiero a la gente que no huele (a nada).

    ¿Por qué no cambias tus discos polvorientos por otros que no tengas digitalizados y así tienes más música? Los que tenemos aquí son unos cuantos, seleccionados, el resto ya están digitalizados y regalados o vendidos.

    ResponderEliminar
  2. ¿La colonia de verdad desinfecta? Cargo gel para desinfección o toallas húmedas para remoción de carga bacteriana.

    ¿Cortauñas? Los mañosos ya hicieron lo suyo antes de poder sacar la navajita, que no corta… una chaveta, de esas cuyo filo sale al pulsar un botón, son mejores; sino, cuchillo de corte -cutter- para trabajos manuales. Del usb, te vuelves loca cuando no tienes uno operativo pegado a tu cuerpo ¿???

    Siempre quise tocar instrumentos pero nunca tuve la paciencia para aprender a leer el pentagrama o para pasar días de práctica para una sola canción de oído (que no tengo): aprendí la fea flauta dulce en el colegio, sintetizador u órgano en una academia… quise violín y saxofón pero jamás me hicieron caso.

    ResponderEliminar
  3. No estas "muy esta", también hacía cosas similares desde el colegio como juntar recortes sobre la guerra de Irak, cosa que inició como una tarea escolar que no entendí: asumo que se trataba de lograr algo como una bitácora para entender el problema y no sólo de pegar recortes -a veces repetidos- de las noticias que salían en todos los diarios (junté 2 portafolios, de esos de oficina).

    Felizmente, ya boté todo eso junto con muchas otras acumulaciones inútiles que, creía, me daban identidad.

    Hoy, con menos cosas, estoy mejor, pero eso se entiende en el momento debido, ni antes ni después. Mientras, hay que experimentar con todo.

    Qué bien que escribas sobre ti, siempre sin dar información en exceso (por seguridad).

    ResponderEliminar
  4. Jaja, bueno, bueno, el cortauñas más lo uso como corta-uñas que como navaja en sí; eso se me salió de broma. En un post muy anterior recuerdo que mencionaste tu aversión a los olores, que preferirías un mundo inoloro, si por ti fuera. Es interesante.

    Tus comentarios dejan en evidencia que practicas lo que dices, es decir, no acumular cosas que no sirven, mantener siempre el cambio constante, tanto en los aspectos tangibles como no tangibles. Creo, sólo es una idea, que es la forma en que una se siente 'más liviana'. Cuando me desprendo de algunas cosas materiales (o emocionales) me siento liberada, más fresca. Aunque lleva tiempo deshacerse de las cosas a las que se les ha cogido demasiado cariño.

    Me esforcé mucho tiempo por 'esconder' mi identidad, pero una última reflexión me hizo ver que era un esfuerzo vano, que ya no tenía validez ni fundamento. Pero, desde luego, por seguridad una debe cuidar la información que revela a este mundo de riesgos que es internet.

    ResponderEliminar
  5. Claro, esconder es un desperdicio de energía; tener cuidado es una de las cosas que se deben hacer para vivir tranquilos (y ese "deben" lo define cada uno para su propia vida).

    Además de liviandad emocional, tener menos cosas te permite tener mejor limpieza e higiene, controlar mejor lo que se tiene para que no se llene de hongos o se degrade en un cajón e vez de usarlo o regalarlo.

    Menos es más... tiene sus grandes beneficios y, el más importante, nos va desapegando de esta vida materialista que nos han hecho creer que es como "debe" ser.

    ResponderEliminar