lunes, 4 de abril de 2011

Quiero decirlo bajito

Te extraño y siento decirlo otra vez. Quizá no signifique mucho para ti, de tantas veces que te lo he dicho ya(¿?), pero, lo siento, te extraño.

Estos días he tenido que morderme la lengua, atarme de manos, forzar el silencio. Quizá sea sólo yo emocionándose rápidamente y queriendo abalanzarse ya sobre las cosas, mas deja que las cosas marchen naturalmente, no planees detenerme.

Por más que no has sabido de mí por mi propia boca todas estas semanas no quiere decir que me he olvidado de ti, de hecho, te pienso igual como lo venía haciendo desde hace buen tiempo ya. Sabes? Muero de ganas por hablar, por preguntarte, por continuar conversando acerca de aquellos temas que dejamos a medias, muero para que me saques las dudas que me asaltan de cuando en cuando y me obligan a pasar-inconscientemente-algunas horas frente al computador tratando de descifrar el ‘misterio’ al que tanto afán le he dedicado estas últimas horas.

Pero supongo que todo eso pierde importancia cuando me pongo a pensar las cosas desde lejos. Hace poco nada más planeaba abandonar mis sentimientos por ti, y pareciera ahora que estoy dudando de nuevo. Pues ahora no lo dudo: Voy a hacerlo, pero naturalmente.

He descubierto que más que quererte a ti, estaba enamorada de mi amor. Estaba enamorada de mi amor y de mi forma de amar que de tanto concentrar mis esfuerzos por amarte mejor, en un momento, me llegué a cansar. Y creo que el amor no te cansa, verdad?

Hice mucho sin saber exactamente por qué lo hacía. Por qué lo hice? No estoy muy segura. Pero, por algo será, me pone 'picona' el saber que, por ejemplo, por más que yo haya sido la que se ha entregado más (sí, me atrevo a decirlo) aún ella permanece en ti. Alguna vez, rayando en la ilusión y la ingenuidad, pensé que yo podría ser quien llenaría finalmente aquel espacio vacío que ella dejó. Pero no pasó, y de hecho, eso no hace que me enoje contigo, o conmigo misma.

Algo tengo en claro: Todo lo que hice, lo hice por mí, no por ti. Ahora entiendo el por qué te mi indolencia, el por qué no me afecta. No es que esté camuflando bajo un falso caparazón mi dolor, sencillamente es que nada de lo que hagas o dejes de hacer me dolerá. Simplemente soy así. No importa cuántas mentiras hayas jugado en mi contra, ni cuántas veces tu indiferencia me dejó de lado. Nunca esperé nada de ti. Me involucré bastante, pero jamás decirme "no" bajó mi autoestima. Todo lo que hice, lo hice porque lo sentía sinceramente, y no hubo otra razón detrás.

Te amo. Amo tu bondad, tu sencillez, tu forma de expresar. Amo tu genialidad, tu generosidad, tu sinceridad. Te amé-de manera primitiva- desde la primera vez que te vi, y te sigo amando igual- ya más sofisticadamente ^^- a estas alturas del camino. Te amo, fin del asunto. Me quieras o no, ése es tu problema.

Dejaré de quererte el día en que mi corazón me lo dicte o en el momento en que me canse (porque creo que me voy a cansar)y me diga: “sabes qué Paty, ya no vale la pena” entonces sólo así. No antes, no después.

Así que por ahora, que no te sorprenda un nuevo mensaje mío en tu bandeja de entrada (qué fregada ^^), una canción al teléfono, un comentario camuflado anónimamente, cualquier gesto sorpresa y espontáneo que se me ocurra en el camino. Todo lo que hago lo hago por mi amor, por expresarlo, por liberarlo de mí. Nunca por ti.

Deja que suceda, no lo detengas. Puedes dejarlo en le entrada de tu puerta, rechazarlo, devolverlo, odiarlo, qué sé yo. Pero no me detengas. El amor es un proceso natural…y el desamor también lo es. Así que deja que esta chica tonta e inmadura se dé cuenta por su propia cuenta.

Siento que tengo tanto para darte =)

Pdta: Pero eso sí, avisa cuando empiece a ser acechante (Dios me libre ^^) o molesta. Personas con sentido común (¿?) me dicen “ya déjalo al pobre” xD



                         

Ésta es la canción que escuchaba mientras escribía esto...al menos hoy me pareció adictiva; no entiendo ni michi la letra (tal vez eso ayuda) pero el aire melancólico y fresco de la melodía se le da bastante bien a cualquier lectura, simplemente no confronta lo que escribes, parece acompañarte estando de acuerdo contigo.

7 comentarios:

  1. Las cosas acaban cuando acaban y no hace falta forzarlas, pero...

    ...nunca trates como esencial a quien te tenga como accesoria.

    O dicho de otra manera; no corras detras de quien no te acepta como eres. Parate, te acanzara alguien que sabra valorar tus meritos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el consejo Guille, lo tendré muy presente.

    ResponderEliminar
  3. Curioso. No puede ser interesante porque es personal pero también es personal tu motivo para postearlo. Como escribí antes, es bueno hacer catarsis y ser franco con uno mismo siendo franco con el mundo a través de cualquier medio.

    ResponderEliminar
  4. La canción habla de una chibola que está muy lejos. Suena melancólica por eso, por la distancia entre dos seres. El chibolo protesta, poéticamente, por su sufrimiento. Lo abandonó por alguna razón y, en frustración, dice que su guitarra le pagará las cuentas en algún momento.

    ResponderEliminar
  5. El tío debe estar en un pueblito de provincia, por demás aburrido y la patepalo debe estar en el downtown de una gran ciudad disque buscando futuro… todo esto es el rollo de siempre, pero vende discos.

    ResponderEliminar
  6. Blogger debe tener en mente de que la gente que opina no lo hace con profundidad y por ello restringe el número de caracteres a una cantidad menor que el tamaño de la ventana donde se escriben... por eso me salen tantos comentarios. En algún momento se darán cuenta y cambiará la cosa.

    ResponderEliminar
  7. Hola Víctor, gracias nuevamente por los comentarios.(Y también por la traducción de la canción, que por cierto, la vi subtitulada pero no hablaban de una 'patepalo' ^^)

    Ya, sin bromas, he estado huzmeando en la Configuración pero no me permiten prolongar el número de caracteres, lo raro es que he visto algunos comentarios con una extensión más larga (veinte líneas al menos) pero no sé en realidad qué le sucede a Blogger.

    Por otro lado, sí, es muy personal, pero ya qué otra.

    ResponderEliminar