miércoles, 27 de abril de 2011

Hoy

Hoy fui a clases temprano (quién le llama temprano a las diez de la mañana?) aunque a las finales llegué a las doce y no oí ni pío de la misma clase (en realidad creo que sólo fui para salir de casa). Buéh, me quedé dizque estudiando...Saliendo de mi estudio , hice conversación esporádica con amigos y uno que otro conocido, realicé una parada en el Óvalo de Santa Anita para comer yo sola (sí, sola) un helado de lúcuma-turrón. Por cierto, esa heladería (Fruttazello o algo así) se está convirtiendo en mi favorita. Comerte una canastilla con helado de lúcuma es como comerte la mismísima lúcuma , pero helada, y el chocolate, por ejemplo, tiene un agradable amargor característico del cacao. Pero, contra, esto es a costa de romper más de una regla en la línea de la dieta que estoy tratando de seguir. Rayos.


Regresé a casa para hacer empanadas, y ahora mismo me he puesto a leer algunos post pasados de Percy, con quien, por cierto, me he dado cuenta que coincidimos mucho, sobre todo en el estilo de escribir (creo) y varios aspectos de la personalidad y el carácter. Siento como si fuera un poco como la versión masculina de mí. Y es muy entretenido.

Si nuestra obligación en esta vida es ser felices, creo que hoy ,como en otros días, yo estoy tratando de cumplir con mi parte.

2 comentarios:

  1. También tenía esos días de despejarme saliendo a ningún lado con la excusa -para mí- de ir a la universidad. Es bueno darse un tiempo, ser capaz de disfrutar algo con uno mismo y luego decirle a todos lo que se hizo... porque no se atreven a hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. Así es, al fin y al cabo, la vida se ha hecho para disfrutarla, y cuando se trata de la felicidad, yo no sé esperar. Quiero que sea ya!

    ResponderEliminar