jueves, 17 de marzo de 2011

¿Vida después de la muerte?


La vida es una sola…


Hace poco he ido a dos entierros (un conocido y un familiar) y esto me ha instado a pensar un poco en esas cosas que a todos alguna vez se nos ha cruzado por la mente (para algunos con más profundidad que a otros): Qué hay después de la muerte?


La pregunta, si bien es especulada y tocada una y otra vez hasta rallar en el cansancio, nunca ha podido tener una respuesta certera y contundente, y es más, dudo mucho de que exista una.

Para aquéllos que han experimentado un ECM (experiencia cercana a la muerte), el más allá se presenta como algo liberador y lleno de amor. Es muy común oír testimonios de víctimas de un accidente con cosas así como:

-“De repente vi mi cuerpo tirado en la calle, y muchas personas a mi alrededor diciendo que estaba muerto. Sentía una paz interior y estaba rodeado de amor.”

-“Comencé a elevarme lentamente y vi un túnel muy negro, y al final una luz casi enceguecedora.”

-“...en el camino hacia el túnel, vi a mis familiares y amigos más queridos que ya habían fallecido. Me decían que no estaba preparado para morir..."

La misma Biblia promete un paraíso destinado solamente para aquellos que guardaron sus palabras, un paraíso donde el dolor, la enfermedad y la muerte no serán más. Pero yo me pregunto: Existe realmente un “más allá”?

Sin descartar para nada esa posibilidad, creo que esta vida es todo lo que tenemos en nuestra mano así que hay que cuidarla y vivirla a plenitud. Porque ésa es mi creencia, no pierdo ocasión para demostrarle al ser que quiero, que en verdad lo quiero, y demostrarme a mí misma de paso, que debo acumular la mayor cantidad de momentos para ser feliz.

Porque no me fío de la idea de un más allá, es que reniego contra la injusticia (“si la justicia no es ahora….cuándo será?), es que deseo todos mis sueños aquí, en este lugar, y también, y lo más importante, valoro cualquier ratito de felicidad que pueda alcanzar: No importa cuántos logros, éxito, dinero o bienes consiga, lo que queda de todo esto es cuánto de ello has llegado a disfrutar sinceramente.

Así que no puedo estar más de acuerdo con aquél hombre que una vez dijo: “Aprendí que la ausencia de pruebas no es prueba de la ausencia. La ciencia nos enseña a valorarnos con nuestros sentidos y limitándonos siempre a ellos, pero también nos enseña que existe un amplio espectro alrededor de nuestra vida que no podemos percibir, y si queremos saber algo más allá de nuestros límites tenemos que arrastrarlos a nuestra percepción con causa de modificación. Entiendo mis limitaciones y sé que mi mundo es material y limitado, sin embargo, más allá de ello solo tengo fe, pero no miedo.”

9 comentarios:

  1. Cierto que la vida es una sola pero no como dicen los católicos ortodoxos: no hay más después de muertos; sino, la vida es una sola porque es una unidad, indivisible, perpetua y total, es el Todo, es el Universo (un sólo verso, todo es lo mismo, todos somos iguales).

    La respuesta a la incógnita sobre lo que está después de morir es una sola pero el humano especula muchísimo y hay tantos fanfarrones que nadie sabe ya, qué creer.

    Las frases que escribes sobre los testimonios son ciertas… lo que no lo es, es el paraíso prometido.

    ResponderEliminar
  2. El Más allá pueden ser muchas cosas pero lo que son todos los Más allá son otras vidas, tal vez sean como la vida que conocemos -reencarnación- o tal vez se trate de otra vida que no conocemos -evolución-.

    Los Tal Vez no tratan de establecer dudas sino opciones: tal vez reencarnemos o tal vez evolucionemos pero igual seguiremos viviendo porque nuestras existencias son eternas.

    ResponderEliminar
  3. Sobre la justicia, no existe para este mundo material. La humanidad es decepcionante, siempre lo ha sido, y la justicia es algo que se reclama siempre pero jamás se da porque salen los egoísmos, envidias, traiciones, conveniencias, etc. No es nuestra tarea clamar por justicia sino vivir nuestras vidas con tranquilidad, siendo justos, eso sí, con nosotros mismos y con los que queremos, pero no una justicia racional sino la basada en la equidad de Bondad, es decir, Amor.

    La frase que pones al final es muy cierta; la verdad implícita en ella trata sobre tener Mente abierta y vivir así, sin miedo.

    ResponderEliminar
  4. Hay una curiosidad que siempre he llevado por buen tiempo, y es que noto en ti Víctor una profunda convicción en lo que dices, en lo que piensas, siento en cada palabra un golpe de certeza que mengúa ganas de refutar...Como si la verdad fuera muy cercana a ti. No es desdén, pero es una curiosidad sana que me planteaba mientras leía tus comentarios.

    Cómo así lograste tanta seguridad? Cuánto tiempo te tomó conseguirla? Yo, no profeso ninguna corriente de pensamiento, pero creo que si la tuviera creo que ésa sería el Escepticismo ^^. Dudo, luego existo...

    ResponderEliminar
  5. El escepticismo es interesante tanto como el existencialismo pero dejan de tener interés después de explorar su teoría y tratar de aplicarla a la vida humana diaria.

    Son corrientes de pensamiento por tanto se basan en la lógica del humano, la que él creo para perpetuar su soberbia.

    ResponderEliminar
  6. Si escribo con tanta seguridad es porque ya he pensado en mucho: fui existencialista durante mi adolescencia, agnóstico durante muchos años, pero ahora creo en el espíritu y en la totalidad de la vida, esto es, todos somos uno. Y pensando así además de dejar fluir -filosofía zen que, aunque no conozco al detalle siento como verdad- es como pude comprender muchas cosas que están al alcance de todo el mundo pero lejos de su entendimiento debido a la soberbia que maneja.

    ResponderEliminar
  7. Así, el primer paso para tener seguridad es quitarse la soberbia de encima; luego, desarrollar el espíritu y llenarse de bondad (aún lo hago)... y la sabiduría llegará sola. Espero que llegue la sabiduría pero sin esperarla; hago lo que puedo para expandir la bondad sin convertirlo en una obsesión.

    ResponderEliminar
  8. Ya, o sea, como para resumir la filosofía que sigues, puedo sintetizarla en tres cosas:

    1.Dejar fluir (materia y energía).
    2.Todos somos parte de un Todo (nadie arriba, nadia abajo)
    3.Bondad

    Gracias por explayarte para despejar mis inquietudes =)

    ResponderEliminar
  9. Sí, es tan simple como eso pero el humano lo complica todo y por eso nos es tan esquivo vivir de esa forma.

    ResponderEliminar