martes, 26 de octubre de 2010

'A lo Hardy'

Hoy es lunes para mí, martes para ustedes. Al momento de leer esto, yo estaré ya sentadita en el bus acompañada por mi tía (y la única manganzona de 20 -con estatura de 10- que viaja con alguien para ser cuidada ^^ Hasta el chaparro que conocí hace poco viajó a Turquía solo, hasta un par de chicos menores de edad están saliendo con Carta Notarial y todo, y yo, aquí,como una pollita con mamá Pata....)

En fin, decía que escribo esto hoy lunes a las 11:47 horas y programaré esta entrada para que aparezca mañana a las 15:00.

Recuerdo ahora que hace cuatro años, cuando me fui al viaje de Promoción, dejé escrito cartas de 'supuestas despedidas' a cada una de las personas que apreciaba: A la familia, a mis papás, a mi tía, a 'My', a mis amigos y otras personitas especiales en mi vida; lo hice pensando-psicoseada quizá por la película 'Destino Final'-en la pesimista posibilidad de un accidente de bus...Hasta dejé indicaciones sobre lo que quería que hicieran con mis diarios, los recortes de periódico que colecciono y otras cosillas por el estilo...por si acaso... xD

Hoy no he dejado ningún testamento, pero quiero asegurar mi buen regreso al estilo de Hardy, quien antes de cada viaje de tren (por el que se sentía 'aterrado') dejaba escrito:

He probado la Conjetura de Riemann
-G.H.Hardy-

Y así, Dios tendría que protegerlo para que pudiera regresar y probar la conjetura, de lo contrario, habría muerto dejando la incertidumbre en la comunidad matemática sobre si lo probó o no, y si lo hizo, dónde coño habrá dejado la demostración...Sería una anécdota para la posteridad, tal como sucedió con Fermat, quien afirmó tener "una prueba maravillosa, pero este margen es muy estrecho para contenerla" Los matemáticos se la pasaron buscando durante tres siglos la dichosa y supuesta prueba de Fermat, y fue finalmente en 1994, cuando Willes dio por terminada la búsqueda dando una solución en más de cien páginas, haciendo uso de herramientas matemáticas de avanzada del que Fermat jamás hubiera podido acceder. Hoy se le conoce por eso, como el 'Teorema Fermat-Willes' (el primero por conjeturarlo, el segundo por probarlo)



Así que yo también voy a remedar a Hardy:

"He resuelto la Conjetura de Goldbach,
así que cuando regrese de Arequipa,
a ver si me animo a mostrarles mi prueba"

[Fuente Imagen: Hardy ]

2 comentarios:

  1. ¿Miedo por un viaje? Imagino que será la emoción de hacer algo casi desconocido y atemorizante durante los primeros años de vida y por las primeras repeticiones... que después serán aburridas y cosas mejores entrarán en el devenir propio, como ir al aeropuerto o terrapuerto: emoción de salir para cambiar de aires, despejar el espíritu y recargar energías de otras latitudes para regresar, en renovación interior, a seguir con la rutina obligada e impuesta que algunos tratamos de disfrutar a diario, con todas sus imposibilidades, negaciones y peculiaridades.

    ResponderEliminar
  2. Y al fin, estoy de vuelta en mi queridísima Lima!

    El tiempo me quedó corto allá, pero ya estaré escribiendo sobre algunas experiencias vividas.

    *No creo que sea miedo al viaje (para mí no lo es) pero la idea se asoma por mi cabeza y la encuentro estimulante ^^

    ResponderEliminar