lunes, 20 de septiembre de 2010

Y a qué hora me voy?

Estoy casi apolillándome en este asiento, y nadie me bota de esta máquina. ¿Tendrá que ver con el comentario que puse en el post anterior?

Pero, a decir verdad, me quiero ir. Estoy desperdiciando mi tiempo improductivamente y ni siquiera estudio. Ya las responsabilidades no me atan, no me inmovilizan. Estoy como liberada del mundo de afuera..no, no es autismo, por Dios....es frescura y no tener sangre en la cara...

1 comentario:

  1. Es excelente que las responsabilidades no te inmovilicen, aunque hay que desapegarse de las culpas y preocupaciones aprendiendo a sortear las responsabilidades que tenemos en la vida para seguir vivos y aprendiendo de la materia y sus vibraciones... y no es frescura, me parece que no, porque estamos aquí por algo, no para hacer lo que se supone "debemos hacer"; es una gran mentira.

    ResponderEliminar