jueves, 23 de septiembre de 2010

La Carta

Queridos USB's:

Quizá no estén enterados de lo mucho que significan para mí. No, no necesito perderlos para recién enterarme cuánto me importan. Nunca se pierdan, por favor! Prefiero sacrificar mi celular (aunque Dios quiera no tener que hacerlo) antes que a ustedes, pequeños hijos.

Quiero decirles gracias, gracias por acompañarme a todas partes, por poder confiar con ustedes, por no haberme fallado jamás. Gracias por conocerme tan bien como pocos me conocen, por guardar cada una de las páginas y documentos, y las distintas webs que encuentro y también administro por internet.

Gracias por ser buenos confidentes, por conservar celosamente mis pequeños secretos de amor, por acompañarme aun cuando no tengo internet (mi amiga prefiere llamarlo 'chatear con el USB') y porque a su lado, puedo pasar bonitos momentos.

PATYNA(G:), gracias por ser la más madura,por estar en el momento y el lugar preciso, por comprender cada cosa que hago y defenderme de la gente, quienes piensan que malgasto mi tiempo en un oficio sin importancia. Gracias por amparar todos mis reveladores archivos,por hacer de mi vida más simple,y asignarle un mayor significado.

PATY(H:), a ti, por ser la carpeta de descargas de toda mi música y la ocasional portadora de mis videos favoritos, de las páginas más pesadas y todos los programas antojados.

Disculpen si alguna vez producto del descuido,los dejé contagiarse de gusanos y troyanos. O si a alguno dejé olvidado a su suerte en una PC ajena. Pero deben saber que jamás estarán totalmente abandonados; que si algún día se me pierden, es porque algún ‘desgraciado’ los ha robado.

Y sepan que a nadie más les resultarán más importantes que a mí. Y sí, tal vez los quiero porque me son útiles, pero así y todo, con interesado amor, los quiero conmigo, siempre.

Desde el chip al corazón, su mami,

Paty


1 comentario:

  1. Jajaja me encantó eso de ponerles nombres a tus USB's, me encantó pero a la vez me puso un poco depre porque tener un USB tan querido significa que uno hace cosas tan queridas que las guarda allí y no quieren que se pierdan. Yo he perdido una decenas de poemas por unos cuantos virus y un par de novelas también por los mismos virus y aún no he llegado a tener tanta cercanía con mi USB, sí, solo tengo uno y es tan anónimo y tan desvalorado, que ahora siento vergüenza de mí mismo.

    ResponderEliminar