miércoles, 22 de septiembre de 2010

Al amor no correspondido

¿Por qué no me quieres?

Paulo Coelho (sí, creo que fue él) decía que cuando uno desea algo intensamente, todo el universo conspira para la consecución de aquél. Lo dijo él y Olga Kian nos lo recuerda toda vez que puede.

Yo siempre me he preguntado –tal Alejandro Sanz- cuál será esa fuerza, ese magnetismo que nos une a todos de dos en dos.
También me cuestiono por la curiosa casualidad de ser correspondido, cuando lo más probable es que no lo seas.

Mi experiencia personal me ha reportado momentos agridulces. En Secundaria, una época en la que, a pesar de ser extrovertida, era sumamente reservada en los temas del amor, me gustaba un chico con el que ni siquiera cruzaba palabras. Tal vez el estar segura de que, de algún modo, no le era totalmente indiferente, me bastaba y sobraba para ilusionarme tontamente y dedicarle poemas y suspiros que nunca exterioricé.

Allí estaba yo, la típica romántica capaz de irse con una venda a los ojos, a cualquier parte del mundo, siempre y cuando sea él mi guía. Aún recuerdo las frases que alguna vez de forma casual él me dirigió; todavía compilo cada imagen tan nítida en mi memoria, como si se tratase de ayer, como cuando me confundía entre la gente y lo seguía hasta el Paradero. Siempre fue un gusto no correspondido.

Y como lo reza algún verso de por ahí: me ama el hombre que no amo; amo al chico que no me ama (suena a trabalenguas pero acierta fabulosamente en mi caso)

Por un lado, es bacán no ser correspondida. Muy dentro de mí sé que eso no es tan malo que digamos. Tal vez si las cosas hubieran sido más fáciles, no habría tanta chance para mejorías. Quiero decir, que es la negatividad la que nos induce a buscar nuevos caminos, a levantar un poquito la autoestima, escarbar terrenos desconocidos, echar mano sobre la creatividad, aventurarse a la novedad, sacar provecho de situaciones aparentemente desfavorables. Cual Jack Ma: Allí donde los demás ven una dificultad, yo veo una oportunidad. Allí donde todos ven un obstáculo, yo veo un desafío.

Dependiendo de los ojos con que lo veas, el amor no correspondido no tiene porqué ser tan triste ni terrible como supone ser o como algunos me lo han insinuado. Por ejemplo, en un comentario (de varios comentarios)que hice en una página de Telemundo, y al que copié y pegué en los comentarios de un post pasado- sí, pierdo mi tiempo en este tipo de tonteras...- mencioné que siempre me he identificado con los personajes que tienen un amor no correspondido...y éstas fueron algunas sugerentes respuestas: (Pasen por alto los errores ortográficos)

-"te identificas con gisela porque amas a alguien que no te ama jajaaaaaaaa a gisela no la puedo ver ni en pintura. me choca lo regalada que es. y jorge luis pila no es tuyo querida, ubicateeee. dana tiene cara de 'yo no fui' porque ella no fue jajajajaja"

-"Gisela es pate3tica... me imagino q quien se identifica con ella tiene una vida vacia..."

Claro, no me lo tomé a lo personal, y no sé si lo interpreté bien, pero sentí que decían que un amor 'con ida pero sin vuelta' era un amor triste.

Pero por más que suene a cursi, es más enriquecedor amar y no ser amado (y no es que sea masoquista, pero ésa es mi actitud) Y por más que suene a cliché, mil veces luchar por algo sin llegar a alcanzarlo, que no haberlo intentado jamás.

Claro que no estaría mal tener un amor puro, intenso y correspondido al que pueda recordar con una sonrisa en los labios, pero tampoco es tan malo no tenerlo jamás. No, no es una actitud ‘picona’ de como quien dice qué te queda pues , ni tampoco es una respuesta para una de mis tías ( tengo muchas tías, ya debo haber mencionado como a una docena en este blog ^_^) quien preocupada por mi solitaria forma de estar me dice: “Paty, ya tienes que buscarte un chico, vas a ver que te vas a arrepentir de no tener uno cuando llegues a mi edad. No vas a tener alguien que te acompañe ni te cuide en la vejez”, ni tampoco lo es para con todas las personas que creen –prejuiciosamente- que “ah!, es una renegada; seguro que le falta marido”. No, no. Se trata más bien de mi natural forma de tomar las cosas, sin forzarlas, aceptándolas con la mejor cara y extrayéndoles lo mejor de sí.

Al fin y al cabo, una vida sin recibir amor no es una vida desgraciada. Lo es más bien cuando nunca fuiste capaz de haberla dado.
Sentir amor, es lo más lindo en este asunto. Recibirlo o no, son puros detalles.

Y por eso, de todas las batallas perdidas, eres tú la que quiero seguir luchando.

(Está bien, está bien,debo decir que en mi cerebro sonaba menos huachafo)

[Post Post: Y disculpa la copia involuntaria del estilo cursiva-me excuso.]

3 comentarios:

  1. El amor es algo que nadie controla que sientes atracción por alguien que apenas conoces y sientes que serías feliz a su lado,pero muchas veces es la ilusión o la imaginación de querer que sea como pensamos que es cuando no es,pero bueno también es la ilusión algo que nos da felicidad y si somos felices durante ese tiempo eso que nos llevamos.
    Bueno yo creo que para ser feliz y poder amar tenemos que ser sinceros con nosotros mismos,y no engañarnos,cuando alguien nos ame y nosotros lo amemos tenemos que sentir que nos hace sacar lo mejor de nosotros,que nos tranquiliza ,nos hace más positivos,nos hace ver lo malo menos malo,que en definitiva nos hace sentir lo que nos rodea ser más feliz con menos,de ahí lo de"contigo pan y cebolla"

    ResponderEliminar
  2. si es genial no ser correspondido pero yo he tenido parejas pero no las he logrado kerer con facilidad las he dejado de lado nose siempre me gustan personas diferentes a mi y nunca he logrado lo ke kero en la vida me da rabia por un lado pero por el otro es bkn ser soltera se disfruta mas siendo sola

    ResponderEliminar
  3. soy naty neira p si asi es es mejor ser soltera ke raro no me gusta estar en pareja ahora me vengue del resto de hombres los boteee por venganza

    ResponderEliminar