martes, 24 de agosto de 2010

Mi actitud religiosa

Navegando por la red me encontré con una entrada interesante de un blog escrito por un tal Silverhawk. A manera de abrir el contexto, voy a transcribir aquí unas líneas del post:

“Mi profesor de teología alguna vez me dio un ejemplo de la necesidad de un creador inteligente. Me dijo: imagina que yo cojo estas cien hojas de papel y las tiro al aire. Cuál es la posibilidad de que caigan todas ordenadas y una encima de otra? (…) Si las hojas cayeron así, es porque alguien inteligente ha debido ser el responsable de ello. Es imposible dejar al azar algo tan extraño y tan obvio. No podemos encontrar cien hojas ordenadas en el suelo y pensar ‘cayeron ahí por casualidad’, porque ESO es lo imposible.

Yo pude haber respondido (moría de ganas por hacerlo) a mi vez con un ejemplo propio: Imagine ahora, profesor, que tiro las cien hojas al aire y las veo caer. Caerán en cien lugares distintos, supongo. Marque, por favor, con un lápiz, los cien lugares EXACTOS en donde cayeron las hojas. Ahora tome las cien hojas de nuevo y vuélvalas a tirar. Cuál es la posibilidad de que cada hoja caiga encajando exactamente encima de una marca? Verdad que es imposible? No importa cuántas veces lo intente, parece que lo es. Estarían demasiado ordenadas encajando cada una en un lugar. El problema, profesor, es que, por imposible que sea, las cien hojas SÍ cayeron en esos CIEN lugares LA PRIMERA VEZ. Por lo tanto, no sólo NO es imposible, sino que usted mismo logró hacer (gracias al azar) lo que ahora parece imposible, con TAN SÓLO UN INTENTO.”

Naturalmente, no me aguanté las ganas de colocar mi aporte en los cuadritos de comentarios en donde un anónimo había lanzado ya un par de preguntas interesantes alrededor del tema. Así que traté de responder y dar mis propias opiniones al respecto bajo el seudónimo de Monsieur Le Blanc. [que es además el mismo(seudónimo)que usó Sophie Germain- genial matemática francesa del siglo XVIII (y a quien guardo simpatía) -quien tuvo que camuflar así su identidad para no ser condenada por la sociedad, por entonces machista. Es obvio que tengo muy poco de matemática y mucho menos de genial, pero bah!, no entremos en esas comparaciones.] El tema es que todo lo que voy a escribir a continuación, no va a diferir en casi nada respecto a los comentarios que yo dispuse allí.

En las primeras líneas ya se ha dejado notar con claridad cuál es el tema en discusión. Estamos en la búsqueda de una verdadera y convincente razón que justifique la teoría del Diseño Inteligente. No está de más declarar que soy católica (bautizada, comulgada y confirmada). Esto, sin embargo, no ha mermado en mí la cualidad de cuestionar todo lo que se me cruza por las manos. (y entonces para qué caracoles te confirmaste!!)




Ser agnóstico no significa descartar la idea de un creador (eso es ateísmo), es simplemente no estar convencido de lo uno o lo otro. Personalmente creo que esa actitud más que condenable es saludable. Piensen un momento: Cuál es el chiste de creer porque sí? Dónde está la gracia de tener una fe ciega? Precisamente, en cuestionar, en dudar, en no convencerse con facilidad, en no contentarse con ideas de segunda mano, en especular lo que parecerían verdades consagradas; justo allí, encontraremos las respuestas a nuestras más recónditas interrogantes.

Por esto, doy voto a las palabras de aquel autor del blog:

“No digo que el Diseño Inteligente sea una mentira. Pero le pido que prepare una exposición que no se base sólo en el sentido común. Le pido que intente algo que no hayan intentado ya los que adoraban al fuego, a los rayos, lo que creían en que la tierra era plana o que era el centro del universo, antes de verse refutados por la ciencia.”

Muchos creen -equivocadamente- que la religión y la ciencia son lados diametralmente opuestos, lo cual es falso. De hecho,con el paso del tiempo, estos dos ‘bandos’ se han ido haciendo cada vez más compatibles al punto que ahora buscan complementarse. Total, todos somos simples buscadores de respuestas, de explicaciones que satisfagan nuestra infinita curiosidad; ansiosos de encontrar una verdad que tal vez nos será siempre esquiva, misteriosa.

3 comentarios:

  1. En verdad, no hay actitud religiosa reflejada en este posteo. Es una postura casi-existencial a medio cocer: un filete jugoso pero no sangriento (tal como los opositores) ni reseco (como la iglesia misma). Es el "término medio" mas escogido para los filetes y también para la vida: 10% son buenos, 10% son malos y el 80% restante está expectante sobre lo que hace ese 20% del que son fans. Aquí un link a un posteo que publiqué hace 2 años en el diario que tenemos en común: http://victornishioyasuokablog.wordpress.com/2008/09/25/la-nueva-fe-mediatica-tambien-es-tercermundista/ -- también lo puedes buscar en el botón BLOG, con "religión" en la ventana de búsqueda: "LA NUEVA FE... MEDIATICA (TAMBIEN ES TERCERMUNDISTA)"

    ResponderEliminar
  2. Me gustó el post, pero especialmente el último párrafo. Alguna vez me cuestioné la existencia de Dios, pero fue un cuestionamiento breve. La postura del Diseño Inteligente es suficiente para mí, además claro de que siento interiormente y creo distinguir en muchos instantes de mi vida, la existencia de un ordenamiento y un Ordenador Superior. Fui católico practicante hasta los 18 años, de ahí (aunque en realidad el proceso empezó desde mucho antes) entré al cristianismo evangélico. Ahora me considero cristiano, pero sin etiquetas adicionales para evitar parámetros impuestos desde fuera (:

    ResponderEliminar
  3. En verdad envidio en cierto modo que hayas encontrado una respuesta que te satisfaga (una respuesta que, dicho sea de paso, también te vino de adentro). Yo todavía me cuestiono (aunque de eso ya pasó mucho tiempo) pero en el fondo me he dado cuenta que -por intuición, fuerza de la costumbre o qué sé yo-siempre estoy tomando en cuenta su existenia, siemrpe temgo presente la exstencia de un "Alguien" por encima de mí.

    Tengo una amiga cristiana y siempre me habla de Dios pero no en son de obligarme a 'meterme a su grupo'(como he comprobado en algunas religiones que parecen competir por el número de creyentes) sino con un afán sincero, un afán que por cierto yo admiro.

    Yo en cambio soy católica, bautizada, comulgada y confirmada, fui a misa todos los domingos durante 12 años de mi vida, y gracias a mi tía conocí un montón de padres, hermanos, madres con quienes compartíamos largas veladas en almuerzos, cenas y lonchecitos. Pero no me sirvieron de mucho. Me considero una tipa espiritual, pero no religiosa. Aún voy en la búsqueda.

    ResponderEliminar