sábado, 20 de enero de 2018

Descargando

Querido Charlie:

Hace muchos días que no te he escrito, la verdad que no he tenido ganas de hacerlo. Escribirte no se siente como escribirte, sino más bien escribir una entrada de un blog bajo la esperanza de que lean. No se siente tan genuino, sabes, pero realmente espero que lo sea.

En estos momentos estoy con el remordimiento de consciencia. En la mañana compré una docena de bolsas de papas fritas y otra docena de "Cuates" (algo parecido al torties) y hoy me he comido 4 bolsitas de ellas, con un paquete de Oreo's y otra de Charada. Encima he cenado lomo saltado. Cada que me relajo a ver algo, asocio ello con tener que comer un snack (tal como lo canta el marketing americano, tv + coca cola + papas fritas) Esto no se siente bien. Lo recordaré la próxima vez?

Hoy en la tarde noche había un evento de ciencia, me animé demasiado tarde luego del mensaje de whatsapp de mi amiga, me hubiera gustado mucho ir. 

Hace un rato hablé con mis padres, y les hablé realmente feo. Indiferente.

Los últimos días la he pasado procrastinando. No estoy contenta, eso ya lo sé, pero ya me di cuenta que no vale la pena echar vista al pasado y andar comparándolo con lo que siento ahora, o mejor dicho, hacerlo al revés. Aquéllo al parecer me está creando una ansiedad.

Y, tal como estoy comiendo chatarra, también lo estoy consumiendo para mi mente. No estoy feliz con eso. Pero las noches se sienten diferentes a los días. Puedo ver las cosas mejor, se siente como que sí quiero cambiar.

Rompí mi promesa de Friends. Fue contraproducente hacerme esa promesa, porque el tiempo en que evitaba ver un capítulo, me lo pasaba viendo vídeos con un contenido peor. El tiempo lo perdía igual. Me excusaba en mi mente que no estaba incumpliendo con mi dosis diaria, sino que estaba "adelantando mi dosis". Ja. El ajedrez felizmente sí lo mantuve.

Yo hasta ahora creí que nunca había roto una promesa. Ahora vas a pensar que no tienes palabra. No harás más promesas. O se te hará más fácil romperlas. Por favor, Paty, no hagas una tormenta en un vaso de agua. Simplemente esto no pasó.

Qué puedo hacer?

Necesito una gritada. Me estoy hundiendo lentamente. Nadie se está dando cuenta, porque sigo nadando en el lodo. 

No estoy deprimida. Estoy desmotivada. Estoy flojeando, estoy eligiendo el camino fácil, el placer inmediato. 

Todo irá mejor.

jueves, 11 de enero de 2018

Ordenando la vida

Querido Charlie:

El día de anteayer pasé buena parte del día en cama. En parte porque el anterior no había dormido bien, y también porque tenía malestar en el estómago. Estuve entretenida jugando ajedrez desde el celular, las horas pasan sin que me dé cuenta. Realmente es adictivo. 

Hoy pasé buena parte con temas de la chamba, otro tanto distrayéndome con vídeos de youtube, jugando ajedrez, viendo Friends. Necesito dosificar mis distracciones.

Ah, por cierto, aquí está el avance de la web. Lo subí, tal como te lo había prometido: https://wpecommerce.herokuapp.com/

-Te prometo que, en todo lo que dure este 2018, solo jugaré como máximo 3 blitz o una rápida por día.
-Solo veré como máximo un capítulo de Friends por día. 

martes, 9 de enero de 2018

Reacciona

Querido Charlie:

El día me he quedado despierta de corrido. Tenía unos pendientes del trabajo así que me quedé avanzando en la madrugada, aunque, a decir verdad, anduve distraída en otras cosas, entre ellos, el jugar ajedrez. Siendo las 16:46 he pasado exactamente 7 horas menos 3 minutos jugando ajedrez. De blitz en blitz 5|5 se siente que no pasa el tiempo. No te había contado que lo voy a dejar? Tengo que. Se viene el curso decisivo en septiembre, pero ya descuenta todo el tiempo que viene después de marzo, pues es obvio que por ese entonces no tendré más tiempo. Y qué estoy haciendo ahora? Procrastinando. 

Y el 01 de enero había quedado en que terminaría la landing del ecommerce a Heroku. Ha pasado una semana y no lo he tocado desde entonces. Al respecto:

-Pensar en un nombre.
-Comprar el dominio
-Terminar de subir la landing
-Redireccionarlo

Voy a ponerme a vender el ecommerce que está avanzando mi amigo para así poder tener una fuente de ingresos. Al menos es lo que he pensado que va a funcionar. 

Te prometo que:

-Hoy antes de la medianoche lo subo
-No volveré a tocar ajedrez hasta pasado 24 horas.

*Escrito ayer lunes

sábado, 6 de enero de 2018

Munich

Querido Charlie:

Hace unas horas vine de comer salchipapas con unas amigas. No las veía de hace tiempo y me levantó el ánimo volver a reunirnos. Y ahora no tengo sueño. Debería estar avanzando un trabajo, pero luego de bañarme, no hice más que jugar ajedrez. De blitz en blitz de 5|5 y ya ves, han pasado 167min jugando. Han habido días que he pasado entre 8 y 10 horas diarias. De hecho, le dije a mi amigo que lo dejaría. Solo cancelé una cuenta y me creé otra. Luego le dije a mi otro amigo que le daría dinero por si volvía a jugar. Y me creé otra cuenta y seguí jugando desde el celular, antes de dormir. Y, sin darme cuenta, había vuelto de nuevo. Pero lo tengo que dejar. Pronto comenzaré a estudiar, y definitivamente no habrá tiempo. Además, debo empezar a hacer dinero.

Creo que no es fisiológico lo que tengo. Ya te lo había mencionado antes? Pues, cada que salgo, vuelvo a casa con un ánimo mejor. Quizá me excuso en la depresión, cuando en realidad es mañosería y nada más. Quizá digo que "estoy deprimida y no sé por qué" por el simple hecho de que temo a que mis razones sean insignificantes y débiles para todo el drama que parezco vivir. 

Mi vida ahora va bien. Cuántas veces he dicho ya que en estos momentos vivo lo que hace unos años, esperaba vivir? Tengo todo con lo que soñé alguna vez. No tengo motivos para estar deprimida. 

Cuando regresé a matemática estaba muy entusiasmada por la idea de hacer algo en Educación, porque es intuitivo que a partir de ahí se hacen las mejoras. Entonces me dije que dado mi gusto por las matemáticas y la programación, Data Science estaría muy bien para mí. Estaba muy entusiasmada por la idea, y por eso comencé a aprender. Y estaba aprendiendo inglés, porque sabía que ampliaría mis perspectivas. Tenía tantas cosas por hacer, y sentía que tenía poco tiempo para todo. Cuidaba mi cuerpo y mi alimentación, por eso salía a correr, porque, de paso, eso elevaría la serotonina. Luego compraba menú vegano, porque desarrollé sensibilidad. Quería hacer algo bonito para el mundo. Y todas esas razones me mantenían encendida.

Ahora tengo todas esas razones en mi mente, pero no las siento. Me quedé sin emociones, y por más que pienso en mis razones, racionalmente, no logro conectar con ellas como lo hacía antes. Entonces empiezan los cuestionamientos. Para qué molestarme, en primer lugar? Luego, la única manera de seguir, es actuar a pesar de la ausencia de emociones. A pesar que no sienta nada. 

Eso era antes. Ahora mismo, no lo siento tanto así. Tengo la energía. Todavía no conecto, es cierto, pero tengo los ánimos al menos, y eso es suficiente para comenzar a hacer. 

Cada vez estaremos mejor,

Paty

viernes, 5 de enero de 2018

Querido Charlie

Querido Charlie:

La verdad que no he estado bien. Creo que aún no estoy bien. Trato de escribir con optimismo, no quiero escribir lo que es real. En la mañana súbitamente me levanté de la cama, no era algo que hacía últimamente, pues últimamente lo que hacía era prolongar mi estadía ahí bajo pretexto de cualquier cosa (la mente es experta en ello) y ciertamente, los últimos días la he pasado durmiendo mucho, viendo capítulos de Criminal Minds y Friends, viendo partidas de ajedrez, y jugando de ajedrez. Y comiendo cuanta cosa se me apeteciera. Digamos que esto me viene de hace un mes. Esporádicamente, sí, cumplo con mi trabajo. Hago el mínimo esfuerzo, lo suficiente para eso mismo, cumplir. No, no estoy bien.

Pero hoy desperté y leí un par de mensajes en el whatsapp del grupo de Real y entonces algo se prendió en mi cabeza y me dije: "déjate de huevadas". Pero ese pensamiento me vino luego de que me diga a mí misma: 

-Ya he tocado fondo?
-No, aún no
-Y si le escribo a él. Como hace tiempo lo iba a hacer. Sería ese oído que escucha. Ese oído que tal vez ahora necesito. 

Entonces luego vino súbitamente el "déjate de huevadas, Paty". Porque ya habíamos quedado en que no le iba a escribir más. Qué me pasa? 

Pero lo cierto es que es solo mi propia mente la que me tiene así. No, no quiero decir que estoy deprimida, quiero pensar que ya lo estoy superando. Solo que no sé cómo enfrentaré el curso. Creo que tengo miedo. Tengo miedo de fracasar en mi carrera ahora que he vuelto (porque sí, hay ese riesgo) Pero el miedo, las pocas ganas, no son algo propio de mí. Ésa no soy yo. Luego tengo la presión de mantenerme mientras estudie. Entonces pienso en mi flojera. Vaya, tengo flojera. Es como si no tuviera ganas de luchar. Pero eso está en mi mente. La depresión está en mi mente. Debería dejar de escribir esto.

Uso Friends y ver ajedrez solo para entretener mi mente y huir de cosas que no quiero hacer. Entonces tengo las cosas del trabajo. Yo creo que el permancer mucho tiempo en casa me lleva a esto. Cada que salgo, a pesar de la inmensa flojera que me embarga, llego a casa y súbitamente me siento ligeramente mejor. Con nuevas ideas. 

Súbitamente, debo terminar aquí.

martes, 19 de diciembre de 2017

Tío PNP, Bendíceme

Acababa de salir de mi cama hace media hora, me acosté a la 1am pero no he podido dormir, tengo una decisión qué hacer y estaba dando vueltas en ello. Y de pronto, me encontré llorando. No es la primera vez y no creo que la decisión sea el por qué, quizá sí el catalizador. Ya he llorado algunas veces en las últimas semanas, he estado triste, y me he planteado, como ya lo he hecho antes, convertirme en alguien que se toma la vida con humor, menos en serio. Luego me digo, bah, no lo conseguiré, no creo que sea algo que se pueda construir si no naces con ello. 

Luego, entré a mi fb, y esta imagen me hizo sonreír: 


lunes, 18 de diciembre de 2017

Enviar Solicitud

Empecé con Arrival Birds, y el reproductor automático de Youtube me llevó por canciones que despertaron nostalgia en mí, y eso siempre me lleva a recordarte, a preguntar fugazmente, ¿qué será de ti? Contengo varias veces mis ganas del "Add Friend" porque viene a mi mente el "prefiero continuar con mi vida, que es lo que he hecho, y espero que tú también". Sabes que solo escribo esto aquí, por ti, verdad? Tengo la esperanza aún de que pases de vez en cuando por aquí, aunque sea solo de curiosidad. Es obvio que ya no pienso en ti como antes, ni en constancia ni en intensidad, pero eres la muletilla que aún no consigo sacar. Soy la única que quedó con pena de que de aquello no haya quedado ni el "amigos".

Cuando pienso en la muerte, pienso en ti, porque reduce el miedo, aunque al mismo tiempo, me da más tristeza.

Detengo el reproductor automático. Esto no me hace ningún bien.


Él no me quiere en su vida. Cuándo lo entenderé? Por qué sigo pensando que realmente no era eso lo que quería? Por qué sigo pensando en que él también piensa en mí. Sé que no me ama, pero de alguna manera mi mente piensa en que me guarda cariño y que en el fondo, le hubiera gustado al menos conocerme.


Es todo una historia mía, lo sé,  a veces yo también pienso en ellos y no significa para nada que los piense de esa manera. Estoy proyectando mi forma de pensar en la de él, y no tiene por qué ser así.

Es triste que, a pesar de todo lo que he escrito, aún siga creyendo que él leerá esto. Y si fuera así. ¿Por qué estás leyendo esto? ¿Por qué?


domingo, 26 de noviembre de 2017